Regionales
Reaparecieron las lagunas en vías de Barquisimeto
Regionales

Con la prolongada, aunque no intensa lluvia, que durante gran parte del día viernes cayó sobre Barquisimeto; en varias arterias viales, reaparecieron las lagunas que, presumiblemente por falta de mantenimiento de los drenajes, se forman en temporada de invierno.

Aún cuando desde Emica, Imaubar y bomberos, se han anunciado operativos de limpieza de bucos, quebradas y desagues previos a la llegada en pleno de las lluvias, al parecer los mismos no se han cumplido a cabalidad, al menos en sitios donde, tradicionalmente, el agua se concentra tan pronto cae un aguacero, obstaculizando el tránsito automotor.

El sitio más emblemático de esa irregularidad está ubicado en la intercomunal Barquisimeto-El Cují-Tamaca, concretamente frente al Polígono de Tiro, donde, por años, ya es tradicional la inmensa laguna que allí se forma, impidiendo el normal desplazamiento automotor en sentido norte-sur.

Cada vez que eso ocurre, desde la alcaldía o la gobernación sólo se aplican “pañitos calientes” destinados a liberar las aguas allí empozadas, pero sin ejecutar nunca obras completas para que no ocurra lo mismo con la próxima lluvia.

“Cada vez que llueve pasa esto y los que venimos de El Cují o Tamaca perdemos tiempo en la larga cola que se forma por esa laguna”, manifestó el conductor de una buseta que se dirigía hacia el centro de Barquisimeto.

Otro sitio donde ya es prácticamente normal la formación de unas laguna ante cualquier precipitación está ubicado en la salida hacia la autopista por el este, a pocos metros del parque El Cardenalito.

A pesar de que muy cerca se encuentra un buco donde podían caer las aguas que se empozan en la calle, hasta ahora desde ningún organismo se han preocupado en abrir un canal para que eso ocurra.

Como consecuencia, este viernes, aunque no llovió fuerte, la charca reapareció y los conductores se vieron obligados a hacer maniobras o reducir la velocidad de sus vehículos al mínimo para poder cruzar.

“La solución está fácil; simplemente abriendo un canal hacia el buco y listo, pero no ha habido voluntad para hacerlo”, expresó Daniel Morillo, un vecino.

Otro lugar donde automovilistas, comerciantes, vecinos y transeúntes sufren las consecuencias de falta de mantenimiento o de una obra mal realizada está ubicado en la carrera 21 entre 30 y 31, en plena zona comercial de Barquisimeto.

Allí, durante algún tiempo, por obstrucción de los desagues, se formaba un lago que ocupaba toda la cuadra, impidiendo en ocasiones el paso de autos.

Emica hizo unos trabajos y el problema desapareció, aunque por muy poco tiempo pues reapareció con el mismo o mayor nivel y los comerciantes del sector no han tenido noticia alguna de que Emica volverá a hacer algo.

Este viernes, toda la cuadra era una laguna que permanecía en horas de la tarde.

Sin embargo, un transeúnte dijo que el problema persiste debido a que algunos comerciantes lanzan la basura a la calle y cuando llueve ésta es arrastrada hacia los desasgües, obstruyéndolos e impidiendo que el agua circule.

En la intercomunal Barquisimeto-Cabudare, en pleno semáforo de El Carabalí, la situación ya es desesperante por otra charca inmensa que allí se forma, dejando sólo un canal para los vehículos e inutilizando la parada para las personas allí ubicada.

Plan preventivo de limpieza en Palavecino

Las prolongadas lluvias que cayeron el viernes sobre el área metropolitana Barquisimeto-Cabudare no provocaron ninguna emergencia en el municipio Palavecino.

Lo afirmó el ingeniero Manuel Colls, director general de la alcaldía vecina, luego de haber hecho un recorrido por varias zonas consideradas como críticas cuando llueve.

Afortunadamente, dijo, las precipitaciones no han sido intensas y desde la alcaldía se llevó a cabo un programa de limpieza de bucos y quebradas en prevención de desbordamientos e inundaciones como las ocurridas en años anteriores.

Informó haber hecho un recorrido por sectores como Las Cuibas, Tabure, La Mata, El Placer, así como inspecciones a los puentes de El Tamarindo y El Mayal, constatando que las aguas estaban fluyendo con normalidad.

El director de la alcaldía de Palavecino agregó que el programa de limpieza de bucos y quebradas comprende una extensión de 13 kilómetros, aproximadamente, de los cuales ya se ha cubierto un 60% y se continuará hasta cumplirlo plenamente.

El ingeniero Colls también fue consultado sobre la delicada situación del Cuerpo de Bomberos de Palavecino y anunció para dentro de dos semanas la puesta en servicio nuevamente del camión cisterna.

Además, se mantiene el programa de recuperación de los otros equipos parados por falta de repuestos. Para eso están recibiendo colaboraciones de la empresa privada.

FUENTE: HUGO BOSCAN – EL IMPULSO