Reporte 33
Colombia: trecho corto e incierto hacia la paz
Reporte 33

La entrada en vigor del acuerdo de paz alcanzado entre el Gobierno de Colombia y las FARC será sometida a votación el próximo 2 de octubre. Lo único que parece amenazarla es la marcada polarización en torno a ese pacto.

Este 25 de agosto, el ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, celebró el acuerdo de paz logrado un día antes por los representantes del Gobierno colombiano y los guerrilleros de las FARC con las siguientes palabras: “Deseo que el éxito alcanzado en La Habana sea también un impulso para el proceso de negociación, actualmente estancado, con el Ejército de Liberación Nacional (ELN)”. El tono optimista del político socialdemócrata es comprensible, pero en el país sudamericano no todos dan por sentado que el pacto sellado en Cuba vaya a ser aceptado cuando se someta a votación popular el próximo 2 de octubre.

Aunque el camino hacia el plebiscito es corto y luce libre de obstáculos burocráticos, el electorado colombiano se muestra polarizado de cara a los seis puntos generales expuestos en el convenio de doscientas páginas: Reforma Rural Integral, Participación política: apertura democrática para construir la paz, Cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y la dejación de las armas, Solución al problema de las drogas ilícitas, Víctimas yMecanismos de implementación y verificación. Si la mayoría de los colombianos le dice “No” al acuerdo, el Estado acatará su decisión, independientemente de que haya invertido 45 meses en negociar con las FARC.

El Ejecutivo de Juan Manuel Santos no puede sino confiar en la campaña por el “Sí” y en su talante persuasivo, y cumplir los requisitos para que el plebiscito se celebre. Este jueves (25.8.2016), el mandatario ordenó divulgar el contenido del pacto con las FARC; la Constitución establece que la información alusiva al objeto de un plebiscito debe ser de dominio público en los treinta días previos a la consulta. Además, Santos entregó al Congreso un documento que contiene una copia del acuerdo en cuestión, la petición de autorización del referendo, la fecha propuesta para su consumación y la pregunta que se les planteará a los electores.

Llamado a las urnas

El Senado y la Cámara se pronunciarán separadamente sobre la solicitud entre el martes y el miércoles (31.8.2016), según el presidente del Senado, Mauricio Lizcano. Por ley, los congresistas tienen hasta un mes para dar su respuesta; si éstos incumplen ese plazo, el presidente Santos puede emitir un decreto para convocar al plebiscito y hacer pública la pregunta de rigor. Sin embargo, es poco probable que haya retrasos en esta materia. Después de todo, los oficialistas son mayoría en ambas cámaras. Los opositores del pacto de paz con las FARC sólo poseen 19 de 166 escaños en la Cámara de Representantes y 19 de 102 curules en el Senado.

El registrador nacional, Juan Carlos Galindo, ha advertido que apenas le quedarían cinco semanas para organizar el referendo e insistido en que requiere por lo menos siete semanas para lograrlo. Hasta ahora, ese es el único argumento técnico en contra de que la votación se paute para el 2 de octubre. Cuando los congresistas le den luz verde, los promotores del “Sí” y el “No” entrarán en acción bajo el escrutinio del Consejo Nacional Electoral y sin financiamiento estatal alguno.

ERC ( EFE / dpa / Semana / El Tiempo )/DW