Opinión
Venezuela: una rebelión constitucional
Opinión

Llamemos por su nombre lo que está pasando en Venezuela: una rebelión civil, democrática, amparada en la constitución.

La lucha ha ido avanzando en lo cualitativo es el pueblo contra una cúpula burocrática corrupta que se sostiene en el poder por medio de la represión y el exterminio selectivo.

 

La semana pasada vimos como hicieron un juicio sumario en la AN contra la diputada María Corina Machado, sin respeto a los derechos de oposición, se le inculcan cargos al mejor estilo estalinista y castrista. Utilizan en la tribuna de oradores a una diputada con chaqueta militar cómo para expresar así el machismo contra la civilidad femenina, es la degradación que el fascismo hace de los símbolos para perpetuar sus fechorías.

 

Es un acto antidemocrático la forma como el Presidente de la AN actuó para degradar aun más el status jurídico de los diputados y poner la AN cómo un simple apéndice del gobierno de Maduro. Amen de amenazas de otras probables solicitudes de allanamientos de inmunidad parlamentaria en ejercicio de la tiranía de la mayoría.

 

Luego vimos la destitución de Alcaldes electos por su pueblo en abierta violación de la soberanía popular, es un miedo absoluto el que siente el gobierno ante el hecho demostrado en las encuestas del profundo deterioro que comienza a sentirse en los sectores populares que se resienten por la escasez de productos y servicios.

 

Lo importante es que cualitativamente la lucha ha mejorado, ya que lo que aconteció en Altamira cuando la gente salió pacíficamente a retomar la Plaza se ha extendido en inmensas marchas que se desarrollaron en todo el país el sábado 22 de marzo, es decir el pueblo pacíficamente en las calles de Venezuela está decidido a enfrentar este régimen asesino de estudiantes y obreros.

 

Mi llamado es a profundizar la unidad en la lucha, parlamentarios, así como todo el sector político en este momento requieren tener claro el panorama articulando juntos para combatir a la cúpula militar-militarista-civil, aunque se marche en algunas ocasiones de forma separada.

 

Es un conflicto civil democrático, constitucional, que tiene su propia dialéctica, en donde a cada quien le corresponde cumplir su rol. Es simplemente todo un pueblo unido con sus matices que comienza a prepararse para una lucha dura y no de efectos inmediatistas sino que va a conllevar  inmensos sacrificios y por eso la importancia de la unidad política con estrategia clara y determinante.

 

La dialéctica de la variedad del mal no es cosa fácil de vencer, pero no imposible de lograrlo, la historia está llena de ejemplos donde un pueblo unido combate y triunfa. Es la lección que aprendimos en nuestras familias y en nuestro partido que la abrevaron de la ilimitada energía del pueblo contra la dictadura perezjimenista.

Williams Davila

18 Artículos