Reporte 33
Trabajadores sienten “pánico” ante nuevo aumento salarial
Reporte 33

Por Sofía Torres

El aumento del salario mínimo decretado el pasado 12 de agosto por el Presidente de la República-el tercero en lo que va de año–ha generado preocupación e incertidumbre en el sector empresarial. Las dificultades para asumir la medida apuntan al incremento de precios, al despido de trabajadores y a la paralización de actividades.

A partir del primero de septiembre el sueldo básico se ubicará en 22.576 bolívares y el ticket de alimentación en 42.480 bolívares, el salario integral quedará en 65.056 bolívares. Entretanto, la canasta básica familiar de junio de 2016, calculada por el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores, Cenda, alcanzó los 255.436,88 bolívares.

El economista Francisco Faracocalificóla decisión de Nicolás Maduro como una de las más “torpes” y “alocadas” que ha tomado, y ya de por sí, dice, ha tomado bastantes. Sostuvo que en medio de una recesión económica el mandatario se propone acelerar la inflación y contraer aún más la producción de bienes y servicios.

De acuerdo a la firma Econométrica, la inflación anualizada en bienes para el mes de julio se reportó en 951% y la de servicios en 206%.

Faraco explicó que los incrementos salariales deben responder a incrementos de la productividad. Si crece la remuneración al trabajador y la producción se estanca, lo que hay es un aumento de precios, “que ya se empezó a ver”. Agregó que “esto cualquiera lo entiende”.

El especialista indicó que los propios empleados sienten pánico porque saben, “lo que no sabe Maduro”, que este ajuste traerá desempleo y más inflación. Afirmó que el obstáculo para solucionar la crisis económica es el gobierno y su socialismo: “la ideología del fracaso”.

Por su parte, el economista Asdrúbal Oliveros señaló, en declaraciones a El Nacional,  que el ajuste incide de forma contundente en los costos de las medianas y pequeñas empresas, ya que tienen “menor capacidad de acceso al financiamiento y mercados más limitados”.

Afirmó que al subir el ticket de alimentación más que el sueldo mínimo, el Gobierno no genera más gastos en los pasivos laborales (prestaciones, utilidades, vacaciones, entre otros beneficios). Recordó que el primer empleador es el Estado.

@soficarol21