Reporte 33
“Del buen salvaje al buen revolucionario”: trascendental y vigente
Reporte 33

Por Sofía Torres

La mañana de este martes se desarrolló un foro en los espacios del Centro Cultural Chacao para conmemorar los 40 años de la obra“Del buen salvaje al buen revolucionario”, reeditada por  Libros El Nacional.

Cedice organizó el evento al que asistieron los ponentes Colette Capriles, Trino Márquez, Carlos Raúl Hernández y Juan Carlos Hidalgo, para analizar la trascendencia y vigencia del pensamiento de Carlos Rangel. El panel también atendió y respondió a las inquietudes de los asistentes.

Colette Capriles, a quien correspondió la primera intervención, se refirió a la reedición del ejemplar como una especie de profecía, de apocalipsis, al tiempo que sostuvo que el artífice de tan importante publicación no cesó en su “afán crítico” con la izquierda de los años 60.

El intelectual y periodista enfrentaba la concepción marxista del Estado con planteamientos innovadores y desafiantes en Venezuela y Latinoamérica para la década del 70, donde existía el furor del estatismo y en el campo académico y político dominaba la teoría dela dependencia. Frente a ello, explicó Trino Márquez, Carlos Rangel, “polemista implacable y gran batallador” nutrido del liberalismo clásico, proponía para el crecimiento sólido y próspero del país, instituciones independientes y fuertes que se impusieran ante las personalidades autocráticas y caudillescas.
Por su parte, Carlos Raúl Hernández enfatizó en la enseñanza del  autor de “Del buen salvaje al buen revolucionario”: la democracia es una fortaleza asediada, cuya desconsolidación la provocan sus propios factores de poder. Agregó que “el comunismo que era como Drácula, por esos milagros políticos, revivió y América latina se contagió con ese virus”.

Hernández, destacó, entre otras cosas, que Rangel tenía la convicción de que no es posible la libertad sin una democracia representativa, es decir, entendía la relación entre libertad, democracia y partidos políticos.

Juan Carlos Hidalgo expresó que el diagnóstico de lo que hoy vive la región fue hecho hace 40 años y que más que inventar un mensaje hay que rescatar y renovar el de Carlos Rangel, quien en su libro aborda tres movimientos: el caudillismo peronista, la llegada del marxismo a Chile, a través de mecanismos democráticos y el militarismo  revolucionario de Perú, aplaudido por la intelectualidad. Para Hidalgo estos tres factores confluyeron en Venezuela, un país que para el tiempo en el que se escribió el libro, contaba con una democracia emblemática.