Opinión
Una crisis moral y ética esta carcomiendo nuestra sociedad
Opinión

El asesinato de Kluiverth Roa marca un punto de inflexión ética y moral entorno al problema de la violencia y al ambiente psicológico que la crispación política y discursiva pavimenta para provocar más violencia en lugar de prevenirla. Otro joven de la PN fríamente le vuela el cráneo al adolescente Roa lo que constituye un crimen que tiene que llamar a reflexión a todos los venezolanos y muy especialmente de quienes tienen responsabilidad de gobierno y en el PSUV,entre otros.

 

Nada puede justificar este crimen, excepto por el hecho- ya lo hemos escrito antes- de que una crisis moral y ética esta carcomiendo nuestra sociedad.

 

La respuesta del alto gobierno, como la Ministra Carmen Meléndez es criticable porque para nada reconocen la falla del sistema para controlar una manifestación publica pacífica en un zona llena de estudiantes.

 

La obediencia debida no cabe aquí para ese agente de la Policía Nacional que mató al joven Roa. Esto no es un hecho aislado. El propio Santo Padre Francisco reiteró su preocupación por la violencia en Venezuela, manifestó sus oraciones por el alma del “chico” asesinado e hizo un llamado al diálogo fructífero en nuestro país.

 

La Ministra Meléndez no promueve la paz con sus declaraciones guerreristas y menos aún porque este  crimen pone en evidencia la poca formación en derechos humanos, la falta de valores éticos y morales que tiene la policía nacional que esta bajo su Ministerio, la conducta seguida por la Ministra ha sido repetir que va a enfrentar a los terroristas ya que hay un supuesto golpe de Estado y guerra económica y aquí recuerdo las declaraciones del Presidente Pepe Mujica sobre la presencia más bien de un golpe militar de izquierda. ¿Cómo hemos de tomar esto?.

 

Lo cierto del caso es que estamos en presencia de un régimen que se desmitifica todos los días, que cual oropeles del poder es ya un régimen frágil porque a partir de este crimen de lesa humanidad la gente de conciencia y convicciones socialistas no pueden dormir tranquilos mientras el alto gobierno dice que el crimen” es un hecho aislado”.

 

La AN debe jugar el rol del equilibrio político que da la pluralidad constitucional: pero la tiranía de la mayoría lo impide. Rescatar la mayoría echaría las bases de una reinstitucionalización del país que garantice que el Poder Judicial y las policías actúen sin politiquería, sin ideologicismos baratos en procura de un ambiente de seguridad y sin odio.

 

He escrito y declarado varias veces que no debemos caer en la estrategia de Maduro: polarizar violentamente la sociedad, presentándose como el débil, el perseguido, el amenazado, al que no dejan gobernar, el pobrecito hijo de Chávez, la victima de la guerra económica, etc.; por supuesto, que resulta todo lo contrario ya que es el pueblo la victima del fracaso de la política económica y del irrespeto a los derechos humanos del régimen de Maduro. Por lo tanto, unámonos y concentremos esfuerzos en configurar una nueva mayoría en la AN derrotando al régimen en las elecciones parlamentarias.

 

Williams Davila

18 Artículos