Reporte 33
Venezuela 2016: un país en remate
Reporte 33

Por: Sofía Torres y Jesús González

El mito de riqueza que se erigió sobre esta tierra fue desmontado de forma sistemática por el llamado Socialismo del Siglo XXI, que durante los últimos años ha construido una realidad que hoy nos ubica frente a la quiebra.

Con una inflación de 180% y una contracción de 5,7% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2015, la urgencia toca la puerta del gobierno y sortea un posible default a finales de 2016. El ministro de Petróleo y Energía, Eulogio del Pino, dice que están negociando con la banca internacional la reestructuración de parte de los  pagos por 3.500 millones de dólares.

Ante la desesperación, el mismo ministro asegura que optarán por “la arquitectura financiera que permita un commodity como el oro y el petróleo, si las condiciones son las adecuadas, pues “todo eso está pensado y no se puede descartar ninguna idea”.

La salvación reposa en nuestro codiciado Arco Minero -abarca desde la Guayana Esequiba hasta la frontera con Colombia- que tiene grandes reservas de oro, coltán, diamantes, hierro, bauxita y otros minerales. Esa idea cobra fuerza cuando evaluamos acontecimientos recientes reportados en la prensa nacional.

¿Privatizaciones y socialismo?

El caso de la compañía canadiense Gold Reserve genera desconcierto. La empresa minera demando a Venezuela ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, CIADI,  por la revocación de su concesión 1999-2009, en el proyecto aurífero Las Brisas, en Bolívar, con una inversión de 300 millones de dólares.

El tribunal del Banco Mundial fijó una indemnización de 740,3 millones de dólares, ahora la pregunta es ¿qué pasó con esa disputa?, ya que se anunció la conformación de una empresa mixta con participación de un 55% para nuestro país y 45% para Gold Reserve. Es decir, se reanudarán los acuerdos que fueron concebidos previa expropiación de los activos de la corporación extranjera en octubre de 2009.

Por otro lado, tras la venta de acciones por 500 millones de dólares, la petrolera rusa Rosneftaumentará de un 16,67% a  un 40% su participación en la empresa mixta Petromonagas – opera en la faja del Orinoco- al tiempo que PDVSA disminuirá la suya a un 60%.

Lo curioso de estos hechos es que de alguna forma los recursos naturales retornan a manos extranjeras, situación altamente repudiada durante la era revolucionaria y muy característica del capitalismo. Un gobierno de izquierda con medidas propias del liberalismo, ¿cómo se come eso?

La feroz política de nacionalizaciones implementada por el fallecido presidente Chávez a partir de  2007, pone en aprietos a su heredero quien debe enfrentar más de una veintena de demandas introducidas ante el CIADI que se estima sobrepasan los 45.000 millones de dólares.

No se puede dejar de mencionar que los arbitrajes de mayor significación han sido los de las petroleras Exxon Mobil, por 1.600 millones de dólares y el de ConocoPhillips, por 31.000 millones de dólares. De perderse este último, las cosas se pondrían color de hormiga, aún más.

El gigante asiático: pragmático y estratégico

El año pasado la banca estatal china destinó a Latinoamérica 29.000 millones de dólares, 19.000 millones más que el 2014, cifra que excede los préstamos del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Esta información es suministrada por el Diálogo Interamericano, organización con sede en Washington.

Venezuela es el segundo receptor de  ese financiamiento con 10.000 millones de dólares, en primer lugar, no por considerable diferencia, está Brasil con 10.600 y en tercer lugar Ecuador con 7.000. Las tres naciones alcanzan el 97% del total de dinero enviado a este lado del mundo.

Según declaraciones de la directora del programa China-América Latina de Diálogo Interamericano, es un año  clave para el vínculo bilateral.

Quizás es posible afirmar que el viaje del ministro de Energía y Petróleo, Eulogio del Pino y el vicepresidente de Planificación, Ricardo Meléndez a Beijing, se traduce en una ratificación de relaciones entre ambas naciones o lo más creíble, una fuerte negociación en medio de la peor recesión económica de la historia contemporánea de Venezuela.

De los 10.000 millones de dólares que recibió el país, 5.000 correspondieron a un préstamo al Estado para el refinanciamiento de su deuda y la otros 5.000 se le asignaron a PDVSA.

Pese a  las evidentes dificultades que presenta el gobierno de  Maduro, la delegación de alto nivel que expuso en Beijing la Agenda Económica Bolivariana, recibió  respaldo. La mencionada agenda, que funge como una alternativa a la caída del precio del petróleo, se desarrollará en función de 14 motores económicos, algunos de ellos son el industrial, farmacéutico, industrial, forestal y turismo. Sin embargo, la joya de la corona sigue siendo el Arco Minero.

“La inversión china no es ideológica. Es pragmática y económica. En el caso de Venezuela los préstamos no son tanto una muestra de confianza como una apuesta estratégica y un intento de proteger sus activos en un momento complicado”, argumenta  Myers. Lo que pudiera responder a la política del gigante asiático de renovar las deudas de nuestro país en el pasado.

No obstante, se  confirmó por el ministro de Finanzas el pago de 1.543 millones de dólares del vencimiento del bono Global 2016 más intereses, una vez  que China se negó a dar  un período de gracia de dos años.

De acuerdo al Banco Barclays, en el Banco Central hay unos 13.000 millones de dólares y Venezuela tiene que desembolsar unos 7.000 millones adeudados con Pekín.