Reporte 33
Constituyente comunal: fraude constitucional (Reacciones)
Reporte 33

Dossier 33

El presidente Nicolás Maduro convocó, desde la avenida Bolívar de Caracas, una Asamblea Nacional Constituyente. Se trata, dijo, de una Constituyente ciudadana, obrera, comunal, indígena, no de partidos políticos, y en ese sentido, llamó al pueblo a preparase para una gran victoria.

El anunció se hace mientras la dirigencia opositora exige la restitución del hilo constitucional en la calle, desde hace un mes, con movilizaciones ciudadanas, y una vez que el mismo Jefe de Estado  ha hablado de elecciones y diálogo, de este último, en reiteradas oportunidades.

El mandatario indicó que asumiría todas las consecuencias y remitiría la propuesta -aún confusa- al Consejo Nacional Electoral, tras la realización de un Consejo de Ministros. Mencionó a aproximadamente 500 constituyentistas, de los cuales cerca de 250 serían electos por grupos sectoriales, y otros por circunscripciones municipales.

“¿Quieren diálogo? ¡Poder Constituyente! ¿Quieren elecciones? ¡Poder Constituyente!”, gritó Maduro y recalcó que los poderes constituidos no podrán contradecir a la ANC.

Las reacciones ante la propuesta  que ya había advertido el presidente del Parlamento, Julio Borges, como la consolidación de un continuo golpe de Estado, fueron inmediatas.

El constitucionalista José Ignacio Hernández explicó que “el fraude es claro: pretende convocarse una constituyente popular que concentre todas las funciones y profundice el golpe de Estado”. Pidió no caer en el error de decir que el Presidente convocó una Asamblea Nacional Constituyente, porque  el anuncio de hoy nada tiene que ver con ello.

Por su parte, el abogado Juan Manuel Raffalli  sostuvo que la Constituyente comunal o del Poder Popular no está prevista en la Constitución y no es vinculante para todo el país. Agregó que si se convoca,  según la Carta Magna, eso significaría “el fin del librito azul y una bofetada al comandante  eterno”.

Indicó que una Constituyente con 500 miembros “es una táctica dilatoria  chimba para zafarse de la presión del pueblo pidiendo elecciones”.

El constitucionalista José Vicente Haro aseguró que lo que se pretende es imponer la reforma rechazada por el país en 2007 y el Plan de la Patria, así como lograr lo que que el TSJ no ha podido: destruir la Constitución y la Asamblea Nacional.

El diputado Luis Emilio Rondón afirmó que de acuerdo a la CRBV el pueblo es el único que puede validar la convocatoria, mientras el también parlamentario Henry Ramos Allup enfatizó en que el llamado de Maduro no es a una Constituyente sino una a “prostituyente”, que no puede existir sin bases comiciales aprobadas por votación universal, directa y secreta por todos los electores REP.