Regionales
Padres de niños hospitalizados protestaron por falta de insumos en Barcelona
Regionales

Desesperados por la salud de sus hijos y el poco suministro de medicamentos, padres y representantes de los menores internados en el anexo pediátrico Rafael Tobías Guevara de Barcelona protestaron la mañana de este lunes, en las afueras del centro asistencial.

 

Por: Catherine rodriguez –  eltiempo.com.ve

 

Luis Guiseppe, papá de un niño especial recluido desde hace dos semanas por hepatitis, señaló que compran desde las inyectadoras, soluciones fisiológicas y hasta las gasas.

 

Denunció que el pequeño no ha recibido el tratamiento porque “el hospital no tiene el medicamento Ursacol y tampoco se consigue en las farmacias”.

 

“Mi hijo, además, sufre de epilepsia de difícil control y un trastorno motor. Sólo en estos días gasté Bs 20.000 en anticonvulsionantes, pero todavía necesita más tratamiento”.

 

 

Carencia en oncológico

La Unidad de Oncología en el piso 3 es otra preocupación de los padres.

 

El ama de casa Mileidy Valera, quien es madre de una niña diagnosticada con leucemia, aseguró que el aire acondicionado está dañado, por lo que las altas temperaturas perjudican a los pacientes.

 

Mencionó la hostilidad que muestran algunos jefes de seguridad del anexo por el ingreso de ventiladores, así como la falta de ascensores.

 

“Hemos sido maltratados por los funcionarios de resguardo. No hay aire acondicionado y tampoco nos dan permiso para mejorar la climatización del piso”.

 

Gustavo Guzmán indicó que los precios de los medicamentos para la quimioterapia son exorbitantes y han pagado en dólares algunos tratamientos.

 

“El carboplatino cuesta 86 dólares en Colombia y 230 en Puerto Rico y mi hijo necesita seis cajas para una sesión. Ni en la farmacia de alto costo de los seguros sociales se consiguen”.

 

Detalló que también requieren los fármacos cardioxane, mercaptopurina, neupogen, neumega, solución 0.45 y 0.9, dextrosa al 5%, bicarbonato al 5% y ampollas de metotrexato.

 

Irwin López explicó que en una sesión de quimioterapia se paga hasta Bs 300.000 en remedios. “La campana que absorbe las sustancias tóxicas está deteriorada desde hace meses. Si se daña los niños se quedan sin quimio”.

 

Familiares de pacientes con hidrocefalia, igualmente se quejaron por el retraso “y el tráfico de influencias” en la entrega de las válvulas.

 

Así lo apuntó Nelson Rivas, papá de una niña que necesita un implante de derivación ventriculoperitoneal.
“En la lista de espera le distribuyen a quien las autoridades quieran. La pequeña está en terapia intensiva porque perdió la válvula, pues se contaminó”.

 

 

Crean comité

El diputado a la Asamblea Nacional, Luis Edgardo Mata, dijo que nuevamente pedirá la intervención de todas las instalaciones del hospital Razetti ante la plenaria, la Contraloría General de la República y la Defensoría del Pueblo.

 

Recordó que en 2014 el actual ministro de Salud, Henry Ventura, inspeccionó el nosocomio barcelonés y “se hizo la vista gorda” respecto al caso de los 31 neonatos que murieron sólo en octubre de ese año.

 

“Desde hoy creamos el comité de víctimas de la salud y recogeremos los casos tanto de pacientes como trabajadores”.

 

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Salud (Sintrasalud), Giovanni Yaguaracuto, pidió la destitución del subdirector administrativo Amílcar Morales. No se logró una respuesta de la directiva del hospital.

 

Pacientes

22 pacientes oncológicos se encuentran internados en el piso 3 del anexo pediátrico. Sin embargo, los representantes comentaron que por la falta de cama son recluidos en otras áreas más riesgosas.