Regionales
Inseguridad dicta la rutina a vecinos de Los Chaguaramos
Regionales

Aún cuando está situada en San Pedro, la parroquia más joven de la ciudad, cuya división política-territorial fue decretada en 1994, la urbanización Los Chaguaramos conserva vestigios del que fue uno de los primeros asentamiento de la ciudad, fundado por Francisco Fajardo entre los ríos Valle y El Guaire. Al menos es lo que permanece de la historia oral, que exhiben con orgullo las familias más longevas de la zona.

Para Jaime Aznar Sanabria, presidente de la Asociación de Vecinos de Los Chaguaramos, se trata de un pasado que ha sido desdibujado por la inseguridad, el hampa común y la falta de servicios que han hecho que la convivencia en la urbanización vaya en detrimento.

El lugar más temido de la zona, dicen sus habitantes, es precisamente el emblemático puente de Los Chaguaramos. “Cruzarlo después de las 6:00 de la tarde, a oscuras, es un riesgo seguro”, afirma la transeúnte Marianela Pizarro.

En toda la parroquia existen al menos 50 planteles educativos, entre públicos y privados, muchos de los cuales carecen de espacios deportivos, por lo que algunos docentes deben acudir a las canchas de Los Chaguaramos para impartir educación física a los niños, pero el sitio está desprovisto de seguridad. Recientemente la alcaldía Metropolitana de Caracas recuperó el espacio situado a un costado del puente, pero la falta de vigilancia policial hace de los estudiantes y deportivas presa fácil de los delincuentes.

Diego Gutiérrez, secretario de Deporte de Los Chaguaramos, indicó que trabajan junto con la Alcaldía Mayor para crear canchas deportivas en al menos siete colegios de Santa Mónica y habilitar un módulo policial a un costado de los espacios deportivos de Los Chaguaramos, para resguardad la integridad de al menos 3.000 usuarios, muchos de los cuales provienen de El Valle y otras zonas del Sureste. “En reiteradas ocasiones hemos pedido ayuda a la alcaldía del municipio Libertador pero no nos ha brindado apoyo”.

Vialidad

Las aceras levantadas, alcantarillas descubiertas y falta de iluminación es el panorama que prevalece en Los Chaguaramos. Un embotellamiento producido por un hueco que, según relatan los comerciantes, suma dos meses descubierto, indica a los conductores que están transitando por la avenida Las Ciencias, con calle Codazzi. Albertina Torrealba, habitante del sector, ha sido testigo, en dos ocasiones de accidentes entre motorizados. “Pedimos a Hidrocapital que concluya la obra, pues la zanja no tiene señalización”, agrega.

Habitantes enfatizan que el único dispensario de Barrio Adentro está situado en el interior de la Universidad Bolivariana y demandan mejoras para el Hospital Universitario de Caracas . Ello ocurre en una parroquia que presume de la Universidad Central, declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, en diciembre de 2001.

Menos servicios

El portavoz de la comunidad, Jaime Aznar, enfatiza que la construcción de edificios de Misión Vivienda en la intercomunal Santa Mónica-Cumbres de Curumo, ha restado calidad a los servicios de agua y electricidad. Las obras, incluso, han reconfigurado el paisajismo en el sitio donde han sido removidos decenas de árboles.

A juicio de los vecinos, no se trata de un hecho aislado, el 10 de mayo de este año, el Grupo Ecológico San Pedro encabezó una protesta para denunciar la tala de 700 árboles a propósito de las obras de ampliación de la Autopista Valle-Coche, que ejecuta el despacho de Transporte y Obras Públicas.

Irama Capote, vocera del Grupo Ecológico San Pedro , aseguró que la ampliación del corredor vial supone una reducción de la ciclovía de Los Chaguaramos y de la avenida. Capote afirma que el árbol 552, situado frente a la UBV, es un monumento a la crueldad. “Era emblemático y también fue destruido”.

Fuente: El Universal