Reporte 33
ALS: 8 comedores populares enfrentan la crisis alimentaria en Caracas
Reporte 33

Alimenta La Solidaridad sigue creciendo. Próximo a cumplir su primer año, este proyecto, dirigido por Roberto Patiño, co-fundador de Caracas Mi Convive, y dedicado a ofrecer un almuerzo diario a niños afectados por la crisis alimentaria en sectores de la ciudad capital, inauguró su octavo comedor en la calle La Colmena de la parroquia Antímano.

Este viernes 09 de junio, 50 adolescentes se integraron por primera vez a esta iniciativa, que cuenta actualmente con 695 beneficiarios. El programa, que comenzó en 2016,  ya funcionaba con un comedor en Carapita, en Las Mayas, en Los Mecedores, Cota 905 y tres más en La Vega, específicamente en los sectores La Isla, Las Casitas y San Miguel.

“Estamos muy agradecidos y complacidos por este apoyo que nos está brindando el programa Alimenta La Solidaridad porque le permite al chamo sentirse más potenciado en lo humano, en lo profesional y en lo personal”, expresó Rafael Peña, uno de los colaboradores del nuevo comedor.

 

Barriga llena, corazón contento

“Hay veces que en mi casa no hay mucho alimento y tengo que ir a la escuela sin comer (…) Uno viene a estudiar, a echarle pierna sin comer porque uno tiene que luchar”, comentó Luis Palmas, un joven de 17 años que, a raíz de la aguda situación que azota al país, logra comer dos veces al día, una en la mañana y otra en la tarde. Sin embargo, ahora podrá completar sus tres comidas diarias al recibir en Antímano un almuerzo elaborado entre las 40 madres de la comunidad comprometidas con la causa.

Desde su inicio el  programa de alimentación ha buscado promover la solidaridad como un valor fundamental para alcanzar el desarrollo  y responder a la crisis alimentaria que vive  Venezuela  y afecta el sano crecimiento de infantes y jóvenes de localidades desasistidas.

El menú que reciben los beneficiarios, de lunes a viernes, es diseñado por nutricionistas, de modo que se ofrecen comidas balanceadas.

Alimenta la Solidaridad se sustenta con donaciones de dinero e insumos, y se desarrolla gracias a la colaboración de líderes comunitarios y voluntarios.