Regionales
MUD: Para que haya paz en la frontera tiene que haber cambio en el Gobierno
Regionales

La Mesa de la Unidad Democrática aseguró que para que vuelva la paz a la frontera colombo-venezolana debe haber un cambio en el Gobierno. El secretario general de la MUD, Jesús “Chuo” Torrealba, declaró que el país y la región estaban atentas a las medidas estructurales que Nicolás Maduro anunciaría pero que no realizó.

“En el resto del país si han caído otras víctimas fatales, abatidas por los enemigos reales del pueblo venezolano, como lo son el desabastecimiento y la inseguridad (…) producidos a su vez por la incapacidad y la corrupción del Gobierno”, dijo Torrealba, para luego recordar que en Maracaibo fue asesinado el Sargento Mayor de la Guardia Nacional Leonel Molina por presunta hampa común, y el caso de una octagenaria que falleció luego de ser arrollada por una multitud en un mercal a cielo abierto en Barinas.

Además, criticó que el Presidente de la República “haya pasado en 24 horas de decir que Santos la embarró a decir que él respeta mucho a Santos. Pasamos en 24 horas de un discurso belicista a esta cosa a la ambigüedad madurista”.

El Secretario General de la MUD aseguró que esta ambigüedad está presente también en las acciones y hechos del Gobierno. Comentó que Maduro tras “encender ese candelero” en la frontera, decidió realizar una gira por China y Vietnam.

Por último, sentenció que “el cambio” empezará el 6 de diciembre en los comicios parlamentarios, donde aseguró que “el pueblo castigará al mal gobierno”.

A continuación el comunicado:

“1.- EL FRENAZO: Del atropello masivo, del verbo insultante, del incumplimiento de acuerdos (al no permitir la entrada al país del Defensor del Pueblo colombiano, como acordaron las ministras de relaciones exteriores de ambos países 48 horas antes en Cartagena) y de “llamar a consultas” al embajador venezolano en Colombia, el Sr. Maduro Moros pasó al “yo creo en las vías diplomáticas”. De decir “el Presidente Santos la embarró”,  Maduro pasó en 24 horas a decir “yo respeto mucho al Presidente Santos”.  El país y toda la región estaba pendiente de lo que Maduro diría hoy, pues había anunciado “medidas estructurales” sobre la problemática fronteriza.  En vez de tales anuncios trascendentales, lo que  el país y toda América Latina presenció hoy fue un frenazo: el frenazo del discurso belicista a la ambigüedad madurista.

2.- LA EVASIÓN: Tal ambigüedad se expresa no sólo en los discursos, sino también en los hechos:  Después de generar un conflicto internacional en la frontera, después de lesionar los derechos económicos y sociales, civiles y políticos, de miles de venezolanos; Después de deportar a centenares de colombianos y provocar la estampida por miedo de muchísimos más; Después de desafiar al Presidente Santos a debatir “cuando quiera y como quiera, pero eso sí, los dos solitos…” las supuestas medidas estructurales para atender la situación fronteriza, Maduro Moros anuncia que parte en el día de mañana no para San Antonio del Táchira, no para Cúcuta, no para Bogotá… ¡Sino para China! Esta nueva excursión sobrevenida “para buscar apoyo en China” se produce precisamente la misma semana que la crisis de la economía china ocasionó el colapso de numerosas bolsas de valores en el mundo.  Hasta para inventar excusas hace falta un mínimo de información y criterio…

3.-  LA PAZ: Vaya donde vaya en actitud evasiva el Sr. Maduro Moros, la crisis provocada en la frontera por su irresponsabilidad y su afán electorero tiene que encontrar respuestas y soluciones.  Y estas surgirán no del discurso belicista, no del efectismo armado implícito en el cierre de la frontera en cuatro municipios más y el anuncio de la movilización a esa zona  de otros tres mil efectivos castrenses.  ¡No! Las soluciones necesarias surgirán del discurso de paz, de la acción política responsable, de la Diplomacia. Y el escenario de donde surgirán eses soluciones diplomáticas difícilmente será UNASUR, pues por ahora (y ojalá siga siendo así) la única víctima fatal de la “guerra de Maduro” en la frontera es la credibilidad institucional de Unasur, severamente cuestionada por el desempeño que su presidente tuvo en el contexto de esta crisis. En efecto, voceros del mismo gobierno que postuló a Ernesto Samper para presidir ese organismo hoy lo critica amargamente.  La que debió ser una organización de los pueblos suramericanos es señalada hoy por los propios paisanos y compañeros de partido de Ernesto Samper como “una oficina dócil a Nicolás Maduro”.  Tampoco surgirán las necesarias soluciones diplomáticas de una fantasmal “comisión paritaria sudamericana” que solo existe en la imaginación del mismo Maduro.  La solución diplomática a la crisis de derechos humanos generada en la frontera venezolana por las urgencias electorales del diosdado-madurismo decadente si podrá contar en cambio como plataforma de debate útil y de búsqueda de acuerdos con un foro calificado como la Organización de Estados Americanos, a la que pertenece Venezuela y cuyo Consejo Permanente celebrará una Sesión Extraordinaria el próximo lunes 31 de agosto.

4.- EL CAMBIO: Pero si la credibilidad de UNASUR es por ahora la única baja de la escaramuza madurista en la frontera,  en el resto del país si han caído otras víctimas fatales, abatidas por los enemigos reales del pueblo venezolano, como lo son el desabastecimiento y la inseguridad:  En Maracaibo el hampa desbordada asesinó al Sargento Mayor de la Guardia Nacional Leonel Molina, para robarle el vehículo; Y en Sabaneta de Barinas falleció la señora María Aguirre, aplastada en tumulto que se generó en un operativo de venta de la red pública Mercal.  Son sólo dos de los numerosos venezolanos que todos los días caen víctimas de la inseguridad y el desabastecimiento,  producidos a su vez por la incapacidad y la corrupción del Gobierno.  Por eso, la posición del Comando de la Venezuela Unida y de toda la Unidad Democrática seguirá inalterable: Construir soluciones de fondo a los problemas en la frontera y en toda Venezuela sólo será posible con el cambio profundo, de gobierno y de modelo.  Y el principio de ese cambio lo tenemos a sólo 100 días, cuando el próximo 6 de diciembre el pueblo venezolana castigará al mal gobierno y abrirá camino a la prosperidad, al trabajo productivo, a la esperanza.  ¡Eso es lo que VENEZUELA QUIERE!”

FUENTE: EL UNIVERSAL