Opinión
Renuncia con fórceps
Opinión

Como consecuencia del fracaso del modelo en el gobierno que hoy representa Nicolás Maduro en la Presidencia de la República, y conociendo además la falta de disposición gubernamental para rectificar, llegamos a la conclusión de que un cambio urgente del gobierno es la primera necesidad nacional, lo cual es compartido por la inmensa mayoría de los ciudadanos.

Como quiera que el objetivo inmediato al producirse el cambio, es un gobierno de unidad nacional que tenga la posibilidad de reconciliar al país y lograr el esfuerzo y la buena fe de todos para reconstruir a Venezuela en todas sus dimensiones, insistimos en la necesidad de que la transición hacia un cambio de modelo debe hacerse por la vía democrática, porque,tanto por razones de principios como prácticas, es la que crea las condiciones para la necesaria reconciliación. Divididos no podemos superar la crisis que tenemos, y eso nunca lo pudo entender el actual gobierno.

Colocados en esta situación y con el objetivo de lograr una solución política este mismo año, evidentemente que la convocatoria del Referendo Revocatorio presidencial antes de finalizar el 2016 es la solución lógica que respeta un derecho constitucional de los venezolanos y para cuya realización hay el tiempo suficiente; lo que no se ha visto hasta ahora es la voluntad del gobierno y de los poderes sometidos a él, para respetar la Constitución, evitar la confrontación violenta, y contribuir a que sea la voluntad libre del pueblo venezolano la que decida la manera de solucionar la crisis política. La enorme responsabilidad histórica que tienen sobre sus hombros los integrantes del CNE, nos motiva a darles el beneficio de la duda y esperar que cumplan su deber de facilitar, de manera oportuna, que el pueblo se exprese con su voto a través del revocatorio.

Si el drama que vive Venezuela fuera capaz de conmover al gobierno y lo motivara a buscar una solución democrática, y si el diálogo no loutilizaraMaduro como una estrategia dilatoria como ha sido hasta ahora, también es posible conseguir fórmulas constitucionales y electorales para ponerle fin a su mandato a través de una Enmienda Constitucional concertada que recorte el período presidencial a 4 años, y establezca otras disposiciones para una transición consensuada que ponga en manos de los ciudadanos la decisión final sobre el cambio político, y la manera de afrontar nuestras graves dificultades.

Pero si la cúpula que está gobernando al país se empeña en mantenerse en el poder profundizando la crisis y utilizando como argumento central el uso de la fuerza, el pueblo venezolano debe estar preparado para que a través de movilizaciones populares permanentes y todas las formas posibles de protestas democráticas, exigirle al Presidente Maduro que por el bien y la paz de Venezuela renuncie a la Presidencia de la República; lo cual, de acuerdo al Artículo 233 de la Constitución vigente, es una forma de ponerle fin al mandato presidencial. Precisamente esa disposición tiene la virtud de darle salida dentro de la Constitución a una situación de salud que impida el ejercicio del cargo, o a la solución de una crisis política cuya continuación le hace daño al país y puede generar situaciones de anarquía, ingobernabilidad, o violencia.

El primer Gobierno que tuvo Venezuela por voluntad del pueblo, fue consecuencia de una renuncia, la de Vicente Emparan, que dio lugar a que el Ayuntamiento de Caracas el 19 de abril de 1810 asumiera el gobierno de los territorios que componían la Capitanía General, y anunciaron que ejercían el derecho de soberanía recaído en el pueblo que ellos representaban. Con esa renuncia se inició el proceso de nuestra independencia.

El mundo quedó estupefacto cuando el Papa Benedicto XVI presentó su renuncia al cargo por considerar que no se encontraba en condiciones de ejercerlo bien, a pesar de ser uno de los grandes pensadores de la Iglesia, a la que sigue ayudando con sus profundos aportes intelectuales.

Otro gran líder que con su renuncia le acaba a dar un gran ejemplo de democracia al mundo, es David Cameron que hace unos días renunció a seguir siendo el Primer Ministro del Reino Unido(Inglaterra) porque su posición política, de que su país debía mantenerse dentro de la Unión Europea, perdió un referéndum consultivo; es decir, un referéndum no vinculante, pero su dignidad personal y política junto con su sincera condición democrática, lo condujo a la conclusión de que el pueblo le había negado su confianza, y aunque esa decisión legalmente no lo obligaba a renunciar, si lo obligaba su concepción ética del ejercicio de la política.

Ante los partos difíciles, los médicos utilizan fórceps para hacer posible el nacimiento del niño. Para que nazca la nueva Venezuela la renuncia de Maduro sería una solución.

 

barbozaomar@yahoo.com                                                                                       18-07-2016

 

 

 

 

Omar Barboza

37 Artículos