Reporte 33
Antonio Paiva: Las economías que dependen de un commodity no deberían dolarizarse
Reporte 33

Sofía Torres @soficarol21

El  alza en la cotización del dólar ahora asociada a las criptomonedas, por algunos “vivos” que pretende obtener beneficios a corto plazo, traerá “efectos perversos”. Así lo advierte el economista Antonio Paiva, al tiempo que indica que quienes hoy están felices porque venden sus divisas a 350 mil bolívares, mañana se quejarán cuando tengan que pagar precios exorbitantes en casi todos los rubros.

Para Paiva la página Dolar Today ofrece  un cálculo preciso, ya que establece la triangulación entre el cambio del bolívar-peso, bolívar-dólar, por simple regla de tres, y así  determina un precio referencial.

El También profesor universitario afirma que si el dólar de Cúcuta tiene la distorsión de conformar un mercado pequeño, el de la criptomoneda es terriblemente  pequeño,  pues en Venezuela  son muy pocos los que transan con ese instrumento.

“Se prevé una aceleración inflacionaria feroz.  En este caso, recomiendo prudencia, si no se necesita para una medicina o para un repuesto del carro, hay que tratar de no comprar divisas, así se presiona y  baja la tasa”, puntualiza y acto seguido reconoce que es una sugerencia  difícil de cumplir  porque para preservar los activos, la gente se ampara en el dólar.

El especialista define el  mercado de la criptomoneda como muy volátil, y en ese sentido explica que en menos de 7 meses ha tenido dos bajones importantes y que  hay incluso jornadas que pierde un 20 %. Comenta que dos Nobel de economía han resaltado que estamos ante la mayor burbuja del mundo (Rogoff)  y que lo que impulsa el bitcoin es su historia (Shiller).

En referencia al Petro señala que se trata de un mecanismo financiero para obtener utilidades y que es ilegal porque atenta contra el documento principal de Venezuela, la Constitución que señala que no se puede hipotecar el petróleo ni los recursos mineros. “Internacionalmente se ha recomendado no hacer operaciones con ese instrumento, y el gobierno alega que hay operaciones por 7 mil 500 millones de dólares, pero nadie sabe quién compra”, precisa.

Al abordar el tema de la dolarización de la economía venezolana,  planteado actualmente porque en otros países que han atravesado por situaciones críticas se ha implementado, Paiva indica que la medida puede frenar la inflación e hiperinflación en un tiempo muy breve, de implementarla en tres meses la inflación estaría en 10%, y en cinco meses, alcanzaría un solo dígito.

Sin embargo, argumenta que las economías que dependen de un commodity no deberían dolarizarse porque, en el caso venezolano,  cuando el precio del petróleo baje o haya problemas de producción, el Banco Central no tendrá la capacidad de emitir y acuñar dinero, pues no puede emitir ni acuñar dólares. En consecuencia-dice- se limita la política monetaria y cambiaria.

“La misma economía estadounidense pasó por una crisis hipotecaria en 2008 y se recompuso gracias a que el Banco Central de ese país pudo emitir dinero (dólares)”, apunta el economista.

Paiva considera que lo que debe hacerse es disciplinar las cuentas fiscales, que el gobierno no gaste más de lo que le ingresa y aplique un agresivo programa de privatizaciones para frenar la corrupción, burocracia e ineficiencia, que impide que en el país haya una correspondencia entre los bienes y servicios y la cantidad de dinero que circula.