Regionales
La negligencia en uniforme tomó aeropuerto de Táchira
Regionales

De entrada todo es incertidumbre. Las puertas del Aeropuerto Internacional Juan Vicente Gómez de San Antonio del Táchira no se abren automáticamente; te las abre un hombre de uniforme verde que hace la pregunta de rigor: “¿Y usted qué?”.

El aeropuerto más antiguo de los tres que hay en el estado Táchira cesó sus actividades en 2012 y desde agosto de 2015 se convirtió en un recinto militar que atiende las inquietudes de los habitantes tanto del municipio Bolívar como Pedro María Ureña. En este terminal aéreo, inaugurado en 1928, hoy se tramitan todas las autorizaciones para cruzar la frontera colombo-venezolana, pero no despega ni un solo avión comercial.

“No puede pasar”, es la bienvenida que dan los uniformados a quienes intentan dirigirse al ala oeste de la edificación. En ese lado, según un cartel que se encuentra justo al frente de la entrada, están las oficinas de la Bolivariana de Aeropuertos (BAER), el Saime y el Seniat, pero los visitantes no saben realmente qué se esconde al final del recorrido porque reciben la misma respuesta. “Yo no sé nada. Tiene que esperar allí a que lo llamen”, repite un militar alto que cuelga en su cuello un arma larga, no dirige la mirada a su interlocutor y ordena sentarse.

Poco a poco van llegando los casos para llenar las filas de asientos de espera: una pareja que viajará a Colombia, una señora que desea hacer una denuncia, un hombre que necesita que le sellen el pasaporte y una mujer que quiere estar en Cúcuta antes de las 7:00 pm para comprar algunas cosas. Todos aguardan en la zona donde anteriormente los pasajeros hacían cola para chequearse antes de su vuelo. Actualmente solo quedan los estantes de atención al cliente despoblados y a las órdenes de los guardias o miembros del Ejército que vigilan cada movimiento en el lugar.

 

Fuente: El Nacional