Regionales
Venezolanos buscan fármacos en Colombia
Regionales

Con urgencia, Jennifer Baena busca un marcapasos que requiere su mamá, recluida en la sala de observación del Hospital Universitario de Maracaibo. En ninguna de las ventas de insumos médicos del Zulia y de varios estados, lo encuentran.

 

La necesidad que no solventaron en el país llevó a la familia a traspasar la frontera y comenzar su búsqueda en Colombia.

 

“Mi papá se fue a Maicao, le dijeron que allá sí lo hay. Se fue a riesgo porque la frontera está cerrada, pero es mejor arriesgar a quedarnos aquí de brazos cruzados a ver si aparece el aparato”, expresó Jennifer, semiacostada en la silla de extensión que soporta su cansancio desde que su mamá llegó a la emergencia de uno de los  hospitales más grandes del occidente del país.

 

La paciente tiene  días hospitalizada luego de presentar un infarto cerebral. Durante años ha padecido de una insuficiencia cardíaca y ha superado varios infartos al corazón, lo que ha deteriorado su funcionamiento.

 

“Tiene la aurícula ventricular tapada. Si la tensión le sube le puede dar un paro y si baja se le coagula la sangre. Le mandaron a buscar un marcapaso temporal que no se consigue en el país por eso lo estamos buscando en Colombia”, contó la joven.

 

Pacientes con afecciones cardiacas y  con cáncer se ven en la necesidad de llegar por cualquier vía hasta Colombia para comprar su tratamiento al costo que sea.
 

Mélida Plata, presidenta de la Fundación Amigos de la Mujer con Cáncer de Mama, revela que las pacientes han pasado situaciones difíciles por la escasez de medicamentos en el país para el tratamiento oncológico.

 

“Cuando aparece algún medicamento ‘vuela’, porque son muchos los pacientes que lo demandan”, manifestó Plata.

 

Aduce que sus medicamentos los provee Badam y que en las últimas semanas trataron de comprar algunos para continuar su labor de ayudar a las pacientes a cumplir sus quimioterapias y esta institución no disponía de los fármacos en su stock.

 

“Nosotros pertenecemos a la Red Rosa formada por fundaciones que apoyan a las mujeres con cáncer de mama y muchas veces nos ayudamos con medicamentos, pero hay momentos en  que hay crisis y todas las fundaciones estamos en la búsqueda de los fármacos porque no los hay”, detalló.

 

Plata explicó que el Tamoxifeno y Aromasin son algunos de los medicamentos que más ha costado conseguir. “El Tamoxifeno se emplea como terapia complementaria para el cáncer de mama. Se utiliza durante un periodo de cinco años tras finalizar la cirugía y quimioterapia para disminuir la probabilidad de que se produzca una reincidencia del tumor”.

 

Algunas pacientes lograr acceder al tratamiento por la solidaridad de las pacientes que terminaron con sus ciclos y por familiares de pacientes que fallecen y donan los medicamentos que les quedaron.

 

“Por la angustia de no conseguir las medicinas, muchas han gestionado en Colombia, pero se consiguen con la traba de la frontera cerrada. Además, el costo en dinero es mucho mayor por el cambio de la moneda”, agregó.

 

El pasado 14 de diciembre las redes sociales estallaron en lamentos luego que la usuaria Adriana Medina a través de su cuenta en Twitter @cotidiana denunciara la muerte de su sobrino, de tres años, por no conseguir el medicamento Cardioxane que requería para realizar la quimioterapia y tratarle un cáncer de pulmón.

 

El Cardioxane es un protector cardíaco para personas en quimioterapia y es muy solicitado por los venezolanos en el vecino país.

 

“En la Liga contra el Cáncer de Colombia ofrecen una dosis del componente de Cardioxane en 850 mil pesos, que equivalen aproximadamente a 250 mil bolívares y mi mamá para cada sesión necesita dos dosis. Pero imagínate, aunque tuviera el dinero con la frontera cerrada ¿cómo lo traería?”, relató Jeiny Álvarez Aguilera, quien dice ya se ha cansado de buscarlo en las farmacias del país.

 

Después de enfrentar odisea por farmacias en Venezuela, el paciente Marcos Viloria, recurrió a sus amistades en Colombia para que le ayudaran a conseguir los medicamentos para su tratamiento. “En Colombia fue donde pude conseguir las ampollas de Decapeptyl, una hormona que bloquea la producción de testosterona”, afirmó Viloria.

 

El pasado 21 de diciembre la Federación Farmacéutica de Venezuela se reunió con el ministro de Salud, Henry Ventura, para acordar la distribución y comercialización de medicamentos, además, se convinó que el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex) participe en las reuniones por ser el ente que asigna las divisas.

 

“Estamos llenos de muy buenas intenciones, pero siempre vamos a depender de las divisas“, dijo el presidente de la federación, Freddy Ceballos.

 

“El sector medicamento es prioritario que esté por encima de todos los sectores, incluso por encima del alimentario. Si uno no consigue harina, uno come pan. Si no se consigue queso, se come jamón; pero los pacientes no pueden hacer eso con las medicinas”, agregó Ceballos.

 

El presidente de la federación anunció que se elaboró un listado con los productos en falla e insistió en la necesidad de colocar al sector salud como prioridad en la lista de liquidación de divisas.

 

Con Información de: Panorama / Carolina Bracho