Reporte 33
“Al hablar de revocatorio en 2017, el gobierno acepta la transición”
Reporte 33

Por Sofía Torres

“La oposición desapareció en 2005 y resurgió en 2015 con el triunfo del 6 de diciembre, se reconstruyó en las peores condiciones que podía haber, porque los políticos hicieron lo que tenían que hacer y no hicieron caso a los radicales de salón”. Así lo sostuvo Carlos Raúl Hernández durante su participación en el Talk Show: Venezuela por el cambio.

En el evento fue realizado por la Cámara Inmobiliaria de Venezuela (CIV)  la tarde de este lunes, en Caracas, y reunió a destacados especialistas en materia económica, política y social. Felipe Pérez Martí, Luis Vicente León, Ángel Oropeza y Elías Pino Iturrieta integraron el panel.

Hernández señaló que al hablar de la posibilidad de efectuar el referéndum revocatorio en 2017, el Gobierno acepta la transición, al tiempo que advirtió que “por muy chocante que suene”, la salida de esta situación de crisis apunta a la negociación-un elemento esencial de la política- con el chavismo y los militares.

“Lo que ocurre en Venezuela debe ser visto en el marco de la lucha por la democracia. Cuando Chávez logró acabar con los partidos tradicionales, se produjo el nacimiento de  movimientos jóvenes, pero estos movimientos cometieron errores y la oposición sufrió muchos golpes”, explicó el politólogo.

Agregó que después de la victoria de las elecciones parlamentarias del año pasado, la oposición abandonó la estrategia que la condujo hasta el parlamento, optó por  confrontar al Gobierno y además le puso fecha de caducidad.  Manifestó que cuando la alternativa democrática eligió el revocatorio como la única opción, “se entrampó”.

En etapa terminal

Ángel Oropeza determinó que el régimen se encuentra en una fase agónica,  reflejada  en el quiebre de autoridad moral para gobernar, el declive del apoyo popular, la imagen internacional deteriorada, el debilitamiento del monopolio de la violencia legítima y la fractura de la clase gobernante.

En ese sentido, se preguntó ¿cuándo muere el paciente?, a lo que inmediatamente respondió: puede estar en coma mucho tiempo.

El psicólogo y analista político consideró que  la principal y casi única debilidad del gobierno es su falta de apoyo electoral, por eso, dijo, “hay gente que apuesta a otros escenarios diferentes al comicial y la cúpula  juega a cualquier otra cosa que no sea contarse este año”.

Entretanto, Elías Pino Iturrieta destacó el civismo novedoso que existe en el presente  e inédito en la historia de Venezuela, como un elemento esperanzador para quienes claman por un cambio definitivo.

El también profesor universitario habló de un movimiento autónomo, ajeno al control de partidos políticos y de la Iglesia Católica como un actor determinante en situaciones futuras.

Pino Iturrieta alegó que existe cierta precariedad en la dirigencia política y que se valora a “segundones del pasado” como figuras primordiales de la actualidad.

La crisis no ha llegado a su clímax

Luis Vicente León precisó que un 75% de los venezolanos votaría en contra de Maduro en un referéndum revocatorio, lo que devela, sin duda, un deseo de cambio.

Según el presidente de Datanálisis un 94% de la población evalúa la situación del país como mala o muy mala y el 93% rechaza las expropiaciones.

León afirmó que los militares integran un sector participante en la  escena política y estos tendrían que negociar si se ven forzados a pasar de “la represión pasiva a la represión activa”. “Las negociaciones se hacen con quien tengan que hacerse para lograr el objetivo”, sentenció.

Advirtió que la crisis va a empeorar, aún no ha llegado a su clímax y se tendrán que hacer ajustes de precio“de una manera brutal”.

Por su parte, el exministro de Planificación y Desarrollo (2002-2003), Felipe Pérez Martí, descartó un posible defaultpara 2016 ó 2017, porque trae más complicaciones que pagar la deuda y el gobierno lo sabe. Además, expresó que se requiere liquidez, solvencia y confianza, lo que se puede lograr con reformas en el sistema productivo, sin ayuda de órganos internacionales.

Desde el sector inmobiliario

“¿Será que podremos seguir vendiendo viviendas si la gran mayoría de nuestros conciudadanos está pasando hambre?” Esa fue una de las interrogantes que se planteó el presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, Carlos González, en su intervención, quien también dejó claro que a partir de 2010 el Gobierno redujo significativamente la construcción de soluciones habitacionales por parte del sector privado.

González cuestionó la regulación de precios de viviendas del mercado secundario al considerar esta medida perjudicial para la propiedad privada y para el esfuerzode las familias venezolanas.

@soficarol21