Reporte 33
Jesús Rafael González: “En el entendimiento se encuentran las mejores soluciones”
Reporte 33

Sofia Torres @soficarol21- Dossier 33

Como sociedad hemos sido incapaces de establecer una ruta de diálogo que permita darle solución a los problemas concretos: la gente y el país claman por la reconstrucción de nuestro sistema e instituciones y el rescate de la calidad de vida. Este es uno de los planteamientos del politólogo Jesús Rafael González, quien asegura que ya hay una evidente aproximación de lo que ocurre actualmente,  8 de cada 10 venezolanos están insatisfechos ante las demandas que el Estado debería cumplir.

En este sentido, sostiene que  hay un sentimiento latente que puede tener un correlato en la violencia, “cosa que nadie quiere y debería llamar la atención de los que hoy ostentan el poder”.

El venezolano malvive

El también consultor y especialista en gobernabilidad advierte que de no haber rectificación vamos a un estado de mayor crispación y desinstitucionalización. Explica que al no existir un entendimiento se abre paso a los atajos que solo sirven para mantener un control temporal, pero no generan posibilidad de gobierno ni de articulación alguna. “No se puede caminar sobre los errores, urge diálogo, el país lo pide, sabe que en el entendimiento se encuentran mejores soluciones. Las distintas encuestadoras en sus trabajos revelan la necesidad de generar espacios de acuerdo para salir del atolladero”.

González afirma que se ha conformado un bloque en la sociedad que evalúa de forma negativa la gestión del presidente, 9 de 10 venezolanos la desaprueba y considera que su calidad de vida ha sufrido un severo deterioro. Este resultado se desprende de un estudio promovido por la Cátedra Libre Democracia y Elecciones de la UCV, cuya idea era conocer las percepciones en términos nacionales de la coyuntura país.

La población entera, apunta el especialista en gobernabilidad,  está insatisfecha con las demandas sociales, la gente quiere vivir bien y para eso se necesita un trabajo digno, hoy el 82% no lo tiene.

Comenta que las instituciones, que son entidades que de alguna manera cuentan con un marco regulatorio para responder a los requerimientos del venezolano, hoy se desmoronan, porque se dejó de creer en ellas. “Una de la más golpeada es la Fuerza Armada Nacional, también la Defensoría, el CNE, el TSJ y la Fiscalía, ninguna es bien evaluada. Se está alimentando un descontento con nuestro propio sistema de vida que necesita urgentemente cambios”, indica.

“El hombre no puede vivir en una zozobra permanente y por eso ha generado leyes, Estados, instituciones y cuando estas no generan estabilidad provocan un sentido de desgobierno, que le pasará factura tarde o temprano a los que hoy están en el poder”.

 Hacia dónde vamos

Desde 2014, estima González, ha habido micro colapsos en nuestro sistema institucional y desde 2015-2016 se ha fracturado el Pacto Social al no haber un entendimiento para hallar soluciones. Recordó que ahora el defensor del pueblo asume competencias de la Fiscalía, y el TSJ usurpó las funciones de la Asamblea Nacional.

“Desde hace dos meses hay niños en la calle luchando por un mejor país, policías alzados, manifestaciones multitudinarias que exigen cambio, instituciones asediadas como el Parlamento, violaciones reiteradas a la Constitución. Los niveles de asombro del venezolano no conocen límites porque se ha hecho cotidiano lo anormal, la crispación quiere volverse permanente, y eso hay que modificarlo. LLevamos 90 días de protestas, lo que se ha logrado es radicalizar posiciones e imposibilitar un acuerdo, porque se evaden las responsabilidades y se culpa al otro, dejando de lado que es el cuidadano el que sufre las consecuencias, el que vive día a día con dificultades económicas y sociales”.

Ciencia ficción

González rememora para describir el panorama actual la última escena del Último Samurái, cuando soldados con metralletas masacran a los guerreros nativos. Alega que la cúpula gobernante parece triunfadora pero realmente hay una ruptura muy fuerte en cuanto a valores y percepciones del pueblo hacia el gobierno, los niños que antes se disfrazaban de Chavéz, hoy se ponen capucha y cargan improvisados escudos de cartón. “La fuerza que aplica el gobierno provoca el descontrol social, creo que estamos a punto de una escalada de violencia por el mal manejo de la política, podemos estar ante una situación de facto en la que el régimen modifica nuestro Pacto Social de forma arbitraria para tener el poder, y del otro lado hay una respuesta, un malestar inmenso”,sentencia.

“Cuando no se terminan de entender los pueblos y se impone la violencia, hay resultados garrafales. En Venezuela hay una ficción con documentales como Winter on Fire, que presenta el caso de Ucrania, donde se ve que después de finalizada la primera etapa del conflicto, hay más de 6 mil muertos, Crimea, que producía el 70% del PIB, se perdió, y los prorrusos dominaron las zonas de protesta, es decir, los desenlaces de un escenario violento nadie los puede controlar. Lo que sí podemos controlar son los desenlaces en paz, que dependen del acuerdo entre personas para buscar salidas negociadas, donde todos tenemos que ceder, para lograr gobernabilidad, en la medida en que la paz y la gobernabilidad se instauren con gran respeto institucional, la economía crecerá y  habrá desarrollo social. Está demostrado que  con esas condiciones hay un cambio inmediato en la calidad de vida de los ciudadanos”.

La historia es clara y a veces se repite.

Para el analista, independientemente de los análisis de los hechos que se reportaron el martes con el piloto del helicóptero del CICPC, la historia de Venezuela tiene una anécdota importante que merece la revisión del gobierno. Considera que implementar medidas impopulares como la Asamblea Nacional Constituyente, puede generar incisiones en la FAN.

“El primero de enero de 1958 varios pilotos comandados por Hugo Trejo se alzaron en vuelo, desde el punto de vista militar, ese acontecimiento no tuvo mayor relevancia, pero 22 días después hubo una sublevación social apoyada por las Fuerzas Armadas que llevó al derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez, la penúltima dictadura de Venezuela. El episodio con el inspector Pérez va más allá de un chiste, ya vimos a un Mayor General anunciando su rechazo a la ANC y cambios a destiempo en todos los componentes, síntoma claro que las cosas a lo interno de la FAN no esta controlada. La historia es clara, a veces se repite, debe ser un llamado a reflexión”.