Regionales
Temor por el colapso de las viviendas sigue latente
Regionales

Hace un año justamente, distintas voluntades emprendieron el rescate del centro fundacional de Barquisimeto.

Por: Lorena Quintanilla.

Vecinos, amigos, autoridades y representantes de diferentes instituciones, preocupados por el deterioro de las viviendas, concertaron una serie de reuniones en el Centro de Historia Larense.

En un primer encuentro, efectuado en mayo de 2014, se habló del posible colapso de la Fundación Sociedad Amigos de Barquisimeto, en virtud del innegable deterioro y el descuido oficial.

De esas reuniones efectuadas semanalmente los días miércoles, surgió la Fundación Amigos por el Rescate del Casco Histórico, que en principio logró la fumigación de todas las casas, la asistencia del Instituto de Patrimonio Cultural y por último, recursos para la rehabilitación de Fundasab y de cuatro inmuebles en riesgo.

Se recuerda que la noche del 23 de julio se vino abajo el techo de la casa de la familia Chiossone Ríos. El 26 de agosto, la cornisa del patio central del Instituto Diocesano cedió.

El pasado viernes 8 de mayo, el techo de la Casa Bonita, se desplomó. Poco a poco ha venido derrumbándose este patrimonio y con él, la historia de la localidad.

“Justamente cumplimos un año de reuniones, las cuales sirvieron para manifestarle a las distintas autoridades nuestra preocupación por la sede de Fundasab ante el visible deterioro.

Aunque estamos muy agradecidos por la buena atención de la Alcaldía de Iribarren, tememos por el Instituto Diocesano y las otras casas en riesgo”, expresó Yuyita de Chiossone.

Recordó que la preocupación se centró en Fundasab.

Posteriormente, al sumarse varios vecinos, la angustia se extendió al resto de los inmuebles, también en peligro de colapso.

“Nos reuníamos el directorio de Fundasab, Centro de Historia Larense, Fototeca de Barquisimeto, Ateneo de Barquisimeto, Bandesir, bufetes de abogados y vecinos.

Hemos mantenido las reuniones de trabajo, en las cuales se constató y confirma el desgaste de la mayoría de las viviendas del sector.

En consecuencia, el Colegio de Abogados nos apoyó para constituir la Fundación Amigos del Casco Histórico de Barquisimeto, presidida por el ingeniero Raúl Azparren”.

A raíz de esas reuniones y la conformación de la citada fundación, se profundizó el diagnóstico, elaborado por la arquitecta Claudia Rodríguez.

Alcances

El acelerado deterioro de las infraestructuras implicó por parte de la Dirección de Saneamiento Ambiental, la fumigación de dos manzanas de la zona, con gravísimos problemas de comején.

En esos momentos la plaga está controlada pero deben mantenerse las casas limpias para evitar su reincidencia.

“Logramos que el Ejecutivo regional se hiciera cargo de su casa (Fundasab) y se responsabilizara de su recuperación. Sin embargo, no fue sencillo porque esa sede estaba ocupada por varios consejos comunales.

Su desalojo fue tardío. Pese al colapso que sufrió, creemos que es posible su rehabilitación. La manzana fundacional se puede rehabilitar”.

Indicó que la Alcaldía, a través del Instituto Municipal de la Vivienda (IMVI), con los escasos recursos que posee, asumió un proyecto para el rescate de las demás casas de la cuadra de la calle 24.

“Mañana (hoy) comienzan los trabajos por parte del IMVI. Será una rehabilitación muy limitada porque los recursos no son suficientes”.

Los trabajos serán de reforzamiento y protección de lo que permanece en pie.

Pudo evitarse

Este colapso, agregó la docente, pudo evitarse hace varios años. Tanto los Bomberos como Protección Civil realizaron inspecciones que certificaron el deterioro y los riesgos.

“La ocupación indebida por personas sin conciencia de la gravedad de Fundasab no permitió acometer los trabajos”.

Tras el desplome del techo de Fundasab, la Alcaldía coordinó con la Gobernación el apuntalamiento de la esquina de la carrera 17, donde se aprecia una cornisa desprendida.

“Queda pendiente algo muy importante: Mover a los familiares de los imputados que se ubican en la acera este de la calle 24. No pueden permanecer pegados a unas paredes a punto de derrumbe. Tampoco permitir el tránsito de peatones.

Las autoridades deben interceder. Hasta ahora sólo se ha limitado el tránsito automotor por un solo canal”.

El dato

El IMVI aprobó Bs. 10 millones de su presupuesto ordinario, aparte de lo autorizado por el Consejo Federal de Gobierno a mediados de 2014, cuando otorgó Bs. 15 millones a la Gobernación de Lara y Bs. 5 millones a Emica para restaurar Fundasab.

Aunque el IMVI debía iniciar en abril los trabajos en la casas de los Chiossone, Gil París y Yépez, se presentó un inconveniente con la contratista y en consecuencia, el instituto buscó otra empresa para ocuparse de la obra.

Emica no ha comenzado los trabajos de Fundasab porque aunque tiene cinco millones de bolívares aprobados, el Consejo Federal de Gobierno no ha hecho efectivo los recursos.

“Debido a los retrasos en la entrega de los recursos que debe enviar el Consejo federal de Gobierno no se intervino a tiempo la construcción que colapsó”, dijo el ingeniero Víctor Lucena del IMVI, quien precisó que deben cumplir con una serie de requisitos desde el punto de vista de las contrataciones y licitaciones, lo que atrasa el inicio de los trabajos.

La Fundación Amigos del Casco Histórico entregará hoy una correspondencia al presidente de Corpolara, Luis Reyes Reyes, a fin de que complemente los recursos para los proyectos de rehabilitación del casco histórico y de protección para el colegio Diocesano.

Foto: Ángel Zambrano.

Fuente: El Impulso