Regionales
Chuo Torrealba: Preguntas y respuestas a dos semanas del #6D
Regionales

  • ¿Se puede confiar en la ventaja que nos dan las encuestas?

Tenemos 35 puntos porcentuales arriba del Gobierno en intención de voto.  No existe forma ni manera, a 14 días del 6D, de que los candidatos de Maduro logren descontar esa ventaja ni revertir esa tendencia.  Pero es importante subrayar que no son únicamente las encuestas nacionales (TODAS, incluso las que encarga y paga el gobierno) las que dan a la Unidad Democrática una amplia ventaja.  El Comando Venezuela Unida ha realizado encuestas en cada uno de los 87 circuitos electorales (hay que recordar que las legislativas no son una elección nacional, sino 87 elecciones simultaneas), y el resultado ha sido incluso mejor que en los sondeos nacionales.  Esto que nos dicen las encuestas lo confirma la calle.  El cambio dejó hace mucho tiempo de ser una consigna política para transformarse en un clamor nacional.  Y eso es lo ÚNICO en que podemos confiar: En la firme decisión de cambio del pueblo venezolano.

  • Aun siendo mayoría, ¿Es posible ganarle al gobierno teniendo ellos el control del CNE?

No sólo “es posible”: ¡Ya lo hemos hecho, numerosas veces! En efecto, les ganamos en el referendo constitucional del 2007 y les ganamos en numerosos y muy importantes escenarios regionales.  ¿Alguien se imagina al gobierno “regalando” victorias como las que hemos obtenido en Petare o en San Diego, en Miranda o en San Cristóbal, en Porlamar o en la Alcaldía Metropolitana de Caracas? Todos esos resultados y muchos más son prueba clara de que cuando hay voto masivo y esos votos se cuidan y defienden, ningún árbitro vendido puede contra el pueblo.

  • ¿Cuál será la conducta de la Fuerza Armada Nacional ante un triunfo de la Unidad Democrática?

La FAN, en su propio interés y en el de la República, cumplirá y hará cumplir la Constitución.  Esa institución no amarrará su destino a ningún grupo de aventureros sin liderazgo, sin respuestas frente a la crisis económica y social, irresponsables que han permitido incluso la proliferación de grupos irregulares que violan el monopolio de la violencia legal que debe ser ejercido constitucionalmente por la FAN.  Si el pueblo manifiesta, como lo va a hacer, su decisión de desplazar de la Asamblea Nacional a esa opción política, la Fuerza Armada Nacional actuará apegada a la Constitución.  Lo contrario sería un suicidio institucional, y eso no va a ocurrir.

  • ¿Qué va a pasar con los grupos violentos del oficialismo, los llamados “colectivos”, durante y después del 6D?

Esa va a ser la prueba del ácido… para el liderazgo oficialista.  El 6D venezolano estará bajo la mirada atenta del mundo.  Todos los medios de comunicación del hemisferio estarán atentos a lo que aquí ocurra.  Si ese día, y los días siguientes, se produce el desborde de la violencia anárquica de los grupos paramilitares oficialistas mal llamados “colectivos”, esa será la prueba final de que el “liderazgo” madurista no sirve para nada, que no puede ofrecerle gobernabilidad al país porque ni siquiera pueden gobernarse ellos mismos, y el tema de los “colectivos” dejará de ser un “problema político” para transformarse en un problema de orden público.  Repudiados por el pueblo, derrotados en las mesas electorales, la acción de los minoritarios grupos violentos no pasará de ser un reconocimiento patético de su aislamiento.

  • ¿Qué va a pasar si el CNE no anuncia los resultados, o anuncia resultados distintos a los verdaderos?

La Unidad Democrática tendrá testigos y miembros de mesa en casi el 100% de las mesas electorales.  Tendremos acceso a la copia de las actas de las mesas de votación y tenemos la capacidad tecnológica para totalizar en tiempo real esa información.  LA CÚPULA DEL CNE NO TIENE NINGUNA POSIBILIDAD DE OCULTAR LOS RESULTADOS REALES.  Y si retrasan su anuncio se exponen a que sean conocidos por el país y el mundo a través de otros mecanismos (medios de comunicación foráneos, organismos internacionales, etc.) que puedan verse forzados a actuar así ante un irresponsable silencio institucional que ponga en peligro la paz pública.  Así es como es…

  • ¿Es posible confiar en el “acompañamiento electoral” que hará UNASUR?
  1. La misión de “acompañamiento” de UNASUR llego a Venezuela tarde, incompleta y mal. Tarde, porque hizo presencia en el país faltando sólo 18 días para el 6D, cuando ya fases cruciales del proceso han transcurrido. Incompleta, porque esta misión electoral llega sin Brasil ni Uruguay, y con la ausencia o la presencia menguada de Chile, Perú, Colombia, Paraguay, resultado de la tardanza y boicot del gobierno de Maduro.  Mal, porque la misión Samper-Leonel Fernández-Exeni se estrenó intentando continuar la maniobra del PSUV-Gobierno y del PSUV-CNE de forzar un acuerdo de reconocimiento a priori de los resultados electorales, antes de intentar siquiera contener los abusos y el ventajismo oficial denunciado por la OEA, la Corte Electoral Uruguaya y el Tribunal Superior Electoral de Brasil.  En esas condiciones, esa “misión electoral” de UNASUR no merece ni el beneficio de la duda, y su actuación será escrutada por el país, la región y el hemisferio. En materia de garantías electorales el pueblo venezolano confía en sí mismo, en nuestra capacidad de denunciar y enfrentar el abuso gobiernero.
  • ¿Qué diferencia hay si la Unidad Democrática gana con mayoría simple o con mayoría calificada, es decir, si la ventaja a favor es amplia o estrecha?

Ganar por un voto, por un curul, al inmenso poder del Petro-Estado será ya un triunfo que abrirá un nuevo proceso político en Venezuela.  Sin embargo, la diferencia será mucho mayor.  ¡Todo aquel que quiera cambios profundos y urgentes debe saber que su voto cuenta!

  • Una vez ganada por la Unidad Democrática la Asamblea Nacional, ¿El cambio será “automático”? ¿Bajarán los precios, aparecerán los alimentos y las medicinas y disminuirá la inseguridad, como por arte de magia?

El 6D será el fin de una hegemonía corrupta y el inicio de un nuevo ciclo político y social.  Se abrirán las puertas para la construcción de soluciones.  La destrucción económica, política, social y moral del país ha sido muy profunda. Recuperar el país llevara tiempo.  Pero será un proceso seguro, que avanzará más rápido en la medida en que los venezolanos estemos más comprometidos con la construcción de la Venezuela Unida, la Venezuela con una economía libre y productiva, capaz de financiar una sociedad inclusiva y solidaria, que funcione en el marco de una democracia transparente y con pueblo.

  • Una vez ganada por la Unidad Democrática la Asamblea Nacional, ¿Podemos los ciudadanos “darle permiso” a los partidos políticos para que se vuelvan a dividir?

Unirse para gobernar bien es aún más importante que unirse para hacer oposición.  Si después del triunfo viene la división, de nada habrán valido las luchas y sacrificios. La Unidad no es una feria de egos o un ardid electoral.  Es una necesidad estratégica del pueblo venezolano.

  • Entonces, ante la evidente ventaja que tiene la Unidad y ante la desmoralización y desmantelamiento del oficialismo, ¿Podemos asumir que el 6D “esta blindado”?

¡El “blindaje” somos los ciudadanos, resueltos, organizados y sobre todo unidos, porque –como dice nuestro himno nacional- “La Fuerza Es La Unión”! ¡Palante!