Reporte 33
El boom económico británico se mantiene tras Brexit
Reporte 33

El panorama es optimista para el Reino Unido: disminución del desempleo, aumento de las ventas y precios estables

En un artículo publicado este viernes 19 de agosto en el diario The Telegraph, se señala que la estabilidad económica británica se mantiene tras la decisión del Reino Unido de separarse de la Unión Europea, y la situación está mejorando, a pesar del Brexit.

La nota, que se titula Brexit boom: las cinco cifras que muestran que Reino Unido escapó del apocalipsis económico, revela que la situación económica de Gran Bretaña está bastante estable e incluso mejor de lo que estaba antes: “Los primeros datos económicos de julio —el mes luego del Brexit— fueron publicados esta semana y muestran que no existe señal de un colapso económico inmediato”, se lee en el artículo.

El desempleo ha disminuido, los precios están estables, los inversionistas seguros y el gobierno tuvo un superávit presupuestario en julio. Estas son algunas de las cosas que han sucedido tras el «alarmante Brexit».

Estas son las cifras que señala The Telegraph:

Disminución del desempleo
De acuerdo con los datos económicos publicados, “el número de personas que solicitó beneficios relacionados con el desempleo se redujo en julio en 8.600”; pasó a ser 736.300.

Asimismo, de acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas, hubo un aumento sustancial del empleo en Reino Unido y una disminución del desempleo de 52.000 entre junio, julio y agosto. Esto indica que no hubo, de ninguna manera, un impacto negativo en el empleado a raíz del referéndum.

En estos momentos el desempleo está en su punto más bajo desde 2005 y, en un positivo contraste, la tasa de empleo está en su punto más alto desde 1971.

No obstante, el artículo sí señala que las tasas de contratación pudieron haber tenido una leve disminución tras el Brexit.
Aumento del gasto del consumidor
Los consumidores en Reino Unido salieron a comprar de forma desaforada: de acuerdo con las cifras, las ventas crecieron hasta 5,9 % en julio de este año, comparado con el mismo mes de 2015.

Particularmente, se disparó la venta de bienes como relojes o joyas, así como los zapatos y artículos vintage.

Sin embargo, señala la nota, es posible que ese aumento de las compras y las ventas se haya debido, en parte, a la caída que tuvo la libra luego del Brexit. Es posible que, debido a que la moneda estaba más barata, los turistas hayan aprovechado.

De acuerdo con economistas, son los consumidores los que deberían ayudar y garantizar estabilidad a los empresarios que están preocupados por los resultados del referéndum.

Los precios se mantienen estables
A pesar de lo que se esperaba, la economía británica se mantiene bastante estable. SegúnThe Telegraph, los precios, que el año anterior al referéndum habían aumentado, se mantuvieron firmes luego del Brexit. Sólo hubo un aumento de 0,6%, en contrate con lo que esperaba el Banco de Inglaterra: 2%.

Durante los doce meses antes de junio de este año, hubo un aumento general del sueldo de 2,4%, y el poder adquisitivo del trabajador aumentó 1,9% durante ese año —”una señal positiva para las familias británicas y para la economía”.

Ciertamente, la inflación subió 0,5% hasta junio de este año, y en julio llegó a 0,6%. Pero esto aún es insignificante con respecto al crecimiento del poder adquisitivo del consumidor.

El déficit presupuestario descendió
De acuerdo con Oficina Nacional de Estadísticas, el préstamo del gobierno ha disminuido fuertemente desde agosto de 2015. Según se indica, al sumar el financiamiento neto más el del sector público el resultado es de 75,3 millones de libras; en contraste, en agosto de 2016 la cifra disminuyó a 23,7 millones de libras.

Esta caída es parte de la decisión del gobierno de abandonar el plan anterior de mantener un excedente presupuestal. Y las cifras del endeudamiento de julio revelan los primeros resultados de eso.

Además, la Tesorería, la cual maneja un superávit de un millón de libras —recibe más impuestos de los que gasta— tuvo una disminución de 0,2 millones de libras en comparación con julio de 2015.

El pronóstico es que no hay ni habrá recesión
El último pronóstico económico de la agencia crediticia Moddy’s, predice que la economía del Reino Unido se ralentizará moderadamente, pero no existe posibilidad de que entre en recesión.

De hecho, Moodys publica unas cifras bastante optimistas: se espera un crecimiento de 1,5% durante este año, y de 1,2% en el 2017 —un crecimiento lento y moderado; pero que evidencia una estabilidad impensable y, además “sitúa a los próximos años a la par del crecimiento del PIB que se vio durante la recuperación económica de 2011 y 2012”.

Orlando Avendaño/Panampost