Regionales
Apagones nocturnos alargan agonía del Guri
Regionales

El Ministerio de Energía Eléctrica anunció en la segunda semana de marzo que el nivel de agua de la Hidroeléctrica Simón Bolívar, El Guri, estaba a pocos metros de la zona peligrosa de colapso. En el punto donde “ya no llega a las compuertas” que alimenta la generación de las turbinas, soltó Luis Motta Domínguez, tras zambullidas en la plataforma fluvial.

Por: Yamis Ojeda / laverdad.com

Una fuente del sector eléctrico informó que hay “racionamientos por bloques” para contener el desbordamiento de la demanda y la inestabilidad de la generación en Guri por la sequía. Se afectan regiones que se abastecen de la planta. “Los cortes se están haciendo por las noches”. Los detalles no los conoce porque el propio ministro encabeza las decisiones.

El nivel óptimo del embalse que alimenta la hidroeléctrica se fijó 271 metros sobre el mar. La producción de electricidad atiende 60 por ciento de la demanda nacional. La cota de agua el 17 de marzo fue de 246,53 metros, a pocos metros del punto mínimo de riesgo de paralizar las turbinas, 240 metros.

Entre la noche del domingo y madrugada del lunes 21 marzo los estados Anzoátegui, Aragua, Bolívar, Carabobo, Lara, Mérida, Monagas, Táchira, Trujillo, Portuguesa, Sucre, Yaracuy y Zulia fueron afectados con cortes de electricidad.

Andrés Velásquez, dirigente político de Causa R, acusó en nota de prensa que las instalaciones están en el punto de “catástrofe eléctrica” por el nivel del agua. Y es que por debajo de 244 metros es someter a las máquinas a una paralización por el “alto riesgo a sufrir daños graves, por lo que de bajar hasta tal cota sería inevitable detener las unidades generadoras”.

Para el dirigente, “el bajo Caroní produce el 70 por ciento de la electricidad que consume toda Venezuela, de modo que al paralizarse Guri en cascada ocurriría lo mismo con las represas de Caruachi y Macagua, quedando el país sin el aporte hidroeléctrico de Guayana”.

Ahorrar

César Quintini, ingeniero eléctrico, recomendó “hacer todo lo posible por tener un consumo menor de electricidad” ante lo que tildó de “carencia” de generación por “no haberse tomado las previsiones del caso”. Recordó que se plantearon proyectos, “pagados” para aumentar la oferta eléctrica, “pero no están operando”.

El experto señaló que pasaron décadas de un servicio que se “descuidó”. Es el reflejo del manejo de la política eléctrica. Citó el proyecto de aerogeneradores en Falcón (Paraguaná) que “se pagó. Están ahí, pero aparentemente no puede alimentar el sistema. Igual en Zulia y la Guajira que no están conectados”.