Regionales
Agoniza el sector transporte del estado Lara
Regionales

El sector transporte en Lara está en emergencia, el paro técnico se acentúa cada vez más. Las paradas en las horas picos se aprecian repletas porque el número de unidades disponibles se redujo a prácticamente la mitad.

“50% de los colectivos están fuera de servicio”, apuntó Giovanni Peroza, secretario general del Sindicato Automotor del estado Lara.

Esa realidad es incuestionable, añadió.

Las largas filas de pasajeros en las diversas paradas de la entidad así lo certifican.

“Nunca antes el sector había experimentado una situación de crisis como esta. Déficit de repuestos, baterías, cauchos, vidrios y un largo entre otros”, mencionó el entrevistado.

Peroza indicó que entre los municipios Iribarren y Palavecino circulan unas 3.200 unidades (busetas, autobuses y camionetas vans).

 

En todo el estado Lara, se trata de más de 7.000 vehículos destinados al servicio de transporte público, incluyendo los carros por puesto que sumados a las busetas y autobuses, da un total de 9.000 unidades.

Se conoció que hay 25 líneas urbanas y 80 extraurbanas.

Principales deficiencias
No tenemos cauchos, enfatizó el secretario del Sindicato Automotor.

Esa es una de las principales deficiencias del sector.

“Tampoco baterías, repuestos en general, parabrisas, aceites y tapicería; no ha sido posible abastecernos de una manera normal, regular y oportuna”.

Proveduría en silencio
Peroza señaló que Nelson Torcate, presidente del Sistema de Transporte Masivo, vociferó que facilitó 15 mil cauchos y 400 baterías.

“La realidad es que apenas recibimos 100 baterías y unos 4.000 cauchos este año”.

Recordó que el pasado 28 de septiembre los transportistas realizaron una caravana a objeto de que la proveeduría equipara al sector tal y como lo prometió el ministro de Transporte Terrestre y Obras Públicas, Haiman El Troudi, quien expuso que se abastecerían todas las proveedurías del país, principalmente el estado Lara, donde las autopartes están muy escasos.

“Después de esa protesta no nos llamaron, tampoco nos dieron respuestas, soluciones o alternativas en virtud de la situación que está enfrentando el sector transporte en Lara. Hay un silencio”.

Encuentro
Se conoció que el lunes 13 de octubre el sindicato expresó durante una reunión efectuada en el antiguo Core 4, las preocupaciones en torno a dicha realidad.

“Nosotros planteamos que lamentablemente no hay control de calidad y los repuestos, cuando al fin los encontramos bastante caros, se deterioran rápidamente”.

Paralizadas
Peroza precisó que el porcentaje de unidades paralizadas se elevó. Hasta hace poco era de casi 40%.

Actualmente, manejan una cifra que asciende al 50% de unidades paralizadas.

“Ese porcentaje de unidades fuera de servicio aumenta progresivamente. Se trata de autobuses bastante desgastados, que han tenido mucho uso y requieren de los repuestos e insumos oportunamente”.

Dejaron de funcionar unidades de cinco puestos, vans, autobuses, busetas.

“Casi todo el sistema de unidades está saliendo fuera de servicio, por eso decretamos el paro técnico, el cual se mantiene porque todos los días salen unidades fuera de servicio. La muestra se evidencia en las paradas. Se observan repletas de pasajeros hasta bien entrada la noche. Hay escasez de unidades”.

Afiliados
Es de mencionar que el Sindicato Automotor de Lara tiene más de 10 mil afiliados, quienes están padeciendo la crisis de repuestos.

“El sector está muy mal, cuando no trabajamos simple y llanamente no tenemos que llevar a la casa, no tenemos como llevar el sustento. Esa es nuestra preocupación.

Las bases sel sector están bastante preocupadas e inquietas porque no consiguen los repuestos e insumos para operar tranquilamente”.

Pasaje insuficiente
Peroza señala que el valor del pasaje es insuficiente.

“Discutimos el pasaje durante el primer trimestre del año como lo establece la ley, lamentablemente, las tarifas resueltas son políticas y no técnicas. En la zona urbana, donde se cobran 15 bolívares, eso no alcanza para nada porque un motor usado que se conseguía en 30 mil bolívares ahora cuesta 600 mil bolívares”.

Agregó que un caucho para autobuses ronda los 270 mil bolívares, su vida útil es de aproximadamente seis meses.

Los transportistas cambian los cauchos dos veces al año.

Un motor, que se adquiere entre los 350 y 600 mil bolívares a los tres meses comienza a pasar aceite.

Relación con Cidralara
“Nuestra intención no es enfrentarnos a los gremios. Pero sí le expresamos al Sector Autopartes que los precios son demasiado altos”, dijo Peroza.

Exhortó a las autoridades a liquidar las divisas al gremio, a fin de que el Sector Autopartes pueda abastecerse y surtir sus estantes. El Sindicato Automotor espera que se revisen los precios a fin de que estos sean un poco más accesibles a los transportistas.

¿Empresa socialista de autopartes?
Si eso es una realidad, ojalá entre en funcionamiento porque a veces el sector duda de estas iniciativas, declaró el transportista.

“A veces sólo se trata de promesas, dijeron que iban a surtir todas las provedurías y no ocurrió de esa manera. Evidentemente, ha sido una mentira. No está ocurriendo en Lara si no en todo el país. Si eso se va a concretar será bienvenido, sin embargo, la duda está presente debido a los antecedentes. Nos han mentido bastante en medio de una gran desesperación”.

Pasajeros
El Sector Transporte desplaza 95% de los usuarios, es decir, un millón de beneficiarios entre Iribarren y Palavecino.

Acciones de protesta
Peroza agregó que las bases están desesperadas ante este escenario, nunca antes visto por el sector transporte.

“Nosotros seguimos en emergencia, sin embargo, las acciones de protesta la decidirán los consejos consultivos y la directiva de todas las organizaciones, lo que se discuta y apruebe en mayoría se acatará por unanimidad”.

Insistió en que son las bases del sector las que decidirán las próximas acciones en pro de alcanzar respuestas satisfactorias para los transportistas.

El paro más reciente se realizó el pasado 28 de septiembre, cuando los transportistas de Lara realizaron una caravana a lo largo de la avenida Florencio Jiménez, al oeste de la ciudad.

De ocho a diez atracos diarios
Además del déficit de insumos, autopartes, repuestos, cauchos y baterías, la delincuencia no perdona al sector.

“Nos tienen acorralados por todas partes. La inseguridad es otro factor que ha venido desmejorando el servicio”.

La criminalidad es la gota que rebasa el vaso de los transportistas.

El servicio de transporte colectivo es víctima de la delincuencia cada día.

Se producen alrededor de ocho a 10 atracos diarios en las unidades.

Los delincuentes se rotan la zona.

Algunos días los robos son en la zona norte, otras veces al oeste, centro y este de la ciudad. Palavecino no escapa a esta situación.

“Esto también va en aumento. Hace dos semanas le robaron una vans a la Ruta 4. Se consiguió por los Valles de Uribana totalmente desmantelada, sin motor, cauchos, transmisión y caja. Al caparazón le metieron candela. Le hacemos nuevamente un llamado a las autoridades para que se activen los operativos de seguridad. La modalidad es que ahora secuestran la unidad con los pasajeros”.

 

Con Información de: El Impulso / Lorena Quintanilla