Reporte 33
La aplicación de la Carta Democrática pende sobre Venezuela
Reporte 33

(Infolatam, por Rogelio Núñez)-. Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), decidirá en las próximas semanas si somete a examen de los 34 países miembros el estado de la democracia en Venezuela sin la solicitud o aprobación del gobierno de este país.

Para invocar la Carta, Almagro deberá recurrir al artículo 20, que autoriza al secretario general, o a cualquier Estado miembro, a pedir la convocatoria inmediata del Consejo Permanente cuando en un país de la organización “se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático”.
Ante esta situación cabe preguntarse qué es la Carta Democrática:

¿Cuando fue aprobada?

La Carta Democrática Interamericana fue aprobada de manera unánime por los 34 miembros activos de la OEA el 11 de septiembre de 2001 en sesión especial de la Asamblea de la Organización de los Estados Americanos en Lima, Perú.

“Es útil recordar que la Carta fue aprobada en Lima (Perú) después del Gobierno autocrático de Alberto Fujimori en la década de los 90. La idea era hacer la Carta relevante en situaciones como la de Perú, donde el problema no era una amenaza al Estado, sino un régimen que violó el orden constitucional y minó las normas democráticas”, dijo a Efe Michael Shifter, presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano.

¿Qué dice la Carta?

La Carta Democrática Interamericana declara que “los pueblos de América tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla”.

carta demo2

El Secretario General de la OEA expresó por carta sus reservas sobre el proceso electoral de Venezuela

El Secretario General de la OEA expresó por carta sus reservas sobre el proceso electoral de Venezuela
En sus 28 artículos, este documento detalla qué entiende por democracia y especifica cómo debería ser defendida.

La Carta establece (artículos 3-6) los “elementos esenciales” de la democracia representativa: el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales, la celebración de elecciones periódicas, libres y justas, el régimen plural de partidos y organizaciones políticas, y la separación e independencia de los poderes públicos.

La Carta sostiene que “entre las condiciones que se consideran esenciales y que los países se han comprometido en defender, se encuentran el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales, la posibilidad de los pueblos de elegir a sus gobernantes y de expresar su voluntad a través de elecciones libres y justas; la transparencia y rectitud de las instituciones del Estado y de quienes sean designados como responsables de las mismas; el reconocimiento y respeto de los derechos sociales; la existencia de espacios y mecanismos de participación pública para que los ciudadanos se involucren directamente en la definición de su propio destino, y por último, el fortalecimiento de los partidos y organizaciones políticas como medios de expresar la voluntad popular”.

¿Cómo funciona?

La Carta Democrática Interamericana faculta a la OEA o a uno de sus miembros a iniciar discusiones para analizar una situación de ruptura del orden democrático en algún país de la región. Solo los gobiernos de los países miembros de la OEA pueden solicitar la activación de  la Carta Democrática Interamericana

Para activarla se tiene que reunir el Consejo Permanente de la OEA  y convocar a los cancilleres para discutir  la eventual violación de los derechos fundamentales o una amenaza sobre la democracia. El punto se somete a votación y la decisión debe contar con el voto de la mayoría simple de los miembros.

Las eventuales sanciones, de decidirse la aplicación de la Carta, no están explícitamente establecidas sino que son determinadas por los estados miembros de la organización según sea el caso.

¿Se ha aplicado en alguna ocasión?

El procedimiento se activó, por primera, vez en 2009 cuando el entonces presidente de Honduras, Manuel Zelaya, fue separado del cargo por orden de la Suprema Corte.

Con el voto de 33 miembros, se aplicó el artículo 21 en el cual se dice que “cuando la Asamblea General, convocada a un período extraordinario de sesiones, constate que se ha producido la ruptura del orden democrático en un Estado miembro y que las gestiones diplomáticas han sido infructuosas, conforme la Carta de la OEA tomará la decisión de suspender a dicho Estado miembro del ejercicio de su derecho de participación en la OEA”. Honduras volvió a ser miembro de la organización en junio de 2011.

La OEA decidió suspender, con efecto inmediato, la participación de Honduras en el organismo interamericano como respuesta al golpe de Estado contra Zelaya.

Fue la primera vez desde la firma de la Carta Democrática Interamericana en 2001 que los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) decidieron suspender a un Estado miembro.
¿Qué sostiene Venezuela?

El Gobierno venezolano ha rechazado que Almagro active la Carta por considerar que no existe ninguna “alteración del orden democrático” que lo justifique y porque ven al secretario, en palabras de Maduro, como“un agente de la CIA que conspira con EE.UU. para una intervención en el país”.

carta demo3La decisión de Almagro se conocerá con toda probabilidad a finales de este mes o principios del siguiente, días antes de que los cancilleres americanos se reúnan en la Asamblea General ordinaria anual, que este año se celebra en Santo Domingo (República Dominicana) entre el 13 y el 15 de junio.

Por contra la oposición aspira a que sea aplicada. Luis Florido, presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, ha declarado que, frente al bloqueo del Estado de Derecho en Venezuela, la aplicación de la Carta Democrática es “obligatoria” para dar soluciones que permitan una salida democrática a la crisis.

Según ha informado el diario ‘El Nacional’.    “Es nuestro deber como venezolanos, diputados y patriotas defender la democracia y la institucionalidad, por eso hoy empleamos instrumentos jurídicos nacionales e internacionales como la Carta la de la OEA por la paz que el pueblo de Venezuela se merece”.

Consecuencias para Venezuela

Con la activación de la Carta Democrática Interamericana -señala el diarioTal Cual- se puede acordar la suspensión temporal del Estado Miembro, del ejercicio de su derecho de participación en la OEA. Para que ello se materialice se requiere del voto de los dos tercios de los Estados que conforman la Organización (34 países).

La intervención extranjera directa no está prevista en ninguno de los contenidos de la Carta Democrática, ya que eso iría en contra de los principios de no intervención, soberanía e independencia de los Estados, fundamentos que rigen el espíritu de la Carta de la Organización de los Estados Americanos (Art.3).

Asimismo, la exclusión del sistema interamericano limita la capacidad de acción del gobierno, y este internacionalmente se encontrará igualmente aislado y en entredicha su gestión administrativa.

En materia internacional, ante una alteración del orden constitucional, cualquier Estado miembro de la OEA o su secretario general podrán solicitar la convocatoria del Consejo Permanente para analizar la situación y adoptar las decisiones diplomáticas o de buenos oficios que se estimen convenientes, a fin de promover la normalización de la situación alterada.

 

Poder electoral venezolano asegura no tiene fechas para trámite revocatorio
El 59 % de venezolanos votaría a favor de revocar a Maduro, dice encuestadora