Reporte 33
La hermosa flor que fue símbolo de los nazis y que todavía causa controversia
Reporte 33

Las calles arboladas de la ciudad austríaca de Untersiebenbrun, al este de Viena, están salpicadas de pancartas y pósters del Partido de la Libertad, de extrema derecha, anunciando su próximo gran evento: un baile de salón.

Se trata del “Cornflower Ball”, la tradicional danza de la flor del maíz.

Y es precisamente la flor de maíz -brunonia azul- la que está generando controversia en el territorio austríaco.

No solo es la flor del Partido de la Libertad, sino que también sirvió como símbolo al nazismo alemán hace algunos años.

Las polémicas esvásticas que Japón quiere eliminar de sus mapas
“Discutir lo que sucedió o pudo haber sucedido hace 80 años no anticipa nada. Y no hay nada deliberadamente ofensivo en eso”, explicó Dieter Dorner, miembro del grupo político.

Pero no todos los austríacos están de acuerdo con estas afirmaciones.

Un símbolo “complicado”
“La flor del maíz es un símbolo complicado”, le dijo a la BBC el historiador vienés Bernhard Weidinger.

nazi 1

Entre 1934 y 1938 el nazismo estaba prohibido en Austria y los nazis utilizaban la flor para reconocerse entre ellos.

Según él, fue la flor favorita del káiser alemán Guillermo II y fue utilizada por los nacionalistas pangermanos en el siglo XIX.

“Después, entre 1934 y 1938, cuando los nazis eran un partido prohibido en Austria, se convirtió en el símbolo secreto que llevaban para reconocerse unos a otros”, anotó Weidinger.

Hoy día es tradición que los parlamentarios austríacos lleven una flor en el ojal durante la ceremonia de apertura de las sesiones legislativas, explicó el académico.

El color del Partido de la Libertad es azul y llevan la flor del maíz, que es del mismo color.

“No eres un neonazi por llevar una flor del maíz. Pero sí se puede decir que el Partido de la Libertad cultiva cierta ambivalencia en lo que respecta al pasado”, sostiene Weidinger.

Cambio de estrategia
En respuesta a esta polémica, su candidato presidencial, Norbert Hofer, declaró hace unos días que no tenía nada que ver con los nazis.

nazi 2

Los parlamentarios del Partido de la Libertad llevan la flor en sus ojales.

Y, pese a la controversia, la popularidad de su partido va en aumento.

En su primera ronda de votaciones presidenciales, en abril, más de un 50% de los votantes de Untersiebenbrun eligieron a Hofer.

La evolución del Partido de la Libertad ha sido enorme en los últimos años, especialmente desde la muerte de su líder, Joerg Haider, en un accidente automovilístico en 2008.

Crisis de los migrantes: ¿trae el ascenso de la extrema derecha en Alemania ecos del nazismo?
En las décadas de los 80 y 90, Haider alabó abiertamente aspectos del Tercer Reich.

Pero ahora los miembros del Partido de la Libertad que defienden esas ideas son rápidamente silenciados o eliminados de sus cargos.

“Mucho que perder”
Hace unos días conversé en Viena sobre este asunto con un joven austríaco llamado Michael.

Y cuando le pregunté su opinión sobre el Partido de la Libertad y sobre su símbolo floral, me dijo que estaba “más preocupado por la actitud del partido sobre lo que está sucediendo ahora que sobre su actitud hacia el pasado”.

Michael mencionó su “racismo apenas camuflado y retórica contra los musulmanes y los refugiados”.

Austria: el parlamento aprueba modificación a la ley sobre el Islam

nazi 3

El Partido de la Libertad defiende ideas de extrema derecha y está ganando popularidad en Austria.

“Y otra cosa que me molesta es que utilizan los miedos de la gente e inducen a nuestros peores instintos, al igual que hace Donald Trump”.

“Austria es un país seguro y, en general, se vive bastante bien aquí. Pero escuchas hablar al Partido de la Libertad y se podría pensar que vivimos en un país desesperadamente difícil”, agrega, encogiéndose de hombros.

Pero cuando le pregunté a Dieter si utilizan los miedos para ganar votos, esta fue su respuesta:

“No creamos preocupaciones en la gente; las expresamos. Nos preocupa nuestro futuro. Cuando tienes mucho, también tienes mucho que perder”.

 

Bethany Bell
Corresponsal de BBC en Viena, Austria