Regionales
La utopía de la salud gratuita y de calidad
Regionales

Este año se han vivido situaciones difíciles en diversos ámbitos, principalmente en el área económica. El panorama gris trae como consecuencia el decaimiento de muchos otros, en este caso, referido al sector salud.

Junto a la educación y la seguridad, la salud debería ocupar los principales puestos en la lista de prioridades de cualquier país, sin embargo es fácil apreciar cómo en Venezuela constantemente se va deteriorando la calidad de vida en vez de percibirse un progreso.
El déficit presupuestario ha significado la mayor problemática en los centros de salud del estado, siendo esta la respuesta que constantemente ofrecen sus directivos al preguntarles sobre las razones que han provocado la dificultad para los venezolanos de tener acceso a la salud gratuita y de calidad.

Como una utopía ha calificado el director sectorial de salud en Lara, Ruy Medina, el hecho de que el Gobierno Nacional considere que existe la salud gratis, especialmente en la actualidad en donde los pacientes o sus familiares se ven en la necesidad de adquirir los insumos o medicamentos necesarios a las afueras del hospital, debido a que existe un gran déficit en los centros asistenciales, situación que impide que no se genere un gasto económico por parte de la persona beneficiada.

La falta de insumos ha sido uno de los mayores problemas, el déficit que se tiene en la producción de los medicamentos ha provocado que gran parte de estos sean comprados en el exterior, lo cual representa todo un proceso burocrático que termina por perjudicar en grandes escalas no solo a los centros, sino también a la ciudadanía que debe recorrer varias farmacias en búsqueda de los medicamentos solicitados, aún cuando los galenos han optado por no conformarse con una sola opción y proponer medicinas con el mismo principio activo, de manera que a las personas se les facilite más conseguirlas. Sin embargo, ni siquiera esto llega a ser suficiente, especialmente si se trata de antibióticos, anticonvulsivos, anticonceptivos, entre muchos otros que se unen a esta lista.

Farmaceutas preocupados
Como responsabilidad del Gobierno Nacional ha catalogado Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica de Venezuela, el hecho de no contar con las medicinas necesarias, porque no han otorgado las divisas necesarias para pagar a los distribuidores internacionales la materia prima, mientras el Ejecutivo prefiere adquirir medicamentos en el exterior en vez de producirlos en el país. Esta situación ha generado que un 70% de las medicinas no se encuentren en Venezuela. Ceballos realizó un llamado a Cencoex (Centro Nacional de Comercio Exterior), ente encargado de otorgar los dólares a la industria. Informó que durante las reuniones que han realizado no han sido invitados como gremio, en donde participan todos los factores, menos Fefarven, el cual es de suma importancia ya que de este depende la compra de materia prima para producir los medicamentos.

Los familiares de los pacientes se ven en la necesidad de acudir inmediatamente a los distribuidores médicos cercanos. Dentro de los afectados resalta el caso de las parturientas, pues en muchas ocasiones no pueden ingresar al centro médico, público o privado, sin contar con el kit quirúrgico para cesárea.

La escasez de medicinas e insumos varía, especialmente en los centros públicos, pues los mismos dependen en gran parte de la distribución que realice en Ministerio del Poder Popular para la Salud. Un problema que se repitió en varias ocasiones durante el año 2015 es que fueron entregados medicamentos innecesarios en el Hospital Central Antonio María Pineda, los cuales no podían ser devueltos y por lo tanto terminaban vencidos en los almacenes. Esta situación fue denunciada por Ruy Medina, quien posteriormente optó por realizar un documento en donde señalaba que no se podía devolver el fármaco aún cuando no era necesario; este tipo de acciones demostró el descontrol que existe a la hora de la distribución. Medina expresó que la solicitud de implementos necesarios es enviada cada mes con pocas modificaciones, pero el Ministerio no cumple con enviar lo solicitado.

En la mira
El Hospital Central Universitario Antonio María Pineda ha sido foco de las críticas, pues al ser el mayor centro de salud del estado vigilan con una lupa. Ha sido el epicentro en meses anteriores de denuncias específicas en sala de partos, en donde los mismos médicos que laboran en dicha área se encargaron de mostrarles a los ciudadanos las condiciones en las que se mantienen, lo que provocó el temor en la comunidad, especialmente en las mujeres próximas a dar a luz.

