Reporte 33
“Hay que aprovechar espacios para crear situaciones incómodas para el gobierno”
Reporte 33

Sofía Torres

@soficarol21

El politólogo Carlos Raúl Hernández sostuvo que ha surgido una matriz que intentó comparar la participación de las primarias efectuadas este domingo con el referendo popular que se realizó el pasado 16 de julio. “Una cosa son las primarias que le interesan a los partidos, un minoría de la sociedad, cuya participación mundial oscila entre 7 y 10%,  y otra, una consulta en la que participa la sociedad en su conjunto”.

En referencia a ciertos acontecimientos, uno de ellos la disputa en el estado Aragua, donde el candidato electo Ismael García es acusado por Primero Justicia de tener prácticas fraudulentas y chavistas, Hernández señaló, en un programa radial, que esos episodios son irrelevantes. Comentó que aunque las diferencias son comprensibles en una plataforma heterogénea, no ha habido un buen manejo de la situación por parte de los dirigentes.

“La oposición quedó muy golpeada tras los meses de protestas, sin embargo organizó a la gente, y en tiempo récord se rearmó para participar en un proceso que tuvo como resultado la obtención de candidatos que irán a una contienda muy importante que ganarán”, destacó el analista.

El triunfo blanco

“Lo que ocurrió con Acción Democrática es un fenómeno, que hay que estudiar. Se podía prever, pero no tal y no como ocurrió”, apuntó Hernández al referirse al logro de la tolda blanca que cuenta con el 50% de los candidatos electos en las primarias. Acotó que Primero Justicia sacó 5 aspirantes a gobernadores y Voluntad Popular, “una organización que tiene mucha actividad”,2.

Para el politólogo este resultado tiene que ver con la habilidad de Henry Ramos Allup en los acuerdos:”él acertó en su decisión en cierto momento. Cuando había dirigentes que se dedicaron a marchar y  tragar gas, Ramos Allup se concentró en viajar por el país organizando a su militancia y dando un mensaje”.

La ruta a la transición que no se dio

El también sociólogo asegura que al gobierno se le ha planteado una situación compleja, porque Maduro tiene una inmensa responsabilidad frente al desarrollo de las elecciones regionales. “Creo que ni Putin estaría dispuesto a cargar con ese calamar en el hombro, tampoco lo chinos, nadie. Debemos pensar en función de eso y lograr una elección con garantías para todos,  pero eso pasa por un ciclo de conversaciones, un elemento que ha sido clave en todos los procesos de dictaduras”, precisó.

Recordó que Rodríguez Zapatero propuso una ruta para la transición, que incluía un cronograma electoral completo, la apertura de un canal humanitario-con otro nombre- y el establecimiento de acuerdos entre los partidos de oposición y Maduro. Indicó que “inexplicablemente para cualquier mente humana, esa propuesta no se dio y hoy estaríamos en plena transición y nuestros líderes serían en este momento los padres de la patria”.

“La gente tiene que acostumbrarse a vivir en la realidad”

“Las transiciones que no han prosperado son esas que se han dejado llevar por las ideas de venganza, salidas inmediatas y aplastamiento del adversario”, expresó el analista.

Comentó, entre otras cosas, que al final la tesis de votar se impone, pese a un sector de la misma oposición que critica a los políticos, los partidos y la participación. Estas elecciones se van a ganar masivamente-dice- y  el gobierno hará lo que tenga que hacer para neutralizar a los gobernadores , “pero tendremos 20 mandatarios regionales y eso es un dolor de cabeza grande para el régimen como lo es la Asamblea Nacional”.

Hernández afirmó que los abstencionistas  y los calle-calle, se preguntan constantemente ¿para qué un gobernador, si lo van a invalidar?, ¿para qué votar al igual que en las parlamentarias?. Al respecto, alegó que  hay que ver lo que significa que la Asamblea Nacional esté en manos de las fuerzas democráticas, por ejemplo, la Unión Europea manifestó que no aceptará ninguna negociación con el gobierno que no tenga el aval del Parlamento, “eso es una carta poderosísima”.

Insistió en que hay que votar para lo que sea, pues así es la lucha democrática en los regímenes totalitarios, así fue en Hungría y Polonia. “Hay que aprovechar espacios para crear situaciones incómodas para la cúpula de poder, espacios de acción para las fuerzas que se imponen frente al autoritarismo”, concluyó.