Reporte 33
Por qué es tan saludable comer lentejas
Reporte 33

Un día en que Jacob estaba cocinando, Esaú regresó muy cansado del campo y le dijo:
 
* Por favor, dame un poco de ese guiso rojo, que muero de hambre
· Primero dame a cambio tus derechos de hijo mayor, contestó Jacob
> Esaú se lo juró (…) Jacob le dio pan y guiso de lentejas
Genesis 25. 27-34

Desde tiempos bíblicos, “venderse por un plato de lentejas” es una frase negativa: la pérdida de algo de gran valor aunque intangible por algo material.

Un poco injusto para las lentejas, pues no sólo son buenas para ti y tu bolsillo sino que, con un poco de imaginación y algunos trucos, pueden ser transformadas en decenas de platos realmente deliciosos y nutritivos.

Para darte una idea…

lent1
¿Pero engordan?
Pues la evidencia indica que comerse una porción diaria de lentejas puede ayudarnos a perder peso.

La razón parece ir en contra de lo que comúnmente asociamos con las dietas y, ya que empezamos con dichos y refranes, éste lo ilustra: barriga llena, corazón contento.

lent2

Saludables, sabrosas y sencillas.

Las lentejas, como las otras legumbres, no sólo nos hacen sentir llenos sino que liberan energía lentamente y nos sentimos saciados durante horas, de manera quela tentación de robarse una galleta es menor.

Un informe reciente publicado en la Revista Estadounidense de Nutrición (American Journal of Clinical Nutrition) mostró que comer una porción de legumbres al día puede resultar en una modesta pérdida de peso.

Otro estudio reciente, publicado en la revista Obesidad (Obesity), arrojó que la gente se siente 31% más llena después de una comida que contenga legumbres que sin ellas.

Además, lo que atrae a los entusiastas de las lentejas es que pueden mantenerse bien sin dietas o conteos de calorías, sencillamente cambiando un poco los hábitos de comida.

Cómo hacerlas deliciosas
Hay innumerables formas de aprovecharlas.

lent3

Del Medio Oriente, con cebolla dorada, ajo, comino, sal, pimienta y, al final, pimentón asado, limón, perejil, cilantro y menta fresca.

Hay quienes cocinan de una vez unos 500 gramos y las guardan en la nevera para irlas usando durante la semana.

Para ello, sólo tienes que cubrirlas con unos dos centímetros de agua, echarles una hoja de laurel y hervirlas por unos 20 minutos.

Si cuando presionas una entre dos dedos se siente cremosa… ¡listo! Sal, pimienta y aceite de oliva y apenas estén frías, las guardas.

Así, se las vas añadiendo a las ensaladas, cocidos o, con sólo dorar una cebolla picada, añadirle una lata de tomates en trozos y las lentejas con un poco de caldo, tienes una sopa lista en pocos minutos.

BBC Mundo