Regionales
Captahuellas sólo garantizan racionamiento de alimentos
Regionales

Los controles para adquirir productos alimenticios continúan. Recientemente, Carlos Osorio, ministro de Alimentación, informó que en Venezuela se implementará el sistema de Tarjetas de Abastecimiento Seguro (TAS), que funciona con captahuellas.

Por: María Andreina Aguilar.

La instalación de equipos biométricos ya se ha hecho en las redes del Estado como Mercal, Pdval y Bicentenario. Esta semana se interconectarán con todos los establecimientos, mientras que en mes y medio, está prevista la instalación en los supermercados privados.

Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), señala que los problemas de desabastecimiento en el país se resuelven con producción y no con los diversos controles que el Gobierno insiste en aplicar, con el propósito de racionar la comida.

Considera que todas las iniciativas de este tipo responden a una estrategia electoral, a través de la cual el Estado pretende recompensar la lealtad de sus seguidores, ofreciendo insumos de manera limitada.

“Las únicas captahuellas que existían en el país eran utilizadas para procesos electorales, ahora serán para restringir el acceso a los productos básicos” sostuvo, tras confirmar que la situación genera cierta desconfianza, porque de esta manera se puede violentar el secreto del voto, sobre todo porque siempre ha existido el mito de que el Consejo Nacional Electoral coopera con el Ejecutivo Nacional.

Considera oportuno, que la ciudadanía exprese su descontento de manera voluntaria y ante el desarrollo de este mecanismo tiene que negarse rotundamente, a pesar de las intimidaciones.

Malas noticias

El director del Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cendas), Oscar Meza, señala que en Venezuela las autoridades deben hablar del incremento de bienes y servicios, sin embargo, se ha dedicado a consolidar un sistema de racionamiento que en definitiva no garantiza el abastecimiento.

“Están colocando más trabas a los usuarios, que a diario demandan insumos de los diferentes rubros, cuando lo ideal sería que busquen soluciones para acabar con la escasez” sostiene el docente quien a su vez reconoce que en el territorio hay fallas en materia de producción e importación.

Para él, las políticas de control social sólo sirven para mantener al pueblo sometido. Advierte que tras la puesta en marcha del mecanismo, no hay garantías de que los consumidores adquieran la canasta básica alimentaria.

Aseguró que el fracaso es evidente, y la misma gente lo reconoce fuera de los supermercados, donde aún se hacen colas y hay presencia de bachaqueros.

“No hay dudas, de que el Gobierno llega a los límites para probar la capacidad de aguante de los venezolanos” dijo al tiempo que reveló que en abril se registró un 31% de escasez en los productos esenciales, asimismo que el promedio mensual de incremento de la canasta alimentaria es de 8%.

Fuente: El Impulso