Regionales
MUD debatirá en la calle prioridad legislativa de la nueva mayoría en la AN
Regionales

El secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, Jesús Torrealba, afirmó que con las concentraciones simultáneas que la Unidad Democrática hizo el sábado 19 en todo el país, quedó claro quién está a favor de la paz y quién de la violencia, y recordó los ataques que simpatizantes del oficialismo, convocados por voceros del Gobierno, perpetraron el pasado 10 de septiembre contra seguidores del líder de Voluntad Popular, Leopoldo López.

En rueda de prensa este lunes, Torrealba, acompañado de los candidatos a la Asamblea Nacional por el Circuito 3 y 4 del Distrito Capital, Henry Ramos Allup (AD) y José Guerra (PJ), anunció que el jueves 24 de septiembre la Unidad realizará en Caracas, en la plaza Brión de Chacaíto una gran asamblea de ciudadanos para debatir los cinco puntos principales que la alianza espera considerar en la Asamblea Nacional con la mayoría que calculan lograrán en las elecciones del 6 de diciembre.

El sábado 26 serán replicadas en todo el país las asambleas de ciudadanos para debatir la agenda de cinco puntos, atendiendo a los ajustes regionales de cada entidad, explicó el portavoz.

Torrealba mencionó que la agenda básica de la MUD contiene aspectos sobre la generación de una economía productiva y la creación de empleo; la producción agroalimentaria, el combate a la inseguridad personal, la atención de la pobreza extrema, la Ley de Amnistía y Reconciliación y la reinstitucionalización del Estado, incluyendo el apego de la FAN a las tareas que le establece la Constitución.

El debate de la oferta legislativa de la MUD también será parte de los contactos casa por casa y de los comandos familiares que la MUD instruyó a sus seguidores constituyan en cada centro de votación. Torrealba fue enfático en que la respuesta a las dudas de los ciudadanos sobre “cómo vencer al petro-Estado” y el ventajismo electoral del Gobierno es “con organización popular”.

Compromiso con los que menos tienen
El economista José Guerra, coordinador de la Unidad Económica de la Mesa de la Unidad y candidato por el Circuito 4 (parroquias El Valle, Coche y Santa Rosalía), dijo que el compromiso de la alianza “es con todos, pero especialmente con los que menos tienen” y recalcó que el 35% de los trabajadores del sector formal de la economía ganan un salario mínimo.

Dijo que la crisis económica es tan grave que esa es la razón por la que los organismos económicos del estado no han publicado en lo que va de año datos oficiales sobre inflación, costo de la canasta alimentaria, ni producción. Aseguró que de enero a agosto de 2015 la inflación acumulada era del 105%.

Insistió en que son los más pobres los que están más desprotegidos ante la inflación “que es el peor impuesto”. Guerra calificó como “dramática” la situación nacional desde el punto de vista alimentario. “No hay salario que aguente el empuje de los precios” dijo, y ratificó su planteamiento de que urge un aumento del salario mínimo.

Se adelantó el economista Guerra a explicar que no es el aumento del salario lo que alimenta la inflación, y recordó que mientras los precios siguen subiendo no se ha producido un ajuste real del salario que compense la pérdida de poder adquisito. Acusó el candidato de la MUD al Gobierno y a la emisión inorgánica de 20 mil millones de dólares, en su equivalente en bolívares, de presionar los precios al alza.

Guerra insistió en que hay cuatro millones y medio de pensionados que devengan salario mínimo, apenas un poco más de 7.000 mil bolívares y están ante el dilema de si comprar alimentos o medicinas, porque para ambos rubros no alcanza.

Rechazo a la prioridad del gasto público
Consultado sobre el anuncio hecho por el presidente Nicolás Maduro, de que Venezuela comprará 12 aviones Sukhoi, Torrealba criticó la prioridad del gasto público. Remitió la interrogante a que se la hagan a los enfermos de cáncer, los que necesitan anticonvulsivos o medicamentos para que los órganos transplantados no sean rechazados por el organismo. Dijo que esos venezolanos corren el peligro de morir mientras Maduro quiere más armamento.

FUENTE: ELVIA GOMEZ – EL UNIVERSAL