Regionales
94% de población no tienen cultura de riesgo
Regionales

En Venezuela no existe una cultura del desastre. El ciudadano al ser advertido lo que indica es que no va a pasar nada y no tiene esa preparación mental porque no le ha tocado vivir un desastre natural, así lo indica el coronel Héctor Vargas, director de Protección Civil y Administración de Desastres, en el estado Lara.

Declaraciones que son avaladas por una encuesta sobre Condiciones de Vida de la Población Venezolana 2014, realizada por profesores de Universidad Católica Andrés Bello, la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Simón Bolívar. Según el análisis realizado por estos especialistas el 94% de la población no tiene información sobre prevención y actuación ante situaciones de riesgo o desastres naturales; el 93% desconoce de la existencia de un plan de evacuación ante emergencias a nivel local.

El 88% no percibe la amenaza del riesgo sísmico, y 72% del riesgo de inundaciones. En el 89% de los casos no se dispone de sistema de alerta para casos de emergencias. La muestra se hizo en más de 1.500 hogares venezolanos; dicho informe fue presentado por los especialistas en el mes de febrero del año en curso.

En el mismo análisis indica que aproximadamente el 80% de la población se encuentra en zonas de alta amenaza sísmica y Lara es una de ellas.

Héctor Vargas, explica que nuestra región es atravesada por la falla de Bocono, la cual está en constante actividad y eso es lo que genera los movimientos sísmicos, que por fortuna son de poca intensidad.

Venezuela (país tropical), por su ubicación y sus características climáticas, hidrometeorológicas, geomorfológicas y geológicas, se encuentra expuesta, entre otros, al riesgo de inundaciones, tsunamis, deslizamientos, incendios forestales, tormentas; así como a fuertes vientos y lluvias, influenciadas por la “temporada de huracanes” que anualmente (junio-noviembre) se desarrolla en el Océano Atlántico, particularmente en la cuenca del Caribe.

El director de Protección Civil Lara, manifiesta que en Barquisimeto tiene dos zonas definidas cuando se presentan las lluvias y es hacia la zona sur, por las montañas que pertenece al sistema de Los Andes, las lluvias son frecuentes y con mucha intensidad, causan derrumbes de cerros y afectaciones en las vías.

En la zona norte, pertenece al sistema semi árido coreano, donde las lluvias son pocas, pero de mayor intensidad, afectando hogares.

El coronel Vargas indica que aunque la población no este preparada para los desastres, su personal que son aproximadamente 100 funcionarios, más 500 voluntarios, tienen toda la capacidad para reaccionar ante cualquier desastres, que pudiese presentarse en el estado. Constantemente están en cursos   de preparación.

Así mismo indica que cuentan con los vehículos suficientes de rescate, sin embargo en casos de emergencia, todos los organismos del estado se funcionan para actuar y en caso de que la tragedia sobrepasara la actuación de Protección Civil regional, tendría que intervenir PC nacional y hasta ayuda internacional si así se requiriese.

Existe un déficit de 980 bomberos en el municipio

Según lo establecen las normas por cada mil habitantes debe existir un bombero, en el municipio Iribarren existen 246 funcionarios que forma parte de dicha institución.

Según Steven Castillo, Asesor de seguridad de la ciudad, del área bomberil, existe un déficit de 980 bomberos, tan solo para atender a todo el municipio.

Sumado a ello, existe la falta de unidades y herramientas.

Las unidades que tienen están fallando, se conoció que se aprobó un crédito adicional de 25 millones, para repotenciar unidades bombas y cisternas, carros rescate.

Por ahora están combatiendo con lo que tienen, cuando son incendios de gran magnitud reciben ayuda y si se

presentará un incendio forestal de gran alcance, no están preparados para combatirlos, pues no cuentan con bomberos forestales.

Se ha demostrado

Ruy Medina, director de Salud del estado Lara, destaca que en caso de presentarse una emergencia están preparados para afrontarlas.

Manifiesta que la falta de insumos no es un problema porque por lo general en estas situaciones todas las personas  acuden ayudar, desde las droguerías, farmacias, personal médico, centros asistenciales privados y público, acuden a los llamados, solo por servir al que lo necesita.

Medina indica que en Lara han tenido tres emergencias grandes desde hace  tres años y han demostrado que han podido salir adelante con la ayuda de todos.

“Una de las mejores demostraciones fue el 25 de enero del 2013, cuando hubo la intervención en Uribana, que se atendieron 103 heridos, e intervinieron 29 pacientes, durante casi 24 horas continuas de cirugía. Seguido de ella, en Uribana también el caso de los intoxicados en noviembre del año pasado y este mes los intoxicados de Río Claro. A todos se les prestó su debida atención y se les dio prioridad por tratarse de una emergencia”, señalaba Medina.

 

Fuente: El Impulso