Reporte 33
Ansiedad y desmotivación: ¿Trastornos del venezolano?
Reporte 33

Redacción Dossier 33 – @Dossier33

La elevada conflictividad política y social que se impone en el país, ha hecho que durante los últimos meses la salud mental del venezolano tome la agenda pública. Especialistas, en reiterados pronunciamientos, abordan los padecimientos que asaltan al ciudadano común, que vive en un clima hostil y de plena incertidumbre.

La psicólogo clínico, María Teresa Egui, explicaba durante un programa de radio, que la ansiedad es una reacción emocional frente el temor y se diferencia del miedo porque se presenta ante situaciones desconocidas, sin saber que desencadena el malestar, o ante situaciones que pueden ser conocidas, pero aún no han ocurrido. La define como anticipatoria: “Qué va a pasar en el país”.

Comentó que la ansiedad como emoción también es adaptativa debido a que es una señal de alarma que nos prepara para reaccionar ante escenarios que ameritan una respuesta, como la  huida o el ataque, y evita la paralización.

Egui sostuvo que cuando se habla de ansiedad como trastorno, es porque ya ha alcanzado dimensiones patológicas y resulta incapacitante, en distintas áreas de la vida de la persona, y en vez de propiciar una reacción, paraliza.

“Una fuente de ansiedad son nuestros propios pensamientos, generalmente el panorama que visualizamos es el más negativo. Lo más recomendable es buscar ayuda especializada. Más que evitar los pensamientos, hay que ponerles un orden, comprender de dónde vienen y por qué están allí e interfieren en la cotidianidad. Es importante poder contar con espacios de tranquilidad, en la medida en que estamos tranquilos tenemos mayor dominio de nosotros mismos y nuestras emociones, cuando no hay control, nos paralizamos”, precisó la especialista.

Capacidad emocional en out

La presidenta del Colegio de Psicólogos de Miranda, Yelena Yanes, conversó en un espacio del circuito radial Éxitos, acerca de la afánisis, una palabra que recomendó no utilizar, pues es un término de psicología profunda. Señaló que tiene que ver con un miedo al deseo vital, asociado incluso al deseo sexual.

“Qué nos pasa a los venezolanos que estamos tan agotados y estresados, perdiendo el deseo de vivir y disfrutar, todos no da igual. Esa actitud de desdén,  pudiera estar pasando más que con depresión con un estado de ansiedad y agotamiento. Hemos llegado a un nivel tal de estrés ante las condiciones sociales y económicas que ya nuestra capacidad emocional esta en “out”. Eso es grave, más que tener mucha rabia o mucho dolor”.

Yanes manifestó que es preferible estar en un estado extremo que de  indiferencia, porque si todo da igual pareciera que no hay nada que permitiera retomar un  equilibrio. “Estamos conectados a una corriente, que tiene subidas y bajadas, pero el que tiene afánisis está desconectado y eso no es humano”, precisó.

La psicólogo aclaró que la afánisis no es propia de nuestra idiosincrasia, sin embargo se presenta en estos momentos críticos. Enfatizó en que no es característica del venezolano promedio, ya que  nuestra población, que presenta resiliencia,  está más dada a la tristeza o a trastornos de pánico.

Al ser consultada acerca de la pausa que se reporta en las protestas, recalcó que esta pausa es necesaria y se denomina psíquica. Afirmó que  “el golpe permanente de estrés es muy positivo en acción pero muy negativo en la capacidad de resistir del ser humano”. Insistió en que hay que respetar ese alto temporal, que no significa abandono.