Reporte 33
Vallés: El gobierno pierde adhesiones, ese es el resultado natural y esperado del proceso que vive el país
Reporte 33

Sofía Torres-@soficarol21

El jefe del Departamento de Estudios Políticos de la Universidad Metropolitana, Óscar Vallés, aseguró que las desafecciones hacia el gobierno continuarán, quizás algunas “no serán tan noticiosas, ni de carácter público. Tal afirmación la hizo al referirse a los últimos pronunciamientos de la Fiscal General, la posición asumida por el hijo del Defensor del Pueblo y los familiares del ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López.

El politólogo explicó que hay  textos y  hasta asignaturas en las universidades más prestigiosas del mundo que abordan la resistencia civil y  pacífica frente a gobiernos autoritarios y violentos, y donde las convocatorias a protestas y manifestaciones tienen como propósito fundamental despertar la conciencia de aquellos que le brindan soporte y respaldo a esos regímenes. “Que familiares del ministro de la Defensa se pronuncien es la prueba más palpable”, precisó

Sostuvo que el problema de aquellos que de una u otra forma están comprometidos con personajes que usan el poder político para reprimir a las sociedades, es sentirse solos, pero cuando ven que son millones los que salen a manifestar y cómo  los muchachos le hacen frente a batallones de la Guardia Nacional, se despierta en ellos  la certeza de que su angustia es la de todo un país: “esto los anima a dar un paso para diferenciarse y esa acción  es reseñada en todas las investigaciones de resistencia cívica”.

En ese sentido, Vallés recalcó  que lo que se ve con el descontento de personas ligadas al gobierno, es el resultado natural y esperado de un proceso que todo el país mantiene por un cambio político, “por una nueva forma de convivir”. “Definitivamente el oficialismo pierde adhesiones en la medida en que se generan estas manifestaciones por la paz en Venezuela”, indicó.

Referendo aprobatorio

“La iniciativa constituyente presentada por el Presidente ante el CNE  pretende pasarse a la torera el referendo aprobatorio, en una búsqueda de relegitimar o, peor,  retomar el poder político que ya no posee, y sabe que la mera violencia no le garantiza mayor tiempo en las instancias del Estado”.

El profesor universitario consideró, a propósito de la invitación que hizo la comisión presidencial encabezada por Elías Jaua a la Unidad, que la dirigencia no puede sentarse institucional y formalmente con una comisión gubernamental, porque de acuerdo a las líneas de acción que ha venido desarrollando, el gobierno está fuera del margen constitucional debido a que  ha promovido un golpe de Estado.

Para el politólogo la mejor manera de destrancar el juego en este momento es que la oposición en un acto público, notorio y comunicacional, deje claro que la convocatoria a una Constituyente corresponde al soberano, de lo contrario , se seguiría reafirmando el golpe de Estado continuado. “Se decidirá entonces si se modifica la iniciativa para que la oposición vuelva a sentarse en una mesa o  veremos al CNE publicar las bases comiciales y, por tanto, un show electoral en Venezuela. Eso es posible”, advierte.

Violación a la universalidad del voto

“El Presidente habló de votaciones directas, universales y secretas, para que la comunidad internacional baje la guardia, pero lo que quiere decir es que en el sector obrero elegirán a sus representantes con el voto secreto, universal y directo los obreros; se refiere al universo de estudiantes, de misioneros, el gobierno no ha claudicado”.

Vallés alegó que el mundo reconoce como sufragio democrático aquel que contempla los  principios fundamentales  de la universalidad, la votación directa y secreta. Destacó que cualquier posibilidad sectorial ya implica una violación a la universalidad.

Oportunidades para diferir elecciones

 

“El CNE seguramente adoptará la misma actitud que tuvo en 2016, no hay  oportunidad que no aproveche para diferir procesos electorales , el referendo revocatorio fue la excusa del gobierno y demás funcionarios para no realizar las elecciones regionales”. Así lo señaló el analista, quien apuntó que la iniciativa constituyente, “que tiene todas las características de un proceso engorroso y se nota con las declaraciones de Istúriz, persigue un alargamiento ad infinitum.

Debatir una Constitución, dijo, en una Asamblea Constituyente con 500 delegados, puede demorar tres y cuatro años, lo que deja ver la dilatación del cronograma electoral  de las elecciones ya vencidas, las que deben realizarse en 2017 y las que tocan el año que viene que son las presidenciales.

Vallés opinó que se puede proceder a la elección de gobernadores y alcaldes y en el mismo proceso someter a consulta la pregunta de si se está de acuerdo o no con la Asamblea Nacional Constituyente, para determinados objetivos y bajo ciertas bases comiciales.

“Si el CNE convoca a una elección de diputados a la Constituyente, pues no voy, porque ir a ese proceso sin que la iniciativa que impulsa esa elección sea aprobada por el soberano, es ser tan inconstitucional como el gobierno que la hace y el órgano comicial que la permite”, concluyó.