Reporte 33
Rafael Orihuela: Un brote previo de tosferina advirtió el riesgo de difteria en Bolívar
Reporte 33

Por Sofía Torres

“Cuando la población, en general, está vacunada hay una barra natural contra la epidemia”. Así lo sostuvo el exministro de Sanidad  y Asistencia Social, Rafael Orihuela, al referirse al brote de difteria en Venezuela, una enfermedad erradicada hace 24 años y que reapareció con un “caso cero” en el kilómetro 33 del municipio Sifontes, en Bolívar, también foco de la malaria.

Orihuela, médico cirujano y especialista en medicina tropical, señaló que hay un punto importante a considerar: cuántos venezolanos están vacunado contra la difteria. Explica que la inmunización es de uso diario, común y corriente y de acuerdo al esquema normal de vacunación, sus primeras tres dosis se aplican a los 2, 4 y 6 meses,  y después un refuerzo en la adolescencia, a los 15 años.

Advirtió que siempre queda un grupo por fuera y en la entidad bolivarense ese grupo se  ubica en 30%, es decir 30 de cada 100 recién nacidos no fueron debidamente protegidos.

El médico precisó que la persona querecibió la triple bacteriana no tiene riesgo de contraer difteria, esa es  la primera inmunización que se coloca al nacer, junto  a la BCG.

Un claro indicador

Orihuela afirmóque la enfermedad tiende a propagarse hacia los adolescentes que no recibieron la vacuna en su momento, lo que indica que hay una “masa susceptible¨. Argumentó que prueba de ello es el brote de tosferina, el otro padecimiento que se protege con la triple bacteriana (además de la difteria y el tétano) y que se registró en Bolívar con más de 2 mil 500 casos, durante 2011 y 2012.

“Ya esta cantidad importante de casos de tosferina revelabala falta de vacunación, por lo tanto había riesgo de difteria, solo que no había aparecido el primer enfermo que llegó seguramente de Brasil”, destacó el médico.

Declaración de emergencia y cálculos rápidos

Para el exministro de Sanidad se debe declarar la emergencia a todo el oriente del país: Bolívar, Anzoátegui, Monagas, Delta Amacuro, Sucre y Nueva Esparta, donde hay un importante tránsito humano todos los días.

Sugirió, además, hacer un cálculo aproximado de cuántos no vacunados hubo anualmente durante los últimos 5 años, para saber a cuántos hay que proteger, aparte de los que nacen. Acotó que si esa primera cuenta se realiza rápidamente, es posible cortar el brote.

Orihuela comentó que todo comienza por admitir que existe un problema, al tiempo que manifestó que no es fácil conseguir la vacuna de un día para otro, porque actualmente no se fabrica en el país, como ocurría en el pasado, hay que buscarla en el mercado mundial. “La gente se desespera y con razón”, puntualizó.

“La población objetivo debe vacunarse con el siguiente orden, primero, niños de 0 a 1 año, que tienen una tasa de mortalidad alta por difteria, de 20%; niños de 1 a 5 años para completar todo el factor de riesgo inmediato; luego los de 5 a 15 años, son los que no fueron vacunados en el momento adecuado y hay que ubicarlos, y se cierra con los adultos mayores, los que superan los 65 años y conforman un sector de riesgo, ya queallí la inmunidad tiende a perderse”.

En contexto

El lunes 10 de octubre murió en Bolívar, Johangelys Alexandra Ochoa Rauseo, de dos años de edad. La niña se suma a la penosa lista de 23 fallecidos por difteria, que se inició en abril, según reseñó El Correo del Caroní.

La ministra de Salud, Luisana Melo negó esas 23 muertes este martes, dijo que “eso es totalmente falso” y el tema es algo regional.

Entretanto, la Red Defendamos la Epidemiología Nacional y la Sociedad Venezolana de Salud Pública difundió el 17 de septiembre un primer Alerta Epidemiológico (AE),  titulado “Tres casos sospechosos de difteria en el Km 88 del estado Bolívar”, correspondientes a niños que fallecieron pocos días después. En el texto se hacía una revisión preliminar de la patología y se instaba a las autoridades sanitarias a  informar sobre un posible brote.

@soficarol21