Reporte 33
“Venezuela debe tener un sistema electoral más justo y eficaz”
Reporte 33

Por Sofía Torres

Jesús Rafael González es politólogo, especialista en gobernabilidad y profesor universitario. Actualmente es candidato a rector del CNE y ya tuvo su respectiva entrevista con el Comité de Postulaciones de la Asamblea Nacional. Ahora toca esperar la elección que configurará la nueva directiva del ente comicial.

Según dice, cree fielmente en el país y todas sus apuestas de vida yacen aquí, es por ello que considera que puede hacer importantes aportes en una hora tan compleja como esta. Tiene en su haber 20 años de experiencia en el manejo de temas políticos y electorales, con dominio en el aspecto técnico y legal, por lo que dice, puede asumir con compromiso y responsabilidad, el cargo al que aspira.

“Cumplo con todos los requisitos legales y es un honor que la UCV me distinguiera con la nominación. Dentro de los requisitos exigidos está la no militancia y eso es una característica que distingue mi candidatura de otras. Confío en que este comité no repita los errores del pasado -cuando a última hora algunos postulados renunciaban a su militancia partidista-, sé que está entendiendo la necesidad histórica de encontrar un organismo que genere mayores niveles de confianza”, sostiene González.

Su trayectoria en el área comenzó en 1997. Trabajó con el programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en un proyecto orientado al fortalecimiento institucional, como funcionario del CNE participó en más de siete procesos que dieron soporte al sistema automatizado de votación.

Los desatinos de nuestro órgano electoral

El politólogo es enfático al señalar que Venezuela necesita un sistema electoral más cercano a los valores de la justicia y la eficacia. Asegura que aunque la Constitución contempla que somos “una sociedad democrática, participativa y protagónica”, y la soberanía se ejerce a través del voto, los desatinos del CNE echan por tierra lo establecido.

Apunta que algunos rectores del ente comicial han intentado, de manera reiterada, violar el texto constitucional, y se evidencia en la suspensión del proceso de recolección de firmas del 20% por una decisión dictada por tribunales sin competencia; en la modificación de las circunscripciones y en la eliminación del derecho a votar en elecciones regionales este año sin  explicación.

 

 

Propuesta

Jesús Rafael González, destaca que 8 de cada 10 venezolanos perciben con desconfianza a la directiva del CNE, lo que acarrea consecuencias negativas para la institucionalidad y gobernabilidad del país. En ese sentido, sugiere la realización de ciertos cambios en las instancias que componen el órgano electoral, a fin de lograr un mejor funcionamiento, como un ente más equilibrado y confiable.

A continuación su propuesta:

Junta Nacional Electoral

Uno de los primeros puntos de un proceso electoral tiene que ver con las convocatorias y cronogramas. El año previo a cualquier consulta popular el máximo ente rector debe publicar cuáles son los cargos a elegir, de acuerdo a los períodos legales correspondientes, y cuáles son susceptibles a revocación. Aquí comenzó el suplicio del proceso del Revocatorio para el año 2016. El CNE ha actuado negligentemente, no publicó en 2015 el cronograma general electoral detallado, pues uno de los principios de nuestra legislatura es la transparencia. El caso venezolano es atípico en la región, en la página https://www.iidh.ed.cr/capel/, cualquiera puede observar claramente las convocatorias de todos los procesos en el continente.

El sistema automatizado presenta sustantivas ventajas al proceso manual, tales como la posibilidad de realizar el escrutinio en forma inmediata; posibilitar mayores niveles de seguridad; aumentar la confiabilidad; la utilización de las mismas máquinas de votación para diversos procesos electorales y una fácil y segura auditabilidad. Sin embargo, el sistema es perfectible y hace falta mucho más. 

Se requiere una totalización en línea que acabe con la angustia de la baranda; auditorías posteriores de huellas y cuadernos que eliminen las dudas sobre la usurpación de identidad; mejorar la capacitación y notificación de las juntas electorales; generar una veda electoral que limite el uso de los recursos públicos en campaña; la separación de los cargos del ejecutivo una vez postulados y la evaluación de los procesos de financiamiento de campañas, que hoy representan uno de los grandes retos a asumir, de nada sirve decir posteriormente que un determinado candidato violó las normas y tiene una multa después de usar los bienes públicos en una contienda.

Comisión de registro civil y electoral

De acuerdo a nuestra normativa es competencia del organismo, mantener, organizar, dirigir y supervisar el registro civil y electoral. Lo que pasa en uno afecta al otro.

Nuestro registro electoral está desactualizado. Hay que tomar medidas para lograr la participación de venezolanos que residen fuera del territorio nacional, son cerca de 2.000.000, cifra equivalente a la sumatoria de ciudadanos que viven en Amazonas, Delta Amacuro, Cojedes y Vargas. Esto amerita un plan de simplificación de la actualización de registro y un mayor control y seguimiento de los procesos que hoy se llevan en las oficinas de nuestro servicio exterior.

Nuestro registro civil hoy tiene una alta dependencia tecnológica a países extranjeros, lo que se traduce en un problema de seguridad nacional.

Hay un punto fundamental por corregir y tiene que ver con la confidencialidad de la información, no solo con dirección, teléfonos o correos electrónicos, sino con la data correspondiente a los procesos de referéndum. Ya es anecdótica la lista “Tascón” y su reedición en la lista “Tibisay”, ambas utilizadas como un mecanismo de discriminación política.

Comisión de participación política y financiamiento

 Hay que generar mayor equidad en el financiamiento. Desde los gobiernos, en los últimos años, se ha generado inequidad por el manejo de los recursos públicos y en el acceso a los medios privados y/o públicos de comunicación. El Ejecutivo en campaña debe ser regulado con mucha más fuerza y la debilidad de la reglamentación impone castigos después de cometidos los ilícitos; es necesario ser más expedito y justo en la aplicación de las normas.

El tema del registro de partidos y las nóminas. Los partidos políticos son la base de la democracia y la excesiva reglamentación limita las opciones de los electores y favorece solo a las grandes organizaciones. Considero que debe  plantearse una solución factible, previo análisis.

 

Restructuración de comisiones y equilibrio de las fuerzas

Para entender la complejidad del problema hay que pensar en la correlación de fuerzas a lo interno del organismo electoral. La parcialidad de una parte de los rectores ha mermado la credibilidad del ente y así como un cirujano ataca un tumor, hay que emprender intervenciones que permitan generar mayor justicia e imparcialidad en el sistema.

Deben elegirse los dos nuevos rectores, cambiar las comisiones y renovarse la presidencia de la institución, como un primer paso importante para avanzar en los cambios necesarios

Esta operación requiere de inteligencia, se debe buscar la ecuanimidad y eso no será fácil con el enquistamiento de una parte importante en los cargos de poder del CNE.

 

@soficarol21