Regionales
Con apagones oscurece el desarrollo de un país
Regionales

El 28 de abril de este año, una vez más, se atenuaron para los venezolanos las luces esperanzadoras de que el sistema eléctrico en el territorio nacional podría mejorar, para brindarle calidad de vida a los ciudadanos, quienes por derecho merecen recibir sus beneficios como garantía aportada por el Estado.

Al contrario, ese día, Jesse Chacón Escamillo, titular del Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica, apareció en las pantallas de televisión, no para alegrar a la población con buenas nuevas, sobre alguna optimización del servicio, sino que oficializó una noticia que tomó a todos por sorpresa: una nueva reducción de energía.

Tres razones esbozó el ministro Chacón para el anuncio y asumió como único causante del problema el aumento de temperatura en Venezuela. Fue así que en primer término dijo que el 26 de abril el Sol pasó de forma perpendicular sobre Venezuela, el segundo argumento versó en torno a una zona de alta presión sobre el país y en tercer lugar se refirió a la vaguada del norte que dio temperaturas favorables en los meses de enero, febrero y marzo y se retiró.

El mismo día prometió fiscalizar al sector público para verificar el cumplimiento de la resolución número 77, que busca reducir en 20% el consumo. Invitó al sector privado a revisar su eficiencia en el consumo, cuya disminución por ley es de 10%, y en Venezuela el 40% de la demanda es residencial, ocupando el primer lugar en demanda de energía.

 

Cabe destacar que a tres días para cumplirse un mes de ese anuncio de Chacón, el silencio oficial ha reinado en esta materia, mientras los apagones se intensifican por todas partes, hecho que habla por sí mismo de que se estaría agudizando el sistema eléctrico en el país.

Justamente, este miércoles 20 de mayo, un experto en electricidad se refirió a problemas en la planta generadora de Tacoa, conocida como Josefa Joaquina Sánchez, ubicada en el estado Vargas, la cual, afirmó, sufrió una salida de descarga y se paralizaron algunas turbinas, quedando sin energía varias zonas del este de Caracas como Chacao, Chacaíto y Petare.

Señaló que lo mismo ocurrió en Planta Centro, en Morón, estado Carabobo, la cual produce 400 megavatios, pero ese día se redujo en 50% su producción por paralización de turbinas, dejando sin electricidad a la cordillera andina, conformada por San Cristóbal, Mérida y Trujillo, que se alimentan de la referida planta, así como el estado Lara, igualmente afectada en varios sectores ese día.

Manifestó que la planta Josefa Camejo, situada en la ciudad de Punto Fijo, estado Falcón, también salió de servicio el miércoles 20, la cual produce 650 megavatios y se trató de recuperar la carga parcial mediante un protocolo de incorporación de carga.

En el caso del estado Zulia, acotó, esta región maneja 1.500 megavatios de generación propia y 1.500 que recibe de Guri, no obstante, como Guri tuvo que repartirse la deficiencia de Tacoa y de Planta Centro, le quitaron energía a Maracaibo el pasado miércoles.

El especialista indicó que existe un plan de mantenimiento para un determinado número de equipos de electricidad e inversión de horas en Venezuela para este tipo de trabajo, pero al parecer, no se ha hecho.

Puntualizó que el Parque Eólico, ubicado en Paraguaná, con capacidad instalada para 100 megavatios, apenas produce 5, porque la velocidad del viento que lo hace mover para que funcione no ha sido constante. Se requiere que sea de unos 70 kilómetros por hora.

Algunas razones por las cuales el país está quedando en tinieblas
El ingeniero Miguel José Lara Guarenas, en un informe que se atribuye al Grupo Caracas del cual él es parte fundamental de su estructura técnica, concluye que la crisis eléctrica venezolana es causada porque el gobierno actual no ejecutó los planes concretos que encontró para enfrentar la situación, y por el contrario se ocupó de desplazar la gerencia calificada y competente que tenía el sector eléctrico nacional, soportado por ingeniería venezolana de primera línea, con una ley bastante ambiciosa y con recursos financieros suficientes para evitar el colapso de ahora.

A lo anterior se agrega la improvisación, con planes sustitutivos cambiantes, mal concebidos y con escasos resultados y diversos inconvenientes, y la aplicación de políticas del uso de recursos energéticos sin objetivos claros, tal es el caso de los anuncios de centrales nucleares, desarrollos eólicos y bloqueos de electricidad y orimulsión, suministro de gas insuficiente, uso creciente de combustibles líquidos y la presencia de unidades abandonadas en Pdvsa y Sidor.

Déficit en Lara
En la entidad larense se producen con deficiencias entre 180 y 200 megavatios.

Por lo tanto, para que haya optimización en todo el sistema se necesita abastecer la demanda que se sitúa en unos 700 megavatios. La diferencia de megavatios para Lara son incorporados desde Guri y Planta Centro, comentó el especialista eléctrico.

Expuso que las termoeléctricas instaladas tanto en la Zona Industrial I y Zona Industrial III de Barquisimeto se encuentran activadas y son las que producen los megavatios antes señalados.

Esgrimió que pese al gran esfuerzo humano de la corporación eléctrica por garantizar el servicio a toda Venezuela y brindarle de esta manera mayor calidad de vida a la población, no es menos cierto que el problema se ha agudizado por la falta de inversión con miras a recuperar el parque eléctrico.

En Barquisimeto, vecinos reclaman apagones constantes en zonas del este, como Santa Elena, Barici, Urbanización Del Este y Colinas de Santa Rosa, situación que también se presenta en otros sectores donde antes era muy extraño que los hogares quedaran sin energía.

 

Con Información de: El Impulso RL