Salud
La OMS advierte contra las actitudes “complacientes” con la epidemia de ébola
Salud

La complacencia es el peor enemigo de la lucha contra el ébola, advirtió hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recordó que, aunque el número de contagios se está reduciendo, mientras haya un solo caso, el peligro seguirá existiendo.

“Yo hago esta analogía: Hace seis meses en la cama había dos cobras y nadie podía acostarse. Ahora sólo hay una, pero eso no significa que podamos apagar la luz e irnos a dormir”, afirmó en rueda de prensa el director general adjunto de la OMS, Bruce Aylward, encargado de la respuesta operacional a la epidemia.

Los poco más de seis meses de combate contra la epidemia que asuela Guinea, Liberia y Sierra Leona han dado sus frutos y, por primera vez desde que comenzó el brote, se han contabilizado cuatro semanas seguidas de reducción de contagios en los tres países.

En los últimos 21 días (el periodo de incubación del virus) se han contabilizado 463 casos confirmados, sospechosos y probables en Sierra Leona, 109 en Guinea y 21 en Liberia, “lo que constituye una reducción substancial”, afirmó.

“Sin embargo, estamos preocupados porque esta reducción conlleva una cierta complacencia y ese es el peor riesgo. El objetivo debe ser únicamente el de reducir los casos a cero”, destacó.

Hasta la fecha se han contabilizado 21.797 casos (sospechosos, probables y confirmados) y casi 8.700 muertes por este brote epidémico, el primero en el oeste de Africa.

Uno de los aspectos más preocupantes actualmente es que sólo el 50 por ciento de las infecciones registradas provienen de alguna cadena de transmisión conocida.

“Si no conoces la cadena de transmisión, no tienes control, no sabes donde está el foco”, abundó Aylward.

También preocupa la elevada transmisión del virus en las tres capitales, lo que dificulta el control del contagio, dado el número y movimiento de personas.

La lucha contra la epidemia se encuentra ahora en la denominada “fase II”, de control del contagio, una vez toda la infraestructura necesaria está sobre el terreno, pero está en peligro a causa de la falta de recursos humanos y financieros.

El responsable de la OMS explicó que el presupuesto para los próximos seis meses es de 1.500 millones de dólares, de los cuales hasta la fecha sólo cuentan con 482 millones.

Específicamente, la OMS necesita 350 millones y sólo ha obtenido 260 millones, con los que puede operar hasta febrero, advirtió.

“Ahora tenemos dinero pero no se han anunciado ni prometido nuevas contribuciones, una situación muy preocupante, porque el virus sigue ahí, contagiando y matando personas”, alertó.

Aylward explicó, además, que falta personal sobre el terreno: la OMS considera que debería haber un millar de personas trabajando pero sólo cuentan con unas 700.

“Tenemos que ser capaces de aplicar la ‘fase II’, pasar de una fase organizativa a otra de operación de salud pública, pero para ello necesitamos dinero líquido y personal, algo a lo que no ayudan las medidas impuestas por algunos países”, lamentó.

Esta semana, el Comité de Emergencia de la OMS encargado de evaluar la epidemia advirtió de que hay hasta 40 países que han establecido controles de entrada, cuarentenas o medidas similares a las personas que retornan de los países afectados, lo que dificulta enormemente el reclutamiento de personal especializado.

Otra de las dificultades a la que se enfrenta la lucha contra el virus es la certeza de que, en tres o cuatro meses, comenzará la época de lluvias en la región, lo que entorpecerá enormemente las labores.

Cuestionado sobre si hay posibilidad de que la enfermedad se exporte, Aylward respondió con un contundente “por supuesto”.

“El riesgo de que se expanda a otro país es substancial”, afirmó.

Ante la magnitud del reto, Aylward abogó por no caer en la complacencia.

“No tenemos que olvidar que todo esto empezó con un solo caso. No podemos caer en una falsa sensación de seguridad. Mientras haya un solo caso, habrá peligro. Con el ébola no existe control de la enfermedad, solamente no contar con ningún caso”, concluyó. EFE