Reporte 33
El efecto López
Reporte 33

Dossier 33 – @Dossier33

Tras permanecer tres años y cinco meses recluido en la cárcel militar de Ramo Verde, Leopoldo López quedó bajo arresto domiciliario la madrugada del pasado sábado. La medida dictada por el Tribunal Supremo de Justicia ha suscitado varias lecturas, la máxima corte atribuye  la decisión a problemas de salud del líder opositor,  y otras percepciones se orientan al logro de un  resultado concreto, luego de 100 días de protesta y un fuerte trabajo con la comunidad internacional.

El traslado de López a su residencia, asoma, sin duda, la posibilidad real de un entendimiento entre los factores políticos. Su esposa, Lilian Tintori, en sus primeras declaraciones manifestó  su agradecimiento a los hermanos Rodríguez, Jorge y Delcy, quienes acompañaron al detenido hasta su casa, así como su disposición a trabajar en conjunto para encontrar una solución a la crisis que arropa al país. Tales señalamientos fueron altamente cuestionados por parte de ciertos sectores, en los que todo acuerdo, negociación y diálogo con el gobierno es inaceptable.

El expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, en condición de mediador, se dedicó durante meses al caso Leopoldo López y mantuvo conversaciones en tal sentido, con el alcalde de Caracas Jorge Rodríguez. Y aunque López no estuvo de acuerdo, en principio, con salir de Ramo Verde, porque quería ser el último en abandonar el recinto carcelario, Tintori, quien descartó negociación alguna,  aclaró que la decisión la tomó de forma unilateral “el régimen”, pues no compete a los presos “decir a dónde y cuándo van”

Uno de los abogados defensores, el exministro de Justicia y exalcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, indicó que a López “no se le ha exigido ni planteado ningún tipo  condicionamiento”. Recalcó que “esto es muy importante, frente a la hipótesis de que Leopoldo hubiese tenido que resignar sus planteamientos, el primero de los cuales sigue siendo la exigencia de libertad del resto de presos políticos”.

La medida de la casa por cárcel para el líder de Voluntad Popular, es interpretada por parte de la comunidad internacional como una oportunidad de reconciliación nacional y salida democrática a la grave situación de Venezuela, tal como lo aseguró el Secretario General de la OEA, Luis Almagro. La acción, que madrugó a muchos, también fue celebrada públicamente por la dirigencia de la oposición, que a la vez evidenció, transcurrido poco tiempo, contradicciones a lo interno, en la toma de decisiones enmarcadas en su agenda.

El preso de conciencia, como lo bautizó Amnistía Internacional, fue hasta la semana pasada, la última carta que se pensó se jugaría el gobierno, sin embargo, este paso fue inesperado y funge como un buen presagio para destrancar el juego político. No obstante, figuras del liderazgo de la Unidad se mantienen resistentes ante una eventual negociación.

“La voz del pueblo”

A pocas horas de conocerse el arresto domiciliario de López, la Unidad anunció, a través del diputado de VP, Juan Andrés Mejías, un trancazo para  este lunes, de 12 del mediodía a 2 de la tarde. Seguidamente, el vicepresidente de la AN y coordinador nacional de la tolda naranja dijo que escucharían al pueblo y asumirían su llamado, entonces la tranca nacional sería 10x10x10 (lunes 10, a las 10 de la mañana por 10 horas), de 10 de la mañana a 8 de la noche. El movimiento estudiantil coincidía en su convocatoria con el horario extendido.

Por su parte, el gobernador de Miranda, Henrique Capriles, expresó en Twitter : “Hay que tener buena memoria después de haber mentido.Mañana usted protesta las horas que quiera. Usted es dueño de sus derechos y del país.Seguimos”.

Finalmente y entre informaciones contradictorias emitidas por dirigentes de la coalición opositora, se impuso “la voz del pueblo” en una de las actividades, que antecede la consulta popular del domingo 16, para frenar el proceso constituyente propuesto por Maduro.

Así las cosas, con una Constituyente en puertas, un clima de elevada conflictividad política y social, y una importante jornada para medir fuerzas en la calle, ¿buscaba el gobierno con la medida de López promover la división en la oposición?