Reporte 33
La Unidad admite errores y diferencias internas sin riesgos de división
Reporte 33

Sofía Torres -Dossier 33

La oposición no es inocente, es transparente al decir lo que pasa y manifestar las posiciones de cada quien y a pesar de ello seguir unida, en cambio, el gobierno no tiene la capacidad para hablar de sus diferencias y “lleva la procesión por dentro”. Esta apreciación corresponde a Carlos Ocariz, representante de la MUD en la mesa del diálogo, quien es enfático al alegar que manifestar criterios distintos no es una tragedia, y que la coalición es un equipo y debe demostrarlo a pesar de la divergencia.

El Alcalde de Sucre destacó, en el programa radial de César Miguel Rondón, que tras una reunión con los partidos de la Unidad, incluido Voluntad Popular, se acordó cuáles serían las exigencias que se plantearían en la sesión programada para el 11 de noviembre y se dieron a conocer en una rueda de prensa que tuvo lugar en la sede de AD, siete días antes: La escogencia de dos miembros del CNE, frenar el desacato a la Asamblea Nacional, definir la situación de los diputados de Amazonas, abordar el tema de los presos políticos y abrir el canal humanitario para recibir alimentos y medicinas.

Según Ocariz, los cinco puntos se lograron, y en ese sentido sostuvo que no se pueden convertir las victorias en derrotas de manera constante. Reiteró que el 3 de noviembre se anunció lo que se iba a solicitar en el marco del diálogo y hubo buenos resultados. “La oposición sabe dónde está parada” y el camino que debe seguir, indicó.

El dirigente manifestó no compartir el documento emitido por Voluntad Popular en el que esta organización desaprueba los avances de la mesa de diálogo, se pregunta por el derecho a elegir de los venezolanos y pide reanudar la presión popular de calle para retomarlo.

Ocariz calificó el comunicado de irresponsable y contraproducente, porque no habla de lo acordado en la discusión donde la organización participó y ahora “es muy fácil lavarse las manos”. Indicó que esta afirmación la hace con el mejor de los ánimos y de las intenciones, ya que Voluntad Popular es un partido fundamental en la Unidad.

En cuanto a la reactivación de la presión popular, línea de VP, Ocariz informó que presentará una agenda de calle, que puede desarrollarse independientemente del diálogo, al igual que la presión internacional y de la Asamblea Nacional. Aclaró que seguirán insistiendo hasta lograr una solución electoral. “Pero para ir a elecciones hay que tener un nuevo CNE, ¿no es lo que hemos dicho siempre?”, apuntó.

Entre otras cosas, Ocariz consideró un error haber llamado a los presos políticos personas detenidas, en el texto leído al finalizar el encuentro con el gobierno y medidores, del día viernes, y asumió la falla en nombre de la MUD.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Unidad Democrática,  Jesús “Chuo” Torrealba, también insistió este lunes en reanudar las acciones de calle, como un despliegue de las “fuerzas opositoras por todo el país para movilizar y liderar luchas”. Asimismo, reafirmó la unión que debe imperar en la adversidad, porque lo que viene “es un combate duro”.

Torrealba dijo que el régimen para permanecer en el poder, se fundamenta en la violencia, la desmoralización y en la división. Esta última, advierte, es la “ayudaíta” que el gobierno en este momento necesita.

El vocero de la plataforma unitaria exhortó a convertir “la rabia, la legítima ansiedad, e incluso desesperación que sienten muchos venezolanos, en energía de cambio y no en factor de división”.

@soficarol21