Reporte 33
¿En qué momento se llegará finalmente a un acuerdo?
Reporte 33

Dossier 33

Venezuela vive horas determinantes. Se ha impuesto el escenario del todo o nada, rechazado por el 73% de los venezolanos según un estudio de Datincorp, correspondiente a julio de 2017, que también revela que un 44% apuesta al diálogo y la negociación para buscar una salida a la grave crisis que vive el país.

Se acerca la fecha fatídica del 30 de julio, día en que se votará la Asamblea Nacional Constituyente que el presidente Maduro anunció el 1 de mayo de este año, lo que modificó el juego político.La agenda de calle de la oposición ha recrudecido así como la represión de las fuerzas públicas. El conflicto ha escalado, el enfrentamiento entre dos factores de poder disipa las posibilidades reales de alcanzar un acuerdo, donde las partes deben ceder.

Aunque un porcentaje considerable de la población cree en la negociación (44 %), la palabra, debido a un ambiente de elevada crispación, es repudiada por algunas sectores  dada la experiencia de 2016, cuando se llevó adelante un proceso sin metodología ni asesoría, por tanto sin resultados.

Informaciones acerca de un posible acuerdo han circulado en estos últimos días, cobraron fuerza con la medida otorgada a Leopoldo López. El arresto domiciliario del líder opositor despertó la esperanza de lograr un entendimiento. Las labores de José Luis Rodríguez Zapatero fueron claves y continuaron a medida que se acercaba la elección de la Asamblea Constituyente.

La presencia del expresidente español en Venezuela, en su condición de mediador, dejó ver que estaba en marcha un trabajo de ambos polos políticos para sentarse y negociar, y según él, las cuestiones a definir serían: “la fijación de un cronograma electoral con fechas precisas para elecciones a las alcaldías y presidenciales; avanzar de manera urgente en la Comisión de la Verdad para tomar medidas amplias e inmediatas sobre liberaciones de presos; acordar de manera asimismo urgente el procedimiento para poner fin al desacato de la Asamblea Nacional; fijar nuevas reglas y garantías para que la Asamblea Constituyente se comprometa de forma inequívoca con el respeto a los principios de la República,a los poderes constitucionales y al sufragio universal como fuente exclusiva de legitimación del poder; y asumir el compromiso de compartir la aprobación inmediata de medidas económicas y sociales, apelando también para ello a la colaboración externa”.

Rodríguez Zapatero, a través de un comunicado, indicó que las propuestas unilaterales nunca propician salidas a los conflictos, y pidió que “se pase de la dinámica de acumular fuerzas a la de hacer esfuerzos decididos de negociación”. También señaló que el primer responsable es el Gobierno, y lo emplazó a facilitar nuevos gestos, aunque-dijo- “sin la voluntad y la determinación de la Oposición nada será posible”.

Entretanto, el conflicto es el que parece dominar el panorama de las próximas horas, sin embargo las esperanzas se mantienen aún en encontrar así sea una negociación imperfecta que será indudablemente mejor que “una guerra civil y un país bloqueado”, tal y como lo dijo el analista Luis Vicente León.

León ha manifestado que no es verdad que el gobierno podrá doblegar a la mayoría de forma permanente, no obstante,  tampoco la acción opositora  sacará al régimen por la fuerza, en ese sentido, apunta que “plantear un conflicto existencial, donde existe uno o  existe el otro, “es comprar todos los tickets para el enfrentamiento, la inestabilidad y la pobreza”.

Ante la presión de calle, una Constituyente que parece inminente y la firme posición de la comunidad internacional a favor de un entendimiento, para paliar la crisis venezolana, solo queda preguntarse: ¿en qué momento se llegará a un acuerdo?