Regionales
Victor Ruiz: Arias Cárdenas tiene en una ruleta rusa la salud de los zulianos
Regionales

Pacientes del ambulatorio Corito I denunciaron que el Servicio de Laboratorio está cerrado por falta de la Bioanalista y sus dos asistentes. La farmacia también está cerrada porque no hay personal ni medicamentos que ofrecer a los pacientes. El área de Odontología, cerrada por falta de insumos. El Departamento de Trabajo Social, cerrado. Y es que la Proveeduría no surte los insumos básicos y los medicamentos desde hace dos meses. Además, al menos cinco trabajadores esperan cargo desde hace un año y cuatro meses. Trabajan con las uñas y no cobran.
Esta es la realidad del ambulatorio Corito I, en la parroquia Cristo de Aranza, en Maracaibo y que este lunes denunció Víctor Ruz, diputado a la Asamblea Nacional. “Ya tenemos un año haciéndole seguimiento a la crisis de salud que se vive en nuestro estado y vemos con preocupación que la situación se mantiene. Las únicas respuestas que hemos obtenido han sido señalamientos y baños de pintura a las organizaciones”.
El problema en la distribución afecta a la coordinación Maracaibo 4, que abarca 10 ambulatorios de las parroquias Cristo De Aranza, Manuel Dagnino y Luis Hurtado Higuera. Entre ellos destaca Los Pinos, Los Robles, San Sebastián, Corito I, Corito II, La Misión y La Parcosa.
En el Ambulatorio La Parcosa la situación es similar. Laboratorio está cerrado por falta de equipos. Odontología no funciona desde hace dos años porque no tiene sillones. Y la Proveeduría tampoco surte los medicamentos desde hace dos meses.
“La situación es decadente y la crisis se extiende a todo el Zulia. Vemos una despreocupación del Gobierno con esta crisis. Esta problemática no se resuelve con largas colas o pagando de más, lo que está en juego es la salud de todos los venezolanos”.

En los hospitales también
La crisis no solo afecta a los ambulatorios, sino que aún se mantiene en los principales hospitales de la región. Tal es el caso del General del Sur, que desde el año pasado tiene un marcado déficit de enfermeras y camilleros. 
Hay fallas en los aires acondicionados, como el del piso 7, en Cirugía General; no hay productos para esterilizar los pabellones; la Unidad de Cuidados Intensivos funciona con deficiencias, de 14 camas solo hay seis a disponibilidad de los pacientes.
Faltan implementos como tensiómetro, atropina (para la reanimación cardiopulmonar), respiradores y equipos para la terapia de oxígeno. La mayoría de las medicinas e insumos los debe comprar el paciente. Las camillas y sillas de rueda están en mal estado y los teléfonos de comunicación interna no sirven, por lo que los familiares deben correr para buscar a los médicos. 
“Exhorto al gobernador y al presidente a que asuman la responsabilidad como un solo gobierno; y que Arias Cárdenas se deje de esconder tras las mentiras y fachadas pintadas de rojo. Tiene en una ruleta rusa la salud de los zulianos, que ahora pareciera que le echan la culpa de la escasez por enfermarse. La gente lo que quiere son medicamentos e insumos”.
De nuevo el parlamentario le hizo un llamado a Tania Mesa, Secretaria Regional de Salud, a una revisión exhaustiva a todos los ambulatorios y hospitales de la región para develar la realidad de la crisis que afrontan los centros de salud.

¿Chávez vive?
Yordan Arias, residente del sector Haticos, se acercó este lunes en la mañana al ambulatorio Corito I. Requería unos exámenes odontológicos pero el servicio estaba cerrado. “Tengo varias semanas viniendo porque necesito unas pruebas de laboratorio, pero me dicen que tampoco está funcionando”. Lo mismo le sucedió a Estefani Jiménez, que en su primera visita al centro de salud no le pudieron hacer los exámenes de sangre que debía llevarle al médico. “La atención fue buena, pero no me pudieron prestar el servicio”.
Amarilis Guzmán, paciente, denunció además que los baños del ambulatorio no funcionan y la sala de espera no tiene aire acondicionado. Reiteró que el laboratorio tiene más de dos meses cerrado. 
Trabajadores de la institución salieron con un afiche gigante del fallecido Hugo Chávez. Su consigna, “Chávez vive vive, la lucha sigue sigue”. Más allá de eso, no ofrecieron ninguna respuesta a los reclamos de la comunidad. Aseguraron que todo funciona con normalidad pero no dejaron ingresar al parlamentario ni a los medios a constatar la situación. En medio de la discusión, una doctora aceptó que el laboratorio no funcionaba.