Regionales
Analizan cierres temporales ante escasez de insumos
Regionales

Cierres temporales, reducciones de horarios y paralización de labores son algunas de las acciones que emprenden en la zona industrial de los Altos Mirandinos, donde se ha agudizado la escasez de materia prima que se viene arrastrando desde 2013.

Por: Johana Rodríguez.

Bernardo Calvo, vicepresidente de la Cámara de Artesanos, Pequeños y Medianos Industriales de Miranda (Capmi), explicó que los primeros negocios en sentir los “coletazos” de la situación económica son los fabricantes y las comercializadoras, y los que manejan bajos volúmenes.

“Estamos viviendo condiciones muy específicas. Se están agotando los inventarios y los proveedores no se dan abasto para satisfacer la demanda por lo que los despachos son cada vez más irregulares. Esto lleva a las empresas a apenas generar lo suficiente para costear los gastos operativos y de funcionamiento, para así mantener la presencia en el mercado. Muchos saben que cuando se cierran las puertas, pocas veces hay punto de retorno”, explica.

Considera vital la oportuna liquidación de divisas para cancelar las deudas internacionales de materia prima que ya fue procesada y/o vendida al país sobre una estructura de costo basada en Bs 6,30 por dólar.

“No podemos dejar de mencionar el paso hacia Simadi que hace que todo lo que no sea alimento o medicina dé un salto abismal en el precio (… ) No hay dinero para adquirir materia prima ni para importar productos terminados, lo que se reflejará en un alto nivel de escasez en todos los productos de consumo masivo”, precisó.

“Los empresarios altomirandinos nos hemos mostrado siempre dispuestos a reunirnos con cualquier ente del Gobierno para buscar opciones, a fin de superar esta situación que afecta tanto al fabricante como al consumidor”.

Mientras, los consumidores se adecuan a los nuevos horarios de trabajo de las fábricas de cerámica, granito, colchones y cosméticos que funcionan en la subregión, donde es normal ver carteles anunciando qué días abren las puertas al público.

“Antes los fines de semana la zona se la pasaba full de visitantes de Caracas, Maracay y Vargas buscando productos a precio de fábrica, pero ahora los sábados y domingos la zona industrial parece un pueblo fantasma”, aseguró Fátima Correa, quien visitó en vano San Antonio en busca de un tope de granito.

Fuente: El Universal