Regionales
Mototaxista denuncian abusos de la policía
Regionales

“Párate allí, no cargas el casco, son 700 si no quieres que se te ponga la multa”. Estas palabras las escuchan todos los días los mototaxistas que hacen vida en el municipio Iribarren, sumado a los constantes desalojos que sufren los trabajadores del volante en la avenida 20.

Debido a las molestias, los mototaxistas tomaron la Alcaldía de Iribarren, colocaron las motos en las calles 25 y 26 y obstaculizaron el paso en toda la carrera 18.

María Osorio, coordinadora del Frente de Motorizados Eliécer Otaiza, quien estaba de parrillera en una motocicleta pasó por algunas paradas convidando a sus compañeros hasta la sede de la Alcaldía.

Al llegar al lugar solicitaron hablar con Alfredo Ramos, alcalde de Iribarren, para que fueran atendidos debido a que como trabajadores se sentían burlados.

Osorio comenta que en Iribarren son 46 paradas, cada una consta de 20 a 30 motos, en el resto de los municipios son 85. “Nosotros iniciamos un operativo con el Instituto Nacional de Transporte Terrestre (INTT), en donde todos los motorizados se están poniendo al día, se quedó con ellos que se iba a dar un lapso de pagos para aquellos que fueran objetos de multas, además que se estaban permisando algunas paradas, para que no existiera problema alguno con que trabajen. Pero nos encontramos este lunes, con que no nos dejan transitar por toda la avenida 20, están corriendo a los motorizados y pasan por las alcabalas quitando dinero, al menos 200 por cada moto”, asegura la coordinadora del Frente de Motorizados.

 

Si se saca cuenta, por una parada que tenga 30 motos son al menos 6.000 bolívares que recibe el uniformado.

Otra de las quejas que se hizo pública, es que les están colocando las multas y están haciendo que las canceles de una vez, además que tienen 28 paradas a lo largo de la avenida 20, de las cuales 17 están de forma legal y aún así los desalojan de las mismas, pero les parece extraño que un policía municipal de Iribarren, es dueño de una de las paradas que funcionan por la 22 y estos motorizados no son tocados, señala Carlos Mendoza.

Por otra parte, José Cabrera manifiesta que cuando son detenidos les ponen mil y un peros, para buscar el modo de multarlos y les piden hasta 700 bolívares, para no hacerles las boletas. Hacen un llamado a los organismos competentes para que cese la persecución en su contra.

Osorio, manifiesta que ya se han reunidos en varias oportunidades y siempre la engañan, se cumplen unos días los acuerdos y posteriormente vuelven a atacarlos. Tan solo pide que dejen trabajar a los mototaxistas, pues la mayoría son padres de familia, que tienen tres y cuatro niños y lo único que buscan es ganarse la vida de forma honrada.

 

Con Información de: El Impulso Karina Peraza