Camillas sin colchoneta, fue la principal denuncia que realizó el médico residente de ginecobstetricia, Bernaind Castellano, quien se enfrentó con Ruy Medina al presentar todas las quejas referentes a la atención que prestan los médicos. Afirmó que no contaban con los complementos necesarios para sus labores, de manera que trabajan con las uñas, no solo en sala de partos sino en otras área y situaciones de emergencia que se presentan cotidianamente en el Hospital Central.

Como “infrahumanas” catalogó Castellano las condiciones en sala de parto, área que no cuenta con el funcionamiento de los aires acondicionados plenamente, en ocasiones, ningún pabellón le funcionaba el equipo, esencial debido a que la temperatura baja evita que las bacterias se multipliquen y se produzca mayor contaminación; contrario a lo que creen muchas personas que consideran un lujo el uso de aires acondicionados y sólo se trata de la comodidad de los médicos y enfermeras.

El caso de las parturientas ha sido punto principal en las denuncias que envuelven al Hcuamp. Durante este año han fallecido 24 parturientas, cifra que ha alarmado a la comunidad y ha inducido a la creación de una comisión que estudie estos casos. Mala praxis ha sido una de las razones que los familiares de las fallecidas alegan ante tal situación, asegurando que muchas de ellas han sido obligadas a dar a luz, ante tal afirmación los representantes de los servicios encargados, alzaron sus voces y ofrecieron respuestas.

Leopoldo Francisco, jefe del departamento de ginecología y obstetricia afirmó que de cada fallecida se lleva un registro y se le practica una autopsia para comprobar las causas de muerte, asegurando que gran parte de estas murieron por motivos relacionados a la falta de prevención y control prenatal.

Francisco señala que se debe realizar una gran inversión a la hora de educar y prevenir, asegurando que la mayoría de las complicaciones que se presentan luego de dar a luz se producen porque no se llevó un control de acuerdo a las enfermedades que puedan presentar las pacientes, justamente en las llamadas consultas prenatales.

Principales problemas
Para Luis Chacón, secretario general del Colegio de Médicos del estado Lara, expresó que actualmente el sector asistencial no tiene un solo inconveniente, sino múltiples que deben resolverse lo más pronto posible si se quiere tener salud de calidad, como lo contempla en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Chacón sugiere que un 10% del PIB sea destinado al sector salud, con el fin de mantener un presupuesto que se ajuste a la realidad del país y que garantice el funcionamiento de los centros hospitalarios.

En el caso del Hcuamp el presupuesto solicitado fue de más de 900 millones de bolívares, sin embargo solo se le aprobó 23 millones, dinero que alcanza para poco más de semana. A esto se añade el no contar con mantenimiento preventivo que permita evitar que los equipos médicos e instalaciones se deterioren, por el contrario, se espera entonces a que estos se dañen para lograr resolver.

Poco es el dinero que se otorga a la salud en el país en comparación a la necesidad que existe, además, de dicho presupuesto debe extraerse el pago de nómina, lo que deja a las instituciones de salud con menos disposición económica para gastos preventivos e inversión en la compra de insumos.

Migración es otro punto que resaltó Chacón, asegura que debido a los bajos sueldos que perciben los médicos no hay motivación para que estos permanezcan en sus puestos de trabajo, por lo contrario prefieren probar suerte en otros país. “El sueldo que recibe un residente no le alcanza ni para comprar los libros que necesita”, afirmó el secretario general del Colegio de Médicos.

Aseguró que con la creación de misiones en donde se baja el nivel de preparación de los galenos, se viola la carta magna, la cual expresa que se debe garantizar la salud y la calidad de la misma. Asimismo solicitó que se muestren las cifras epidemiológicas, las cuales no se han publicado en lo que va de año y por lo tanto no se tiene certeza de las cantidades de enfermedades que han tenido repuntes, no obstante se sabe que en los últimos meses han aumentado las personas con escabiosis (sarna), afirmó Chacón, por lo que permanecen en espera de las cifras que demuestren los números reales.

Clínicas no escapan de la crisis
Los centros privados, caracterizados por brindar un servicio que cuenta con todos los implementos necesarios, actualmente ha dejado de ser así. Tal cual hospital, las clínicas se ven obligadas de solicitar al paciente algún insumo o medicamento con el que no se cuente.

