Reporte 33
Claudio Nazoa: El humor es enemigo de los gobiernos, hasta de los que son buenos
Reporte 33

Por Sofía Torres @soficarol21

Si Claudio Nazoa viviera en El Vaticano El Papa Francisco estuviera fregado. Nazoa justifica esa afirmación al alegar que el humor no puede estar de acuerdo con ningún gobierno, ni con los que son buenos. Tampoco puede ser “rastrero”, ni su propósito la maldad.

Si algo bueno ha ocurrido en Venezuela en estos últimos de 17 años, sostiene el humorista,  es que la gente se ha vinculado con la política, pues muchos decían que no se metían en ella. “Ahora cuando alguien va al mercado y no hay papel tualé o  no consigue leche, está en la política’’.

Libertad de expresión y libertad para fastidiar

Los estudiantes tienen que ser enemigos del director de la escuela, él tiene que ser el objetivo de los humoristas porque representa la autoridad.  A los humoristas nos molesta la autoridad, hasta la que es buena.

Es muy feo un humorista a favor del gobierno, más en Venezuela. Los programas cómicos del canal ocho dan rabia y los serios dan ganas de reír. Esa es la gran prueba de que el humor no puede ser rastrero, no se dobla.

Durante estos 17 años de mal humor en el país han surgido expresiones de gente joven como nunca antes había pasado. Los dibujantes venezolanos  crecieron: Pinilla, Weil, Rayma, todos han surgido en esta época porque no hay cosa más sabrosa que hacer los prohibido. Cuando a uno le prohíben algo es que provoca hacerlo, ¿por qué creen que en las funerarias la gente echa chistes?, porque es horrible, uno va ahí es a llorar y hablar calladito como si el muerto se va a despertar, es algo muy raro.

Laureano Márquez y yo hemos formado parte de ese proceso en el que nosotros tenemos la libertad de expresión y el gobierno tiene la libertad de fastidiarte como quiera hacerlo, porque ejercimos la libertad de expresión.

El que te va a fregar te ama

Cuando las crónicas de Laureano son muy fuertes, él sabe que el día lunes el Seniat lo va a llamar. De entrada la persona que lo va a fregar le dice: no tiene nada que ver con lo que escribiste. Él es el rey de las multas. Chataing, Emilio y yo tenemos que salir a hacer funciones para pagarle la cosa.

El argumento del funcionario es que la fecha del recibo no coincide con la fecha de la compra, algo absurdo. Entonces Laureano finalmente pide que le pongan la multa. Cuando se va, las tres mujeres que estaban en el lugar le piden que se vaya por el ascensor. Se mete en el ascensor y con él las tres mujeres, que pusieron pare y encerrados todos le pidieron una foto, autógrafos.

La locura está al día, porque la persona que te va a fregar te quiere, te adora.

A las 5 de la mañana nos encontrábamos en Maiquetía, íbamos a Miami a hacer un show y un oficial de la Guardia Nacional me llama. Me pregunta si yo soy el que se la pasa hablando paja del comandante y me metió para el cuartico. El oficial andaba con un soldado raso a quien le pidió que se retirara y apenas cerró la cortina, me agarro el hombro y me dijo sigan echándole pichón que a estos desgraciados hay que sacarlos.

A mí también me llamaron del Seniat, fui con el abogado y todas mis carpetas. Llegué bravo y el tipo que me iba a fregar lo primero que me dice es: coman huevos. El tipo fue condescendiente para que no me fregaran más de la cuenta y cuando me voy me pide un  chistecito ahí.

Terminé rodeado de  un montón de gente con sus franelas rojas esperando a que les contara un chiste de Maduro.

Curiosamente, ellos tenían más miedo que yo. Ellos que tienen el poder de fregarme, que son la autoridad, que me pueden tocar el bolsillo y si lo disponen, puedo ir hasta preso. Se metieron debajo del escritorio para reírse. Estaban aterrorizados con el humor.

El humor, por más ácido, tiene que estar lleno de amor; el humor odioso no existe, para hacer maldad no existe. No puede haber un humorista que sea mala persona.