Salud
Google planea desarrollar un detector de cáncer e infartos
Salud

La compañía estadounidense está trabajando en una tecnología que le permita diagnosticar diversos tipos de cáncer, impedir infartos o derrames y detectar otras enfermedades mucho más temprano de lo que es posible actualmente.

El método combina nanopartículas de detección de enfermedades, que entrarían al torrente sanguíneo del paciente mediante una píldora comestible, con un sensor de pulsera.

La idea es lograr identificar los ligeros cambios en la bioquímica de una persona, de modo que podría funcionar como un sistema de alerta temprana.

El diagnóstico temprano es clave para el tratamiento de enfermedades. Muchos tipos de cáncer, como el pancreático, solo son detectados cuando ya se han vuelto incurables y letales.

Existen marcadas diferencias entre los tejidos cancerosos y sanos.

La ambición de Google es monitorear constantemente la sangre en la búsqueda de rastros de cáncer que permitan un diagnóstico, muchos antes de que aparezcan síntomas físicos.

El proyecto es liderado por la unidad de investigación del gigante tecnológico, Google X, que se dedica a explorar innovaciones con potencial revolucionario.

Recientemente la compañía ha mostrado interés por el sector médico: elaboró lentes de contacto para medir la glucosa en pacientes con diabetes y adquirió una empresa incipiente que desarrolló una cuchara para contrarrestar los temblores causados por el Parkinson.

Google también compró participaciones en Calico, una compañía que investiga tecnologías de antienvejecimiento y 23andMe, que ofrece kits personales para pruebas genéticas.

Lea también: ¿Qué tan aconsejable es hacerse una prueba casera de ADN?

El líder del proyecto, el biólogo molecular Andrew Conrad, desarrolló anteriormente una prueba barata de VIH que se ha vuelto ampliamente utilizada.

“Lo que estamos tratando de hacer es cambiar la medicina: de reactiva y transaccional a proactiva y preventiva”, señaló a la BBC.

Nanopartículas

Las nanopartículas ofrecen la capacidad de explorar el cuerpo a nivel molecular y celular.

Google está diseñando un conjunto de ellas cuyo objetivo es coincidir con marcadores de distintas enfermedades.

Podrían adaptarse para que se adhieran a una célula cancerosa o un fragmento de ADN.

O también podrían encontrar evidencia de placas de grasa apunto de liberarse del revestimiento de los vasos sanguíneos, que podrían causar un ataque al corazón o un derrame si detienen el flujo de sangre.

Otro grupo podría monitorear constantemente los químicos en la sangre.

A los altos niveles de potasio se les vincula con la enfermedad renal. Google cree que sería posible construir nanopartículas porosas que cambien de color cuando los niveles de potasio aumenten.

“Luego esas nanopartículas pueden ser reunidas en un solo lugar -puesto que son magnéticas- y esa ubicación será la muñeca. Allí se les puede preguntar qué vieron”, explica Conrad.

Las nanopartículas sueltas se moverían de manera distinta en un campo magnético, que aquellas que están alrededor de una célula cancerosa.

En teoría, el software podría ofrecer un diagnóstico mediante el estudio de sus movimientos.

Los investigadores también han explorado otras formas de utilizar el magnetismo para concentrar las nanopartículas en una sola área temporalmente.

La ambición de la empresa es crear una pulsera que sea capaz de leer las nanopartículas a través de la luz y las ondas de radio una o más veces al día.

De la teoría a la práctica

El profesor Paul Workman, director ejecutivo del Instituto de Investigación del Cáncer en Londres, compartió su impresión del proyecto con la BBC: “En principio es genial. Las nuevas ideas son bienvenidas”.

“Esto se necesita con urgencia. Si podemos detectar el cáncer y otras enfermedades más temprano, podremos intervenir con tratamientos y cambios de estilo de vida”.

 

(Con información de BBC)