Opinión
Sigo creyendo, sigo esperando, por Francisco Suniaga
Opinión

Para comenzar, sigo creyendo que mientras esta alianza de náufragos comunistas teledirigidos desde Cuba y militares ladrones siga gobernando a Venezuela, no habrá posibilidad alguna de recuperación y el país continuará descendiendo por el tobogán de la destrucción por el que el chavismo lo ha arrojado.
Sigo creyendo, como muchos, que el objetivo es derrotar a este régimen. Por lo tanto, de la manera más racional, he abrazado y seguiré abrazando la opción que me sigue pareciendo mejor y con mayores posibilidades de victoria: votar. Hay dos razones para eso: es el único proyecto que puedo ejecutar y quiero ser consistente entre lo que demando de los demás y lo que puedo efectivamente hacer. Segundo, aunque no menos importante, no conozco otro plan, todavía estoy esperando el de aquellos que llamaron a la abstención y le cayeron a coñazos a la MUD hasta noquearla.
Sigo creyendo que somos una mayoría mal administrada. Por eso, sigo esperando que los partidos, que hasta el 15-O integraron y dirigieron a la MUD y ahora se tiran de los pelos, terminen de labrar otro(s) mecanismo(s) de participación para enfrentar a la dictadura y que vuelva a reinar en la oposición algo necesario en todas partes: orden. De otra manera, aunque seamos mayoría, con trampa o sin trampa, seremos derrotados.
Como quiera que sigo creyendo en el sentido común como el principal instrumento para la toma de decisiones, mientras los panas dirigentes se ponen de acuerdo y me presentan otro plan, en diciembre voy a votar en Chacao por el candidato opositor que más oportunidad tenga de ganarle a Maduro y los suyos. Ojalá que por lo menos sea capaz de contar con un aparato electoral que le cuide los votos.
Sigo creyendo que este espacio caraqueño, que mi barrio, que la calle donde vivo, no serán iguales con un Gauleiter chavista al frente.
Francisco Suniaga

Sofia Torres

793 Artículos