Regionales
El populismo pierde fuerza frente a la crisis económica
Regionales

En Venezuela se han registrado grandes violaciones a las leyes y la Constitución nacional en el último Gobierno, pero la crisis económica es lo que ha reforzado el descontento de los ciudadanos, debido a que el poder adquisitivo es menor y es lo que permitirá el cambio en el 2016, explicó el doctor en Derecho Manuel Rachadell, especialista en Finanzas Públicas, profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y autor del libro Evolución del Estado venezolano 1958-2015, el cual fue bautizado ayer en la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA).

Para Rachadell el país ha entrado en una crisis terminal debido a las erradas políticas implementadas durante los 16 años de Gobierno, que comenzaron con el incumplimiento de las leyes, violando derechos humanos, económicos y jurídicos hasta tener un aparato productivo prácticamente estancado.

Cambiar el modelo
A su juicio tal crisis llegará hasta el 2016, lo cual obligará a restablecer las funciones de la Asamblea Nacional. Aclara que no será un proceso sencillo, tomando en cuenta que todos los poderes están bajo el control del Gobierno y buscarán los diferentes mecanismos para ganar y mantenerse. El jurista considera que ya el mensaje populista que llevó a Hugo Chávez a la Presidencia no ha tenido el mismo efecto en el mandato de Nicolás Maduro y la única manera para que el Gobierno repunte su aceptación en la población es que cambie el modelo político y económico, lo que podría significar una traición para los simpatizantes del oficialismo.

 

Análisis de 57 años
Rachadell estuvo de visita en Lara para el bautizo de su libro Evolución del estado Venezolano 1958-2015 que se llevó a cabo en la UCLA con la presencia de las autoridades académicas. Según su propio autor compara dos periodos que vivió Venezuela en los últimos 57 años y terminó por dividir al país en dos.

Se detallan los hechos que marcaron la historia de Venezuela en 1958, comenzando con los acuerdos entre obreros y empresarios, el pacto de Punto Fijo y todas las reglas que se establecieron a partir de ese momento. También hace referencia a la Constitución de 1961, el proceso de sustitución de importaciones, el desarrollo de Guayana, y también las dificultades, fallas e impedimentos que no permitieron el funcionamiento correcto del sistema.

“Entre los principales problemas que se presentaron en la etapa de sustitución de importaciones es que llegó un momento en el cual no se podía avanzar más.

Los productos nacionales eran muy costosos y sus calidad no era de competencia para los importados. Se emprendió un programa económico bajo el mandato de Carlos Andrés Pérez, pero se cometieron errores de imponer reformas económicas sin las debidas consultas al país, en un momento donde se sufría una deuda importante”.

En el libro también se puntualizan los mecanismos que utilizó Hugo Chávez para llegar al Gobierno y cómo, a pesar de no ganar el referendo constitucional, lo fue desconociendo al promulgar leyes, sin que tuviera un control por parte de los poderes públicos. El autor habla de los errores cometidos por Maduro hasta julio de 2015 en medio de la crisis social y económica.

“El Gobierno cree que porque es el encargado de cancelar los presupuestos de todos los organismos que funcionan en el país puede imponer su criterio, pero realmente es el Estado y este se debe regir por la Constitución que establece la autonomía universitaria”.

Para Manuel Rachadell el Gobierno se ha dedicado a desarrollar políticas de acoso a las universidades, a través de la disminución del presupuesto sin hacer caso a las necesidades para el funcionamiento de las casas de estudio, también el acoso judicial por medio de amparos y prohibiciones acerca de normativas internas, que incluso los limita a desarrollar medidas que puedan garantizar la seguridad de los estudiantes.

Y por último recordó la eliminación de las pruebas internas como parte del sistema de ingreso y están obviando el rendimiento académico de los jóvenes. A su juicio el Estado debe ocuparse de mejorar la educación básica y de bachillerato.

“Sin embargo no ha podido controlar a las universidades y lo demuestran los resultados de las elecciones internas que se han desarrollado en cada universidad”.

 

Con Información de: El Impulso / Maria Fernanda Perez