Raúl Acevedo, presidente de la Asociación de Clínicas Privadas del estado Lara, aseguró que deben estar en   contacto constante con las grandes droguerías con el fin de obtener los fármacos necesarios de manera inmediata, pues estos no cuentan con un tiempo determinado, por el contrario desaparecen por períodos y deben estar al pendiente de la llegada de los mismos.

Acevedo informó que últimamente no se encuentra el Syntocinon, medicamento que se usa en las mujeres que dan a luz, y por los tanto se dificulta la labor de los médicos al no contar con todas las herramientas necesarios para realizar su trabajo de manera ideal.

Más allá de los insumos, señaló que se tienen un gran fallo en los equipos médicos, debido a que estos tienen un alto costo, no solo la compra, sino también un mantenimiento o reparación. “Estas herramientas deben comprarse a dolar libre. Si una máquina tiene un valor de 800 mil dólares es imposible recuperar el gasto realizando exámenes con los cuales se ganen solo 2.000 bolívares”, expresó Acevedo.

Como inaccesible catalogó el gasto que se deben hacer en los equipos médicos, así que en caso de obtener alguno el costo de los exámenes sería muy elevado, por el contrario la decisión más común es mantenerlo sin uso, lo que ha provocado que gran cantidad de clínicas dejen de hacer estudios diagnósticos, los cuales en algunos casos solo se encontraban en tal centro.

Priorizar
“La alimentación y la salud deben estar primeros, pero si tú no encuentras pan puedes hacer arepas y siempre hay opciones, con las medicinas no es así”, expresó Freddy Ceballos al mismo tiempo que realizó un llamado a darle el lugar que se merece la salud de los venezolanos.

Opuesto a un progreso se ha estado viviendo un retroceso en tal ámbito. Las enfermedades no diferencian de clases sociales y los centros de salud pública con los refugios de gran cantidad de afectados que no cuentan con los recursos para tener un mejor servicio. Si bien los entrevistados afirman que se logró algo desde al ámbito político, no cambian su visión de un panorama gris para el 2016.

Venezuela sin medicinas
La falta de medicinas que se tiene en el país ha traído como consecuencia que cientos de venezolanos salgan del país para recibir su tratamiento, especialmente si se trata de pacientes oncológicos. Es importante destacar que no todos tienen esta posibilidad, por lo que se ven atados a que la situación mejore y los medicamentos lleguen para lograr recibir el respectivo tratamiento.

Pacientes hipertensos y con enfermedades en el sistema nervioso central también sufren constantemente al no encontrar los fármacos que ponen en control la patología que padecen.

Asimismo está el caso de aquellas personas que necesitan antibióticos, especialmente los niños cuyos padres deben recorrer una gran cantidad de farmacias para lograr obtenerlos, sin embargo este esfuerzo muchas veces es en vano.

Esto ha provocado una mayor permanencia de pacientes en los centros de salud, pues muchos de estos tienen como ley no dar de alta a la persona si no muestra que tiene los medicamentos para continuar el tratamiento en casa, asimismo se destaca el problema que ocasiona en la industria farmacéutica, quienes están propensos a cerrar sus puertas por tal razón.

Gran suciedad
Personas encargadas de la limpieza o mantenimiento del Hospital son insuficientes y los pasillos del Antonio María Pineda así lo demuestran, pues se evidencia la suciedad y la falta de consideración por las personas que se mantienen en el lugar o adyacencias del mismo, quienes dejan basura, lanzan desperdicios en los inodoros, rompen mobiliario y dañan lo que encuentran a su alrededor “solo porque es gratis”. Es inevitable que este tipo de imágenes se vean en el hospital más importante del estado.

Asimismo se conoció que es poco el material de limpieza con el cual se cuenta en la institución, lo cual complica más el mantenimiento de la misma, aunado a la cantidad de personas que consumen alimentos en el lugar y que al no contar con una papelera o simplemente por no tomarse la molestia de recoger los desperdicios los dejan en el piso sin importar que se trate de salubridad y que son sus familiares y ellos mismos quienes se encuentran más expuestos a enfermarse o complicar su salud por estas acciones.

 

Con Información de: El Impulso / Maria Peñalver