Reporte 33
Los raros secretos electorales
Reporte 33

En materia electoral no muchas las empresas en el mundo. El desarrollo de la tecnología y la complejidad de los procesos electorales ha hecho que algunas empresas se especialicen en ofrecimiento de sus servicios aun cuando también incursionan en otras actividades similares.

La organización se ha convertido en un gran negocio para las empresas prestadoras de servicios tecnológicos y en muchos casos se estrechan relaciones entre en contratante y el contratado que generan enormes suspicacias.

Venezuela desde principios de este siglo se puso a la cabeza de lola automatización de los procesos electorales y dispone de una plataforma tecnológica importante. Ahora, con quién contra el CNE servicios electorales.

La salud administrativa sugiere no contratar con una empresa o grupos de empresas que en el Registro Nacional de Contratistas (RNC) aparecen en proceso de descapitalización y mucho menos si sobre ese grupo de empresas existe un embargo ejecutado a través de los tribunales venezolanos. Ese es el caso de la empresa Smartmatic, quien hasta la fecha se ha desempeñado como la favorita de del CNE para ejecutar los contratos de servicios electorales, sin que medie licitación alguna, eventos, estos últimos, en vías de extinción en el ente electoral.

Por disposición legal en Venezuela el CNE lleva el control del Registro Civil y Electoral del país y en ese sentido se ha adelantado un proceso de modernización y automatización del mismo. La empresa encargada para esos fines fue HiSoft cuya sede se encuentra en la ciudad de Panamá, aun cuando tienen una sucursal en Venezuela cuyo contacto es un ciudadano de apellido Hernández. Por cierto, para el 2014 esa empresa no podía contratar con el Estado venezolano según consta en el Registro Nacional de Contratistas.

La propia empresa señala en su página Web haber contratado con el CNE lo que se denominó el “Sistema automatizado del Registro Civil Venezolano” y, por otra parte, una empresa venezolana ubicada en la urbanización La Rosa, Conjunto Colinas de Guatire, informa que: “En 2015, HiSoft se acercó a Mijao para potenciar y escalar sus capacidades esenciales de diseño, arquitectura y desarrollo; camino que permitió establecer una alianza para el desarrollo del “Sistema Automatizado del Registro Civil Venezolano”.

Captura de pantalla indicativa que Hisoft con cumplía con requisitos para contratar con el Estado venezolano

 

En estas circunstancias resulta adecuado que se aclarará si para esa fecha la empresa Hisoft ya se había puesto al día con el Registro Nacional de Contratistas. La subcontratación realizada por Hisoft, a la empresa Mijao, pone en evidencia la existencia de profesionales y empresas calificadas en Venezuela para adelantar y culminar el proyecto, por lo que saltaría entonces una interrogante: ¿El CNE buscó en el país empresas para el proyecto o, por el contrario, vino alguna empresa del exterior a ofrecer sus servicios? ¿Tuvo alguna empresa venezolana la oportunidad de ofrecer sus servicios?

Ahora bien, existen fundadas sospechas acerca de la relación estrecha entre Hisoft y Smartmatic, al punto que se considera a la primera subsidiaria de la última, esto es, que forma parte de la gran red de empresas de Smartmatic.

La falta de transparencia en las contrataciones públicas siempre trae consigo especulaciones de diverso tipo, y basta ver los activos fijos financieros del grupo Smartmatic al año 2014, donde aparece la empresa Hisoft para confirmar la relación.

Empresas del Grupo SmartMatic donde aparece Hisoft

El CNE hace poco salió diligentemente a organizar el proceso comicial para satisfacer la solicitud presidencial de la Constituyente. No se sabe de dónde sacarán los recursos porque éstos no deben aparecer en el presupuesto ordinario de este año, así, tampoco el CNE da pistas de a quien contratará los servicios electorales. Ya se sabe que Smartmatic está impedida de hacerlo directamente, sin embargo, dada la poca transparencia de las instituciones públicas del Estado de materia de contrataciones, pudiera ser el caso que lo hiciera a través de una tercera: ¿Hisoft?

El portal runrún.es tiene una interesante investigación acerca de los medios adelantados en Oderbrecht para cancelar las comisiones por las obras contratadas en Venezuela. En esa materia llama la atención un mecanismo que pareciera ser utilizado con alguna frecuencia: cuentas de correo con seudónimos.

En el CNE no se habla ni coimas ni comisiones, al menos por ahora, pero a la hora de indagar sobre los prestadores de servicios electorales, se habla en voz baja, muy baja, casi que en secreto. Así como los señores de Odebrecht se comunicaban electrónicamente con seudónimos, en el CNE parece que las instrucciones entre el organismo y las empresas se adelantan sin utilizar cuentas de correo oficiales sino otras destinadas a ese fin, para evitar dejar huellas de las instrucciones dadas.

¿Será posible eso? ¿Por qué el CNE se comunica camufladamente con los prestadores de servicios electorales? ¿Qué se esconde? ¿Son Smartmatic y Hisoft la misma cosa?