Reporte 33
“Lo que se tiene que producir es un cambio político sustentable, que dependerá de la transición”
Reporte 33

Sofía Torres/Dossier 33

La psicóloga social Colette Capriles aseguró, en el programa de César Miguel Rondón, que el discurso del gobierno es de enfrentamiento y este  ha evidenciado que su legitimidad quedó reducida a la fuerza. Esto es de importante consideración, aclaró la analista,  ante las expectativas que se han generado en torno a este 19 de abril, porque en la lucha política hay que conocer al adversario,  sus fortalezas y sus debilidades.

En este sentido, Capriles afirmó que no se pueden dar el lujo de entrar en maximalismos y voluntarismos. Dijo que si bien es cierto que “todos quisiéramos volver a cierto grado de normalidad inmediatamente”, los procesos políticos son eso, procesos, y el país atraviesa por uno orientado a un cambio, sin embargo, no puede ser de un día para otro.

Explicó que lo fundamental es la manifestación de la voluntad popular con su despliegue en el espacio, “claro está que esa no es la única manifestación, también está el voto y la opinión”. A su vez, sentenció que  el tablero es complejo y las jugadas son múltiples.

Capriles se refirió a una campaña contra la MUD que establece comparaciones entre la coyuntura actual y la de 2016, y al respecto comentó que hoy  la comunidad internacional reconoce a una oposición organizada y está dispuesta a defender la democracia en Venezuela y que ningún régimen autoritario puede dejar el poder si no hay “una fisura, grieta o terremoto interno, sin eso no hay cambio político, y esto hace una situación diferente a la del año pasado”.

La psicólogo social alegó que lo que se tiene que producir es un cambio político sustentable y eso depende de la manera cómo termine este gobierno y comience el siguiente.

No es la marcha final, ni irá a Miraflores

El coordinador del equipo de apoyo político de la Mesa de la Unidad Democrática, Ángel Oropeza, quien también participó en el referido programa, aseguró que la marcha del 19 de abril convocada por la coalición opositora no es la marcha final, tampoco irá a Miraflores ni Maduro saldrá del poder el miércoles, lo que se pretende, según indicó, es que esta jornada sea la mayor expresión de protesta frente a la dictadura y un avance importante.

Oropeza precisó que el objetivo político es pedirle al defensor del pueblo que asuma su función constitucional. Agregó que lo que la gente pide es la organización y canalización  de una protesta masiva ante una situación que va más allá de un golpe de Estado, porque es una situación de penuria colectiva.

Reiteró que la gran marcha, que se realizará en todas las capitales de estado del país, corresponde a una lucha de perseverancia y destacó que las acciones de los días siguientes dependerán de lo que ocurra este miércoles. “Todo el que quiera a Venezuela que sienta que es una cita con la historia”, apuntó.

 El show mediático salió mal

Ángel Oropeza hizo referencia al acto transmitido en cadena nacional para homenajear a las milicias y manifestó que en ese evento se vio a un presidente atemorizado, que lejos de intimidar, evidenció sus “desnudeces”.

Subrayó que el show mediático le salió mal al gobierno, mostró su fuerza represiva, pero la agenda de la Unidad excluye toda forma de violencia, “nadie va contra ellos”.

Colette Capriles opina que Maduro reconoce que su minoría armada es su base de legitimidad y se siente “relativamente tranquilo” en el terreno militar y dice relativamente porque su relación con las Fuerzas Armadas es una relación de dependencia política. “El desfile de las milicias retraduce en un lenguaje militar el repudio de San Félix, la puesta en escena es la misma, pero esta vez la masa que rodea al Presidente le es fiel, son los milicianos, es una fantasía de guardia pretoriana”, puntualizó.

En el acto, que tuvo lugar el día lunes a las afueras de Miraflores, el ministro de la Defensa, general Padrino López, manifestó la profunda admiración de la Fuerza Armada Nacional “radicalmente chavista”   hacia el primer mandatario, al que calificó como un “presidente auténticamente antiimperialista”.

@soficarol21