Salud
Expertos recomiendan plantearse la maternidad al llegar a los 33 años
Salud

Las mujeres, al llegar a los 33 años, deberían plantearse tomar medidas sobre las posibilidades de ser madre, para que no sea demasiado tarde y no surjan problemas de infertilidad. Así, lo han afirmado expertos en salud de la mujer reunidos esta mañana en Madrid en el XV Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer (SAMEM 15).

 

La crisis económica o la incorporación de la mujer a puestos de trabajo de responsabilidad han retrasado la edad de maternidad. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), las españolas tenían en 2012 su primer hijo a los 31.6, mientras que en 2013 las cifras aumentaron a un 32.7 años. En 1990 la media estaba en 26,8. “Esto hace necesario que los ginecólogos informen e insistan a las mismas de la necesidad de plantearse su maternidad a tiempo”, ha comentado el doctor Santiago Palacios, director del Instituto Palacios y coordinador de SAMEM 15.

 

Por su parte, la doctora Cristina Braña, de la Unidad de Ginecología del Hospital Nisa Pardo de Aravaca (Madrid), ha señalado que es muy importante que las mujeres “sean conscientes de que a medida que cumplen años aumentan las posibilidades de aborto y de que sus ovocitos presenten alteraciones cromosómicas que deriven en los embriones”. En este sentido, el doctor Palacios ha explicado que “muchas mujeres consideran erróneamente que pueden ser madres hasta los 45 años, aunque esto solo ocurre en 1 de cada 100 casos, pues la ciencia no ha superado el reloj biológico”.

 

Criopreservación de óvulos

 

Inicialmente la técnica de congelación de óvulos solo se utilizaba para mujeres que tenían que someterse a algún tratamiento médico que pudiera debilitar su fertilidad, como la quimioterapia. Actualmente, “las circunstancias personales, sociales y laborales han hecho que se recomiende también a aquellas que, aun teniendo entre 30 y 35 años, no se plantean ser madres o en casos en los que se pueda desarrollar una menopausia precoz”, ha destacado la doctora Braña. Así, esta técnica se puede recomendar a partir de los 30 años y siempre antes de los 35, porque es cuando la calidad de los óvulos empieza a disminuir.

 

Según los datos de 2014 del Servicio Público de Empleo Estatal más de la mitad de las mujeres con edades comprendidas entre los 25 y los 39 años están en situación de paro. “Esto hace que establecer una situación familiar, laboral y económicamente estable se produzca a edades en las que la fertilidad empieza a disminuir”, ha apuntado esta especialista.

 

Según el doctor Palacios, la mujer que decida congelar sus óvulos debe ser consciente de que el embarazo no está garantizado al 100%. Sin embargo, “no debería ser utilizada como mecanismo de presión para que las mujeres que, por ejemplo, tienen puestos de trabajo de responsabilidad posterguen la edad de ser madres”, comenta este especialista en alusión a la decisión de Apple y Facebook de regalárselo a sus empleadas.

 

Los expertos también han subrayado que el hecho de criopreservar los óvulos conlleva embarazos más tardíos, “normalmente a partir de los 40 años y esto también conlleva sus riesgos”, advierte el doctor. Entre ellos, tener bebés de bajo peso o con crecimiento restringido, y añade, “bebés macrosómicos, que son los que tienen un peso mucho mayor de lo que les corresponde”. Por otro lado, también aparecen aquellos riesgos asociados a enfermedades propias del envejecimiento como la preeclampsia o la diabetes gestacional.

 

con información de onmeda